No te rindas, aún es tiempo

No te rindas, aún estás a tiempo 

de  alcanzar y comenzar de nuevo,

aceptar tus sombras,

enterrar tus miedos,

liberar el lastre,

retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,

continuar el viaje,

perseguir tus sueños,

destrabar el tiempo,

correr los escombros, 

y destapar el cielo.

No te rindas, de Mario Benedetti.

Tu voto:

Anuncios

Lo que no te mata, te hace más fuerte

Golpes y Caídas, unas tras otras se van presentando a lo largo de nuestras vidas. Siempre hay algo o alguien que nos hace enojar, sufrir, batallar, siempre hay algún evento que nos duele. Para algunos, el sufrimiento y el dolor es algo que  les pega tan fuerte que no son capaces de recuperarse a pesar de que haya pasado mucho tiempo de lo ocurrido.

 Cuando el dolor y la angustia llegan, cuando la tristeza nos apabulla y la vida se transforma en una pesadilla porque no hemos podido liberarnos del sufrimiento vivido en el pasado,   es el momento para crecer y mejorar aprendiendo a enfrentar los desafíos para superar el sufrimiento y poder disfrutar los regalos  que la vida nos ofrece a diario.

Tu voto:

Los riesgos de enfrentar una experiencia

Crónica de la aventura de una pareja de hombres que viajan en tren, por Europa y las vicisitudes a las que se enfrentan, por su falta de experiencia en estos menesteres.

Tu voto:

Darse el permiso de sentir los sentimientos

Las emociones no son sólo algo abstracto, son energía que se materializa en nuestro interior y ocupa un espacio real. Si me congestiono con mis propios sentimientos, mi organismo no tiene lugar para nada más a menos que digiera lo  que estoy sintiendo y lo exprese hacia el exterior de diferentes maneras como llorando, gritando, riendo, empujando o golpeando.

No es suficiente reconocer las emociones y los sentimientos sólo a un nivel racional, necesitamos darnos el permiso de sentirlos y manifestarlos y de compartirlos con otros, en especial en relación con aquel o aquellos que estamos sintiendo eso que sentimos. Reconocer nuestra vulnerabilidad, nos vuelve hermosos, nos convierte en personas reales y no en objetos programados.

Tu voto: