PABLITO: el “pequeño ansioso” que todos llevamos dentro

Causas del sufrimiento

PABLITO no es nadie en particular y también puede ser cualquiera de nosotros. Es un sujeto de edad indeterminada que vive ansioso, angustiado y temeroso, que no logra ser feliz ni sentirse en calma; que sufre y que siente víctima; que con mucha frecuencia está confundido e inseguro sin saber qué quiere, ni a dónde ir, ni puede reconocer quién es él en realidad.

Cuando PABLITO decide buscar ayuda de un terapeuta gestalt va descubriendo, poco a poco, las causas de su insatisfacción y se sorprende al darse cuenta de que todas ellas están escondidas dentro de cada letra de su nombre. ¿Quieres saber cuáles son?  Aquí te las mostramos:

Pasado y Futuro.

Aplausos externos.

Bien o Mal.

Ley del precio que hay que pagar.

Infinito.

Todo o Nada.

Otros son los causantes del propio dolor. 

El terapeuta le ayuda a reconocer cada uno de sus patrones, de lo que significan y de como le han generado el sufrimiento y el malestar que padece desde hace años. Estas son las conclusiones a las que llegan juntos Pablito y su terapeuta:

PASADO y FUTURO

causas_dolor_sufrimiento_neurosis_desde_gestalt
Vivir en el pasado o futuro

Pablito es alguien que vive en el pasado, recordando sus frustraciones de la infancia y la juventud. Arrepintiéndose de lo que hizo y de lo que dejó de hacer. Añorando los éxitos y las experiencias del pasado.

Otro de los hábitos de Pablito es fugarse al futuro cuando no está atrapado en el pasado, empezar a soñar en lo que que puede ocurrir más adelante y se angustia al imaginar que las cosas no saldrán como él espera. El resultado de esto es que, por vivir en el pasado o por fugarse al futuro, no es consciente de todo lo que se está perdiendo en el presente.

APLAUSOS

sufrimiento_dolor_necesidad_reconocimiento_aceptación
Necesidad del conocimiento externo

Pablito aprendió desde muy pequeño, que había que ganarse los aplausos, el reconocimiento y la aceptación de los demás si quería se validado.

Por estar en esa búsqueda de reconocimiento externo, se olvida de atender sus verdaderas necesidades internas, así como de sus deseos y sus sueños.

Se ha convertido en el hombre de las mil mascaras, mostrándose ante cada quien, como se imagina que los otros quieren que sea, y deja de ser auténtico, llegando al grado de ya no sabe quién es el en realidad, ni de cómo siente. Ahora es alguien al que le cuesta ser congruente y que complace a otros todo el tiempo, lo que le hace sentir resentido con todo mundo, pues pasa por encima de sí mismo para hacer felices a los demás.

BIEN O MAL

moralidad
Las cosas son buenas o son malas

Pablito aprendió muy bien un código de moral externo que le transmitieron sus padres, la escuela, la iglesia y la sociedad en general. Es un código rígido donde todo se divide en bueno o malo, blanco o negro, sin puntos medios.

Esto lo ha convertido en un ser critico con sigo mismo y con el resto de la gente. Cualquier pensamiento o acción que concuerda con el código aprendido se considera algo bueno, pero toda conducta que este fuera de dicho código es algo malo y se debe rechazar en automático.

“Las cosas buenas traerán, forzosamente, cosas malas”.

pesimismo_optimismo
“Si acepta ser mi novia, nos vamos a empezar a llevar mal”.

Pablito también aprendió que siempre tiene que pagar un precio por todo. Por eso, cuando las cosas le salen bien o logra obtener algún éxito, no lo disfruta, pues cree que está obligado a pagar un precio por ello en algún momento dado.

De la misma manera, cuando algo sale mal, en lugar de enfocarse en cómo se siente y en cómo puede solucionarlo, espera, pasivamente, que algo ocurra de manera mágica o espontánea, que resuelva las cosas sin asumir una actitud más propositiva. Para Pablito, lo bueno implica que tarde o temprano se tendrá que enfrentar alguna desgracia. Y la compensación por tener que vivir algo malo es que forzosamente tendrá que llegar algo bueno.

INFINITO

A PABLITO se le suele olvidar con facilidad que es un ser humano y, como tal, es un ser finito, es decir, que morirá algún día y que no pude olvidar que el tiempo se acaba. Si desea lograr algo, construir, reparar, avanzar, necesita decidirlo, arriesgarse y hacerlo, pero como le genera angustia, no quiere pensar en eso y actúa como si fuera a vivir para siempre.

Creencia: soy inmortal; el tiempo es infinito; lo puedo alcanzar en cualquier momento.

Si espera infinitamente, tarde o temprano el tiempo se agotará y ya no habrá posibilidades de lograrlo. Si tiene miedo, debe ser consciente de la posibilidad de fracasar, pero el peor fracaso de PABLITO es no intentarlo y vivir lleno de frustración por no alcanzar sus sueños.

TODO O NADA

“Si no me prestas todo lo que te pido, mejor no me des nada”.

Otra causa del sufrimiento de PABLITO es tener la creencia de que las cosas siempre tienen que estar en un extremo del TODO o NADA. Cuando se quiere arriesgar, siempre duda, pues NECESITA tener la certeza de que si intenta algo obtendrá lo que quiere. Lo mismo pasa al momento de negociar con otras personas.

Él no acepta “las medias tintas” y, si presiente que existe el riesgo de perder, teme que se quedará sin nada y eso lo paraliza. Lo mismo ocurre ante cada cosa que le sale mal. Siente que todo lo que hizo no sirvió de NADA y no es capaz de ver lo que sí obtuvo, más allá de las cosas que  no resultaron como él pretendía, lo que lo hace vivir muy  insatisfecho.

OTROS SON LOS RESPONSABLES

“Usted es la culpable de que me reprobaran”

PABLITO tiene la firme creencia de que todo lo malo que le ocurre es culpa de los demás. Le cuesta trabajo asumir la responsabilidad de su sufrimiento y de sus errores. Pero lo mismo ocurre en relación a las cosas buenas. Cuando algo bueno ocurre en su vida, el no tiene nada que ver, todo es porque Dios, el destino o los demás así lo provocaron.

Esto, al final, también le genera una sensación de inseguridad, pues nunca es agradable estar toda la vida dependiendo de otros para lo bueno y para lo malo.

 Y ahora que lo sé, ¿qué debo hacer?

Una vez que PABLITO ha tomado consciencia de su realidad, sus actitudes y los hábitos de sus comportamientos, se pregunta qué debe hacer, cómo puede transformar todo esto de una manera en que no le resulte tan costoso el resultado de sus elecciones.

Su terapeuta le sonríe y le pide que lo tome con calma. El primer paso para un cambio es el proceso del “darse cuenta”, es decir, tomar consciencia de su realidad, de sus comportamientos o conductas y de cómo lo hacen sentir. La manera de resolverlo, lo irán explorando paso a paso y una cosa a la vez… pero eso… lo descubriremos en otro de los encuentros de Pablito con su terapeuta…

¿Te interesa lo que Pablito irá descubriendo a lo largo de su terapia? Estoy seguro de que, después de conocer las cosas que le han generado su sensación de insatisfacción, ya tienes una idea (o varias) de los cambios que tendrá que ir llevando a cabo.

En la siguiente entrada, encontrarás la continuación de este artículo.

Cómo liberarse de la insatisfacción

Anuncios

21 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sabrina dice:

    Que bueno, que agradable interpretación de mi ser..gracias..!!!

    Me gusta

    1. Gracias Sabrina. Un saludo afectuoso.

      Me gusta

  2. Bryan Meza dice:

    Que interesante la historia , sinceramente me ha pasado todo lo que a pablito en la historia , y luego al mirar los comentarios vi que mucha gente tambn se siente asi , la verdad pensaba que yo era el unico que se sentia asi . ahora ya se lo que en realidad me pasa . Gracias por la historia que publico , intentare seguir los consejos para al fin sentirme bien conmigo mismo.

    Me gusta

    1. Que gusto, Bryan, que te haya sido útil este artículo. Un abrazo.

      Me gusta

  3. vanesa di prinzio dice:

    Hola, la verdad me pareció tan claro y tan fácil reconocer lo que no puedo ver… yo me siento muy mal. Vivo en el pasado, pensando lo que me espera y no quiero eso, quiero. Lo que quiero es Disfrutar mi presente, gracias, me sirvió mucho leer esto.

    Me gusta

    1. Vanesa, gracias por tu comentario. Me alegra que te haya servido la historia de PABLITO para reflexionar. Saludos y regresa pronto.

      Me gusta

  4. Qué bueno podernos apoyar y enriquecer con retroalimentación. Gracias por lo que me enviaste, no sé aún qué es, pues no he visto a Esmeralda, pero de entrada lo agradezco y lo valoro tanto como tus halagadores comentarios. Un beso desde Acapulco y espero conocerte pronto en persona, pues Esmeralda me habla maravillas de ti.

    Me gusta

  5. SILVIA dice:

    AHHH ESE LUIS FERNANDO!!!! =) SIEMPRE DANDO EN EL CLAVO… GRACIAS POR COMPARTIRLO ES DE GRAN AYUDA PARA MI PERSONA Y MI TRABAJO TQM

    Me gusta

    1. Gracias, Silvia, por tus lindas palabras. Las abrazo con el corazón y también te mando mi cariño.

      Me gusta

  6. sofimaya dice:

    me encanto y muy ilustrativo

    Me gusta

    1. Gracias, Sofí, me da gusto que te haya gustado.

      Me gusta

  7. Alma Rosa Hernandez Nava dice:

    gracias es exelente, no dejes de escribir, soy terapeuta anque no gestaltica, pero finalmente los pablitos que fuimos antes de nuestra terapia y los que tratamos estamos tratando, estan. Tomare dandote credito si me lo permites las cusas de sufrimiento. Gracias alma

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario, me da gusto que sea, también para ti, una oportunidad de generar consciencia en otros – aunque no seas terapeuta Gestalt-. Yo, a PABLITO, lo conocí el mismo día que conocí en persona a Jorge Bucai, él nos lo presentó en una conferencia que ofreció en la ciudad de México y me sorprendió lo que se parecía a mí, pensé incluso, que PABLITO podría llamarse, perfectamente, FERNANDITO, aunque entonces las letras ya no habrían coincidido con las de PABLITO y, no sé, tal vez si intentara hacer la prueba con las letras de mi nombre, encontraría otras características más personales aún, poe ejemplo, la F podría ser de FATALISTA. Muchas veces, en la vida, me da por ser fatalista y ver el peor de los panoramas en vez de las oportunidades que me ofrecen las circunstancias… O también podreía ser FRUSTRACIÓN, pues tengo el mal hábito de hacerme muchas expectativas de las cosas y esa es la mejor manera de sentirse frustrado.
      ¿Qué te parece? Me has dado pie para un nuevo ejercicio que ponerle a nuestros pacientes: que al igual que Pablito, descubran dentro de su propio nombre, aquellas conductas, actitudes o comportamientos, que les generen sufrimiento. ¡Gracias por ser mi fuente de inspiración!

      Me gusta

      1. Alma Rosa Hernandez Nava dice:

        Me alagas, pero si es muy interesante lo que comentas del ejercio. Lo voy ha hacer con mi primer nombre, te comento depues lo que encontre en Almita la niña, bueno para que hacerlo tardado la primera A es angustia,en la que en ocasiones caigo y tengo que pararme en seco cuando me descubro, todo por tratar de tener todo bajo control con mis graciosos, pero axfisiantes rasgos obsesivos jajaa. El resto lo pensare. Gracias por contestarme y espero seguir en contacto, Por ahi te envie algo con Esmeralda pense en ti y en ella cuando un laboratorio m
        e los regalo, porque yo tambien estoy chiflada con la lectura.

        Me gusta

  8. Laura dice:

    ¡Qué buena manera de explicar los esquemas que tanto nos afectan, Luis Fernando! Seguiré las próximas publicaciones de este tema… Mientras tanto, recibe un fuerte abrazo desde Guadalajara. ¡Hasta pronto! 🙂

    Me gusta

    1. Laura, me da mucho gusto encontrarte por aquí. Espero que todo vaya muy bien y me alegra que este artículo te haya motivado a dejar tu comentario y tus saludos. Un beso hasta Guadalajara.

      Me gusta

  9. Ramón dice:

    Hola fernando que artículo tan más interesante. Es curioso, al leerlo sentí cómo si me estuvieras describiendo totalmente. Eso me hace pensar en la gran tarea que tengo por resolver. Espero ansioso la continuación del artículo. Te mando un saludo y gracias por aportarnos herramientas para lograr nuestro propio crecimiento personal. Te mando un abrazo.

    Me gusta

    1. Ramón, gracias por tomarte el tiempo de ponerte en contacto, ¿Te confieso algo? Cuando yo conocí a PAVLITO en la conferencia de Jorge Bucay, también me pasó como a ti y me sentí identificado, pero también lo vi como una oportunidad de tomar consciencia de mis malos hábitos y encontrar la forma de transformarlos en hábitos más sanos de los que hablaré en el artículo del próximo lunes, continuación de éste.
      Un fuerte abrazo, “tocayo”. : o )

      Me gusta

  10. psc ERCILIA PINO SANTOS dice:

    brillante… colega….ya lo estoy tomando con tu permiso para difundir en tu nombre. Un articulo muy instructivo para nuestros PABLITOS!!!
    ABRAZO
    PSC ERCILIA PINO SANTOS- ARGENTINA.- ROSARIO

    Me gusta

    1. Ercilia:

      Gracias por tu retro y me da mucho gusto que este material o cualquier otro del blog, te sea de utilidad… ¡Y no dejes de leer el próximo lunes los antídotos que su terapeuta le va a proponer para trascender sus sufrimientos!

      Un beso con cariño.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s