Lector solicita ayuda para dejar de ser homosexual

Si bien la mayoría de los homosexuales lleva una vida exitosa y feliz, algunos, a menudo bajo coerción por parte de sus familias o de grupos religiosos, desean cambiar su orientación sexual por medio de la terapia. Sin embargo, la realidad es que el homosexualismo no es una enfermedad. No requiere tratamiento y no se puede cambiar.

Seguir leyendo

Tu voto:

Anuncios

Ataques de pánico: cómo disminuir su efecto

Si estás ansioso o temes un ataque de pánico, no permitas que tu mente empiece a generar ideas de muerte, pues eso no sucederá. Siéntate, si es necesario en el suelo, cierra tus ojos si eso te ayuda, sino, manténlos abiertos y respira profundo, despacio, y repítete frases como: “esto pasará”; “de esto no me voy a morir”; “puedo estar en calma”. Confía en tu respiración, es tu mejor aleada, eso, y no permitir que los pensamientos trabajen en tu contra, todo lo contrario, hazlos tus aliados.

Seguir leyendo

Tu voto:

Avaaz – Ley anti-homosexual en Uganda — ¡Ganamos!

La organización AVAAZ.org por segunda ocasión se dio a la tarea de frenar en Uganda una iniciativa del partido conservador para castigar la homosexualidad con la pena de muerte. Después de una intensa campaña a través del internet y los medios de comunicación, esta organización logró reunir miles de firmas y frenar tal iniciativa, una prueba fehaciente de que la unión y la colaboración de todos es necesaria para cambiar el mundo y acabar con la injusticia. No a la pasividad, el conformismo y la autocomplacencia, sí a la acción, la responsabilidad, la colaboración y el compromiso.

Seguir leyendo

Tu voto:

Sanar el pasado con los recursos del presente

Es posible sanar las heridas del pasado viendo las posibilidades del presente. No es indispensable, ni siquiera necesario, pretender que aquel abrazo que mi madre no me dio, sólo se pueda sanar a través de ella. Puedo reconocer, ahora, que, aunque aquello fue doloroso en el pasado, ahora tengo recursos para encontrar en otros lugares lo que necesito y aceptar la realidad de lo que el otro no me pudo dar sin seguir victimizándome por ello.

Seguir leyendo

Tu voto:

1 2 3