Miedos y creencias limitantes

A lo largo de nuestra vida desarrollamos creencias limitantes acerca de nosotros mismos. Desde la infancia, nos hemos hecho una idea de nosotros a partir de lo que los demás esperaban, de lo que se suponía que debíamos ser y hacer. Parte de esta imagen son las creencias acerca de nuestros límites y carencias. Muchas de ellas, al darlas por hecho durante años, tienen una apariencia muy sólida y veraz, que nos disuade de comprobarlas y, en su caso, desecharlas.

Tu voto:

LAS EMOCIONES: Una fuente de información fundamental para la vida.

La emociones son como las luces interiores de tu auto. En el tablero, hay una luz para indicarte la temperatura, otra, los niveles de aceite, una aguja que marca los de la gasolina, etc. ¿Qué pasaría si alguno o algunos de esos indicadores se prendieran y tú los ignoraras? ¿Irías con el mecánico para pedirle que los desconectara en vez de que revisará el auto? ¡Ambas cosas serian una locura!

La consecuencia no la podrías pasar por alto, pues, tarde o temprano esa señal se convertiría en un problema mayor y tu auto dejaría de funcionar. ¡Y todo por ignorar las señales!

terapia_gestaltLo mismo pasa con las emociones: ellas son las luces y demás instrumentos que te dan aviso de cuando algo está sucediendo en tu vida y, lo más probable es que tenga que ver con algo del ambiente.

Tu voto:

¿Cómo puedes convertir tus sueños en realidad?

Demasiadas veces nuestros sueños mueren antes de ver la luz o al poco tiempo de hacerlo. No nos atrevemos a soñar porque tememos la frustración de no conseguir lo que anhelamos.
De lo que se trata en realidad, es de mantener la llama del anhelo, soltando al mismo tiempo, la exigencia de que se cumplan nuestras expectativas; de fluir con lo que la vida nos trae, pero permaneciendo muy atentos a las señales que apuntan el siguiente paso; de estar presentes hoy para poder seguir estándolo mañana.

Y aquí tienen mucho que ver creencias fuertemente arraigadas en nosotros. Tómate unos instantes para hacer una pequeña revisión de algunas. Respira cada una de las siguientes cuestiones y permítelas que resuene en tu interior para que surja la respuesta compasiva y lúcidamente en este momento de tu vida:

Tu voto:

Vivir en armonía, sin discriminación, unidos como iguales

“Mi mano derecha ha escrito muchos poemas que yo compongo. Y mi mano izquierda no ha escrito ningún poema, pero mi mano derecha no piensa: ‘mano izquierda, tú no sirves para nada’.
Mi mano derecha no tiene ningún complejo de superioridad y por eso está muy feliz. Y mi mano izquierda no tiene ningún complejo de inferioridad. Por tanto, en mis manos existe un tipo de sabiduría conocido como “no discriminación”.
Thich Nhat Hanh

Tu voto:

Dejar de sentirte ofendido por otros

Cuando nacemos, somos auténticos. Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos que nuestros padres, la sociedad y televisión nos enseñan. Y crean una novela falsa de cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de tu vida y de cómo deben actuar los demás.

Una novela que no tiene nada que ver con la realidad. También, las personas son criaturas de inventario. A lo largo de su vida, coleccionan experiencias: padres, amigos, parejas, etc. y las almacenan en su inventario interior. Las experiencias negativas dejan una huella más profunda en nosotros que las positivas.

Cuando una persona es maltratada por alguien, deja esa experiencia en su “inventario”. Cuando conoce a alguien, tiene miedo. Y trata de ver si la nueva persona repetirá las mismas actitudes que la que la hirió. Saca una experiencia de su inventario negativo. Se pone los lentes de esa experiencia y ve a las nuevas personas y experiencias de su vida, con esos lentes. ¿Resultado? Se duplican los mismos problemas y las mismas experiencias negativas.

Tu voto:

El hombre de las cien máscaras

La sombra es algo que se construye desde muy temprana edad. Cuando niños, si detectamos que hay conductas, emociones, sentimientos o cualidades personales que son rechazadas por nuestros padres o demás seres queridos, las negamos o las reprimimos y tratamos de ser y de actuar como suponemos que ellos desean que seamos o que actuemos. De esa manera, creemos asegurar su cariño y su permanencia en nuestra vida. Sin embargo, el precio que pagamos por ello, es la traición a nuestra verdadera manera de ser y de sentir y por lo tanto, nos negamos la posibilidad del amor y de la felicidad auténticas.

Tu voto:

Sanar los miedos originales

Hola, querido lector y querida lectora: Te invito a visitar, a través del siguiente enlace, mi blog especializado en Mindfulenss donde he publicado un artículo de Tich Nhat Hanh de su libro MIEDO: Vivir el presente para superar nuestros temores. En éste artículo, Thich habla de los miedos originales al abandono y la sobreviviencia, de…

Tu voto:

Diez cosas que no conoces del amor

el amor es la emoción suprema porque depende de la conexión, y también de la conexión física. Se convierte, en la “reina de las emociones”, porque nos ayuda a organizar otras emociones positivas. La autora Bárbara Fredrickson, mientras escribía su libro Love 2.0 pudo identificar diez aspectos en relación al amor (como ella lo observa) a diferencia del concepto del amor como tradicionalmente lo entendemos.
La conclusión a la que ella llegó después de escribir este libro, es que la visión actual del amor necesita un cambio radical.

Tu voto:

Temía estar sólo hasta que aprendí a quererme

Considero que siempre es bueno iniciar un año sin temores, con confianza y seguridad de que venceremos todos los obstáculos y alcanzaremos nuestros sueños, metas y propósitos. Es por ello que hoy, como primer texto del año, seleccioné este escrito del genio Ernest Hemingway, donde narra la manera en que él venció sus miedos.
Utilicemos este bello escrito y a su autor como modelo para superar nuestros propios miedos a la soledad, la vejez, el fracaso, el ridículo, la verdad, el odio o la muerte.
Si logramos superar nuestros miedos durante este año, podemos darnos por bien servidos, pues el miedo, es la cara opuesta del amor; si logramos trascenderlo, querrá decir que, ¡al fin!, hemos logrado encontrar el amor.
Y no olvidemos las palabras del propio Hemingway:
“Hay que vivir plenamente, porque la vida pasa pronto”:

Tu voto: