Celebrar la vida a partir de una experiencia traumatizante de hace diez años

Todas las experiencias de la vida, sin importar si son agradables o desagradables, placenteras o dolorosas, son una oportunidad para despertar, para comprender la verdadera esencia de las cosas. Hoy, 1o de mayo del 2017 se cumplen diez años de una operación que me realizaron en el 2007 para extraerme un tumor de la hipófisis. En aquella época sentí miedo, ansiedad, dolor, temía por mi salud y por mi vida. Hoy, nuevamente, como cada año, se presentó de nuevo ese miedo arraigado en mi inconsciente y que, sin que yo haga nada, se vuelve a activar por sí mismo a través de la memoria corporal… sin embargo, en esta ocasión hice algo diferente, no luche, no negué, simplemente me detuve y me quedé observando, sin juicio, por varios minutos lo que estaba pasando en mi interior… y de pronto, llegó el entendimiento… pude ver… pude comprender lo que estaba pasando…

Tu voto:

Anuncios

¿Cómo fracasar?

“Si quieres ser un ser humano completo, si quieres ser auténtico y abrazar la totalidad de tu vida en tu corazón, entonces un fracaso es la oportunidad de desarrollar tu curiosidad sobre lo que está ocurriendo y escuchar las historias que surgen. No te creas las historias que culpen a los demás, ni tampoco te creas las historias que te echan la culpa a ti mismo.” Pema Chodrön.

Tu voto:

La verdadera fórmula de la felicidad y el éxito

Existen maneras comprobadas de entrenar al cerebro para que se vuelva más positivo y podamos ser felices todo el tiempo, no sólo cuando alcanzamos las metas o los objetivos, sino durante todo el proceso.
Sólo hacen falta cinco minutos, durante 21 días para que podemos readaptar al cerebro, permitiendo así que funcione con más optimismo y obtenga mayor éxito en nuestras metas.
Las actividades que te voy a sugerir son muy sencillas y sólo tienes que realizarlas de manera comprometida y disciplinada para que construyas el hábito de hacer feliz a tu cerebro todo el tiempo y no sólo cuando logras alcanzar tus metas.

Tu voto:

Steve Jobs : una personalidad resiliente

Como tal vez ya muchos de ustedes sepan, soy un estudioso y un curioso de la resiliencia, esa capacidad que tiene uno de cada tres seres humanos de no sólo saber superar las adversidades, sino de salir fortalecidos de ellas. Hace unos días tuve la oportunidad de ver el video de Steve Jobs donde dirige un discurso durante la graduación de los alumnos e una universidad y me gustó bastante. En él, quedan claros varias características de su personalidad que lo convierten, sin lugar a dudas, en una personalidad resiliente. Todas las adversidades por las que él atravesó a lo largo de su vida, no se quedaron en eso, él tuvo la capacidad de convertirlas en fortalezas y aprendió a sacar provecho de ellas para convertirse en el individuo que todos conocimos y alcanzar el éxito en su carrera y en su vida.

Te comparto la transcripción de su discurso para que lo compruebes por ti mism@. Espero que te guste y que tú también, como yo, lo veas como una fuente de inspiración de como es una elección si queremos ver las cosas con ojos de “víctimas” y lamentarnos por ellas toda la vida o si queremos verlas como oportunidades de crecimiento, de desarrollo y de éxito.
Discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford (2005)

Tu voto:

Las características de las parejas estables y resilientes

No todas las parejas, por mucho amor que exista en la relación, logran ser “para toda la vida”, muchas veces se separan mucho antes de lo que esperan porque no encuentran la manera de enfrentar las dificultades y las adversidades normales en toda relación. ¿Qué hacen las parejas que sí logran perdurar en el tiempo a diferencia de las que no lo consiguen? En este artículo mencionamos algunas de las conductas que ayudan a lograrlo y que tienen que ver con actitudes de las personas resilientes como por ejemplo: conocerse mutuamente; reconocer sus diferencias y aceptarlas; colaborar mutuamente; mirar las necesidades de uno mismo, del otro y de la relación; superar las adversidades y salir fortalecidos de ellas.
No se trata de ser sexy o atractivo, sino de estar interesado en la pareja , de ser receptivo y conocer al otro, comprender lo profundo y fundamental de su compañero o compañera. Es una decisión de cada momento el estar interesado, el ser obsequioso.

Tu voto:

Lo que no te mata te hace más fuerte

“Las personas fuertes crean sus acontecimientos; las débiles sufren lo que les impone el destino.”
Alfred Victor de Vigny

En ocasiones, las circunstancias difíciles, crisis, pérdidas, problemas cotidianos o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento.

Tu voto:

Condiciones para el bienestar de la pareja

En la pareja debe haber, no sólo amor, debe existir una comunicación real, la relación debe darse con naturalidad, de manera fácil y agradable, debe ser también una relación nutritiva en muchos aspectos y de compatibilidad.

Para que esto sea más fácil, lo ideal es no comprometerse con aquellas personas con las que, al primer encuentro, entramos en fricción y conflicto o en una lucha de poder.

Tu voto:

Taller de Resiliencia y mindfulness: Atrévete a mirar tu tesoro interior

Invitación al taller: Atrévete a descubrir tu tesoro interior. Este es un taller vivencial para el desarrollo de la resiliencia en tu vida a través de la Atención Plena (Mindfulness).

El punto de partida para el desarrollo del concepto de resiliencia es que no todas las personas expuestas a adversidades sufren los mismos daños. Una de cada tres dispone de la capacidad de resiliencia que puede soportar bien los acontecimientos traumáticos y las condiciones desfavorables.
La resiliencia no es una capacidad innata. Muchos de los factores que favorecen nuestra capacidad de resistencia son susceptibles de ser estimulados y fomentados; pueden ser vistos como recursos que creamos y que podemos retomar en caso necesario.
Los recursos esenciales que vamos a trabajar en este taller, para que los descubras y fortalezcas – porque seguramente ya están en ti – se dividen en cuatro grupos que son:
Competencias personales.
Actitud pro activa.
Recursos sociales. (Pareja, padres, hijos).
Recursos asociados al trabajo.

Tu voto:

Carta de Abraham Lincoln al profesor de su hijo

“Estimado profesor: Mi hijo tiene que aprender que no todos los hombres son justos, no todos son verdaderos, pero por favor decirle que para cada villano hay un héroe, que para cada egoísta, también hay un líder dedicado. Enséñele que para cada enemigo, allí también habrá un amigo. Enséñele que es mejor obtener una moneda ganada con el sudor de su frente que una moneda robada… Abraham Lincoln

Tu voto:

Quién te hace sufrir

“¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?.

¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe? ¿Tus hijos?

Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables.

Probablemente sea lo más fácil. De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes.

Pero ¿sabes? No necesitas buscar nombres. La respuesta es más sencilla de lo que parece, y es que nadie te hace sufrir, te rompe el corazón, te daña o te quita la paz.

Nadie tiene la capacidad al menos que tú le permitas, le abras la puerta y le entregues el control de tu vida.

Tu voto:

Enfrentar la vida con el corazón

Si somos capaces de salir de nuestra zona de confort y aceptar el dolor y las dificultades de la vida, entonces, nuestra existencia, no se convertirá en una lucha con éxitos y fracasos, sino en una danza del corazón. ¿De qué depende? De nosotros mismos, de que tomemos consciencia de eso, que nos decidamos y que corramos el riesgo, cada vez que nos topamos con una dificultad o una experiencia dolorosa, de dejar de preguntarnos “¿por qué a mí? ¿por qué me pasa esto? Yo no me lo merezco” y nos preguntemos a manera de reflexión: “¿Para qué me está pasando esto? ¿qué es lo que puedo aprender de este dolor?”.

Tu voto:

Salir de la zona de confort y alcanzar la zona de aprendizaje y la zona mágica

En general, desde pequeños, nos enseñan multitud de conocimientos pero no nos enseñan a confiar en nosotros mismos. Creer en ti y tener claro lo que quieres, puede ser tildado por muchos de prepotencia. “Hijo, lo que toca es trabajar duro, sacrificarse y aceptar tu destino, no pierdas el tiempo soñando” “la riqueza y las oportunidades no caen del cielo, hay que buscarlas”. Es por eso que nos cuesta tanto trabajo salir de nuestra zona de confort (el mundo de lo conocido, lo dominado, lo habitual) para arriesgarnos a lo nuevo y a lo diferente, es decir, entrando a la zona de aprendizaje. Mucho más difícil es también, arriesgarnos a ir más lejos, a la llamada zona de Pánico, que es en realidad, una zona Mágica llena de posibilidades de desarrollo y transformación.

Tu voto:

La verdadera felicidad no cae del cielo, se construye.

Las personas resentidas, enojadas, frustradas y que no quieren crecer ni tomar la responsabilidad de su propia vida, se preguntan todo el tiempo cosas como: ¿por qué no tengo el puesto que me merezco?; ¿por qué no gano lo suficiente?; ¿por qué no encuentro al amor de mi vida?; ¿Por qué mi marido es tan insensible o mi mujer tan egoísta?; ¿por qué no logro sentirme bien conmigo mismo ni con los demás?; ¿Por qué la vida es tan miserable…? Efectivamente, la gente que quiere realmente salir adelante y ser feliz, se pregunta algo como eso o algo similar: ¿Cómo puedo sacar ventaja de este fracaso, de esta pérdida, de esta desilusión? ¿Qué lección me deja este tropiezo en mi vida?.
Lo cierto es que existen personas que, con muchos menos recursos que otros, salen adelante sin estarse preguntando por qué son pobres; por qué padecen enfermedades; por qué pierden a sus seres queridos; Por qué se tienen que enfrentar en soledad a la vida o por qué les faltan dos brazos o dos piernas.

Tu voto:

Aceptar el destino y enfrentar la adversidad

Una de las estrategias más importantes que encontró el Dr. Frankl para enfrentar las adversidades fue la de hallar un sentido a la vida y al sufrimiento. Es muy importante descubrir, como una experiencia dolorosa o traumática, puede convertirnos en una persona más fuerte, en un mejor ser humano o como, a partir de lo que hemos tenido que enfrentar, podemos ser capaces de apoyar o acompañar a otros seres humanos a enfrentar su propio dolor.

No se trata de buscar el dolor para sufrir y alcanzar el Reino de los Cielos, nada más lejos de eso. No tenemos que buscar las experiencias de dolor, es la vida la que nos la pone en frente. Cuando una persona “disfruta del dolor” estamos ante un masoquista, no un ser resiliente. Sin embargo, cuando no tenemos más remedio que enfrentar lo inevitable, entonces sí, debemos buscar la mejor manera de enfrentarlo de manera consciente y con aceptación, responsabilidad y coraje.
TALLER DE RESILIENCIA: EL AMOR QUE CURA
PRÓXIMA FECHA: 23 DE FEBRERO DEL 2013
LUGAR: CIUDAD DE MÉXICO
INSCRIPCIONES ABIERTAS
gestaltsi@gmail.com

Tu voto:

Honra tu vida viviendo plenamente, tanto el placer como el dolor

Como dice Brené Brown los padres deberían tomar a sus hijos recién nacidos en sus brazos y decirles algo como:

“¿Sabes? Eres imperfecto, naciste para luchar, pero eres digno de amor y pertenencia”.

Esta investigadora asegura que, si tan sólo una generación de padres hiciera esto, todo cambiaría para bien y seríamos una humanidad diferente: más realista y, a la vez, más feliz, menos frustrados e infelices, pues no nos sentiríamos obligados a demostrar nada para ganarnos la pertenencia y el cariño de los demás.
Los seres humanos, -a diferencia de los demás seres vivos que se limitan a existir -, somos los únicos que clasificamos lo que vivimos como bueno o malo, correcto o incorrecto -muchos pacientes se cuestionan constantemente si lo que sienten o hacen es correcto o incorrecto-.

Tu voto:

No te rindas, aún es tiempo

No te rindas, aún estás a tiempo 

de  alcanzar y comenzar de nuevo,

aceptar tus sombras,

enterrar tus miedos,

liberar el lastre,

retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,

continuar el viaje,

perseguir tus sueños,

destrabar el tiempo,

correr los escombros, 

y destapar el cielo.

No te rindas, de Mario Benedetti.

Tu voto:

Lo que no te mata, te hace más fuerte

Golpes y Caídas, unas tras otras se van presentando a lo largo de nuestras vidas. Siempre hay algo o alguien que nos hace enojar, sufrir, batallar, siempre hay algún evento que nos duele. Para algunos, el sufrimiento y el dolor es algo que  les pega tan fuerte que no son capaces de recuperarse a pesar de que haya pasado mucho tiempo de lo ocurrido.

 Cuando el dolor y la angustia llegan, cuando la tristeza nos apabulla y la vida se transforma en una pesadilla porque no hemos podido liberarnos del sufrimiento vivido en el pasado,   es el momento para crecer y mejorar aprendiendo a enfrentar los desafíos para superar el sufrimiento y poder disfrutar los regalos  que la vida nos ofrece a diario.

Tu voto:

EL ARTISTA: aprender de las caídas

El Artista es un film que se puede plantear desde diferentes ángulos dentro de un análisis psicoterapéutico como pueden ser el no saber enfrentar los cambios, el fracaso después de haber conocido la fama y el miedo de reconocerse internamente más allá de las máscaras y los roles.

También se puede explorar el relacionado con el destino o la rueda de la fortuna, en aquellas ocasiones en las que la vida nos pone en la cima y, de un momento a otro, nos deja caer estrepitosamente.

Tu voto:

Con la vara que mides, serás medido

Hay tres tipos de personas y cada una de ellas significa de manera diferente las experiencias dolorosas que le ocurren en la vida. Dependiendo de la manera en que cada uno de ellos las utilizan, es lo que logran obtener de dichas experiencias. El resultado que puede surgir de dichas vivencias no depende tanto de cuán dolorosas o traumáticas sean, sino de la manera en que la persona “elige” verlas y experimentarlas: como persecutores, como verdugos o con una mirada apreciativa, es decir, tratando de aprender de ellas.

Tu voto:

Afortunado es aquel

Afortunado es aquel que tiene tiempo para esperar, dice Pedro Calderón de la Barca, pero hay muchas otras maneras en las que también nos podemos sentir afortunados, para que, al final de nuestra vida, podamos reconocer que no cambiaríamos nada de lo que hemos vivido, ni un sólo acontecimiento, pues todos ellos nos han hecho ser, la persona afortunada que somos en el presente.

Tu voto:

¿Son las experiencias de vida, producto de la buena o mala suerte?

Calificar las experiencias de la vida como buenas o malas, o como producto de la buena suerte o de la mala suerte, es una manera simplista y limitativa de ver las cosas. En realidad, no existen experiencias buenas o malas, absolutamente todas nuestras vivencias, por placenteras o dolorosas que sean, nos ofrecen posibilidades para crecer, para tomar consciencia de todo lo que tenemos, de nuestros recursos y de nuestras riquezas. La clave está, en el fondo, en saber encontrar el sentido de dichas experiencias, de tal manera que nos abran las puertas y nos ayuden a trascender tal y como lo promueve la resiliencia. Un ser resiliente, es aquel que no sólo trasciende el dolor, sino que crece a través de él y se fortalece convirtiéndose en una persona más sabia, plena y feliz.

Tu voto:

Resiliencia explicada a los niños

La RESILIENCIA es cuando un ser vivo, planta, animal o ser humano, resiste una presión tan fuerte ¡y se recupera! Recibe golpes, ofensas o maltratos y ¡SE RECUPERA! La Resiliencia no es derrotarse por lo feo, difícil o molesto que nos pase en la vida y, aunque te caigas y ensucies, te puedes recuperar. Sólo tienes que luchar para sacar de tu vida lo sucio y lo malo.Una persona resiliente soporta cualquier presión y se vuelve a poner de pie.

Tu voto:

La sana expresión de los sentimientos

Las emociones no son algo abstracto, son energía que se materializa en nuestro interior y ocupa un espacio real. Si nos congestionamos con nuestros sentimientos, en nuestro organismo no queda lugar para nada más a menos que digiera lo que estamos sintiendo, o lo expresemos abiertamente corriendo el riesgo de sentir dolor al hacerlo. Sin embargo, cuando nos atrevemos a decir lo que sentimos, a expresar nuestros sentimientos de miedo, enojo, tristeza, coraje, impotencia, nos sentimos instantantaneamente liberados. Hablar de lo que estamos sintiendo en realidad, sin reprimir las emociones es el primer paso para poder elaborar la experiencia que estamos enfrentando y trascenderla.

Tu voto: