La lección del principito en relación a los baobabs: metáfora de las distorsiones cognitivas

baobabs

En uno de los capítulos del Principito, éste y  el piloto hablan acerca de los baobab -tipo de árbol enorme que crece en África y en el planeta del principito- y la necesidad de no permitir bajo ningún motivo que crezcan, a riesgo de que provoquen una verdadera catástrofe.

Esta lectura me remitió a pensar en los baobab como los pensamientos irracionales (también conocidas como distorsiones cognitivas), aquellas creencias que nos hacen distorsionar peligrosamente la realidad.

Principito: Los corderos comen arbustos, ¿no es verdad?Piloto: Sí, es verdad.

-¡Ah! ¡Qué contento estoy!

No entendí porque era tan importante que los corderos comieran arbustos. Pero el principito añadió:

-Por lo tanto, ¿también comerán baobabs?

Hice notar al principito que los bobabas no son arbustos, sino árboles grandes como iglesias y que, aunque llevara consigo todo un rebaño de elefantes, ese rebaño no podría con un solo baobab.

La idea del rebaño de elefantes hizo reír al principito:

-Habría que ponerlos uno encima de otros…

Pero advirtió con acierto:

-Antes de crecer, los baobabs empiezan por ser pequeños.

Baobabs, metáfora de las distorsiones cognitivas

Al igual que los baobabs, los pensamientos irracionales también conocidas como distorsiones cognitivas ,  son primero pequeños retoños antes de convertirse en árboles gigantescos y destructivos y, por ello, así como el principito estaba siempre alerta de la aparición de un baobab, nosotros debemos estar atentos a la aparición de un pensamiento irracional.

Si surge, por ejemplo un pensamiento como: “Soy un estúpido, cómo puede equivocarme en una tarea tan sencilla…”, debemos poner un alto, arrancar el baobab de raíz y desecharla antes de que esa idea irracional lastime nuestra autoestima y nos haga sentir inadecuados, inútiles o inferiores.

Veamos otro diálogo del Principito: 

Principito quitando baobabs
Arrancar de raíz los baobabs de las distorsiones cognitivas

“-Pero, ¿por qué quieres que los corderos coman los baobabs pequeños?

– “¡Pero bueno!” como si se tratara de algo evidente. Y necesite un gran esfuerzo de inteligencia para comprender por mí mismo este problema.

Y, en efecto, en el planeta del principito, como en todos los planetas, había hierbas buenas y hierbas malas.”

Lo mismo sucede con nuestros pensamientos: hay pensamientos buenos que  nos hacen sentir bien, contentos, satisfechos,

malestar emocional por pensamientos o creencias negativas

motivados, y hay pensamientos malos irracionales que nos hacen ver sólo una parte de la realidad:

-“El país es un desastre.”

-“Ya no se puede confiar en nadie.”

-“No vale la pena intentarlo, de todas maneras algo va a salir mal.”

-“Todos los mexicanos son unos transas.”

-“Ya me cansé de ser el único que cumple, voy a actuar como todos los demás.”

-“Lo único que quieren es acabar conmigo y hacerme a un lado.”

-“Soy malo, soy tonto, soy un fracasado, no merezco…”

Pensamientos o frases como éstas provocan estados emocionales desestabilizadores que se convierten, fácilmente, en comportamientos neuróticos y destructivos que nos dañan a nosotros, perjudican a nuestro ambiente y desestabilizan nuestras relaciones con los demás.

alimentar y regar los pensamientos positivos para que crezcan como rosas

…Y por lo tanto, surgen semillas buenas de hierbas buenas y semillas malas de hierbas malas. Pero las semillas son invisibles. Duermen en el secreto de la tierra hasta que a una de ellas se le antoja despertarse. Entonces, se estira y, tímidamente al principio, crece hacia el sol una encantadora ramita inofensiva. Si se trata de una ramita de rábano o de rosal, se le puede dejar crecer como quiera. Pero si se trata de una planta mala, hay que arrancar la planta en cuanto se la pueda reconocer.” (El principito.  Antoine de Saint-Exupery)

Por otra parte, si nosotros cuidamos y alimentamos los pensamientos racionales, los que intentan ver la realidad basándose en los hechos y en las experiencias directas que vivimos, estaremos generando rosales que harán más bella y armónica nuestra vida. Pero como en el caso e los baobabs, si dejamos que la semilla de las distorsiones cognitivas crezcan las malas yerbas no nos dejaran distinguir la realidad de la fantasía, lo que muy probablemente será la causa de gran malestar emocional.

“Ahora bien, había semillas terribles en el planeta del principito… Eran las semillas e baobab. El suelo del planeta estaba infestado de ellas. Y si un baobab no se coge a tiempo, ya no es posible liberarse de él jamás. Obstruye todo el planeta. Lo perfora con sus raíces. Y si el planeta es demasiado pequeño y los baobabs demasiado grandes, lo hacen estallar.”

Aunque sería muy conveniente aprender a identificar a tiempo un pensamiento irracional,  cuando todavía es una semilla pues eso nos ayudaría a  evitar sufrimientos innecesarios, aún cuando ya haya crecido y se haya convertido en un baobab enorme, siempre es posible poder dar con él y derribarlo a través del pensamiento reflexivo y de las experiencias reales que hemos tenido en situaciones afines que nos ayudarán a desenmascarar su falsedad.

Sí nos disciplinamos para estar cada vez más conscientes de ellas, podremos derribarlas y expulsarlas de nuestra mente y nuestras vidas. Como bien dice el principito: Todo dependerá de nuestra disciplina para identificarlas e impedir que nos sigan lastimando y perturbando nuestras vidas.

transformar la forma de pensar, decisión de cada quien

 “-Es una cuestión de disciplina – me decía más tarde el principito-. Cuando uno termina de asearse por la mañana, tiene que asear cuidadosamente el planeta. Tiene que someterse a arrancar con regularidad los baobabs en cuanto se los distingue de los rosales, a los que se parecen mucho de pequeños. Es un trabajo muy fastidioso, pero muy fácil.  (El principito Antoine de Saint-Exupery)

Algo similar tendríamos que hacer para poder deshacernos definitivamente de los pensamientos perturbadores que no están basados en la experiencia directa y que hacen tanto daño sin darnos a cambio ningún beneficio, pues en realidad esta forma de penar no nos sirve de nada.

Después de asearnos cada día, antes de hacer cualquier otra cosa, es muy productivo tomarnos unos minutos de reflexión para identificar su existencia y deshacernos de ellos cuando todavía son semilla y no nos han generado demasiado daño, sustituyéndolos por pensamientos racionales, más realistas y nutritivos.

Por ejemplo, al momento de identificar algún baobab podemos responderle de inmediato de la siguiente manera:

Pensamiento irracional: Todo está mal en el país. 

 Cuestionamiento al pensamiento irracional: ¿Realmente las cosas están tan mal en el país o hay también cosas buenas?

Pensamiento irracional: Hace eso porque quiere destruirme.

Cuestionamiento a un pensamiento irracional: ¿Estoy seguro de que todo lo hacen para destruirme? ¿No me lo estoy tomando demasiado personal? En realidad, nadie es tan importante como para que se tomen tantas molestias.

Pensamiento irracional: Yo soy el único que cumple en esta oficina. 

Cuestionamiento a un pensamiento irracional: Aunque fuera verdad que soy el único que cumple, no lo hago por quedar bien con nadie, el ser responsable de mis cosas me hace sentir bien y eso es lo que más cuenta.

Fragmento del Principito: 

“…Y un día me aconsejó que me esmerara en realizar un bonito dibujo, para metérselo bien en la cabeza a los niños de mi tierra.

la mirada apreciativa de nosotros y nuestro mundo

-Si un día viajan – me decía -, podrá serles útil. A veces no hay inconveniente en aplazar aquel trabajo. Pero cuando se trata de baobabs, siempre es una catástrofe. Conocí un planeta habitado por un perezoso. Había descuidado tres arbustos…” (El principito Antoine de Saint-Exupery)

 No seamos como el perezoso que nos cuenta el principito. Aprendamos a estar siempre atentos y conscientes para deshacernos de los pensamientos irracionales, los baobabs de nuestra mente, antes de que generen una catástrofe y hagan estallar nuestra cabeza acabando con nuestra tranquilidad y generándonos dolor inútil y problemas innecesarios, que podemos ahorrarnos si aprendemos a ser disciplinados, a controlar nuestros pensamientos y la mente para no permitir que crezcan las semillas del mal . Por el contrario, aprendamos a entrenar la mente para sembrar en ella  las semillas de pensamientos nutricios que nos ayuden a cosechar una vida más armónica, apacible, creativa y feliz.

¡Basta de distorsiones cognitivas! Generemos un pensamiento maduro y responsable.

 

“…Y, siguiendo las indicaciones del principito, dibujé aquel planeta. No me gusta adoptar el tono de un moralista. Pero el peligro de los baobabs es tan poco conocido y los riesgos corridos por el que se extraviara en un asteroide son tan considerables, que, por una vez, salgo de mi reserva. Digo: “¡Niños!, ¡Cuidado con los baobabs!” Para advertir a mis amigos de un peligro que estaban rozando desde hace mucho tiempo, como yo mismo, sin conocerlo, trabaje tanto aquel dibujo. La lección que daba bien valía la pena (…). Cuando dibujé los baobabs, me animaba un sentimiento de urgencia.”  (El principito Antoine de Saint-Exupery)

El secreto para vencer el desarrollo de los baobabs, es:

  • Ver las cosas con una perspectiva más amplia.

  • Relativizar las cosas que vemos con mirada desastrosa y ser más apreciativos de las cosas positivas de las situaciones.

  • Ser lo más específicos que podamos.

  • Ver la realidad como algo complejo, no como algo limitado a blanco y negro.

  • Ampliar las posibilidades que vemos, considerando lo que podría ser.

  • Comprobar que lo que se dice o se piensa es real, preguntar para aclarar en vez de sólo suponer que lo sabemos todo.

  • Confrontar nuestras semillas con la realidad para saber si son semillas de rosas que hagan más bella nuestra vida o de baobabs que nos destruyen y envenenan.

Y recordemos siempre que, si queremos cambiar nuestro mundo, primero tenemos que cambiar nuestros pensamientos y nuestras creencias.

Tómate unos minutos antes de marcharte y déjame algún comentario. Recuerda, el crecimiento verdadero se co-construye nutriéndonos unos a otros. Este blog lo hago como una pequeña aportación para mejorar nuestro mundo, será muy generoso de tu parte si tú me obsequias algunas palabras que enriquezcan este espacio.

Con afecto: Luis Fernando M.


Anuncios

92 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Susana dice:

    Gracias por la aportacion

    Me gusta

  2. Gabriela A. dice:

    Excelente análisis Luis Fernando, el principito, mi libro favorito desde pequeña y me sigue sorprendiendo con toda la enseñanza que aporta, con cada año que pasa y cada nueva lectura un nuevo enfoque y aprendizaje. Sin duda tu reflexión acerca de los baobabs ha sido muy enriquecedora y amplía mucho nuestra visión. Felicidades y muchas gracias 🙂

    Me gusta

    1. Gracias a ti también, Gabriela por tu comentario.

      Me gusta

  3. Patricia dice:

    Gracias, fue muy alentador todo lo que leí, me sirve para darme cuenta cuán equivocada estoy al mirar las cosas desde el punto victimista, es mucho más fácil de lo que pensaba..el texto me hizo un “clik” y vamos pa’lante desde otra perspectiva..gracias!!.

    Me gusta

    1. Gracias también a ti, Patricia. Saludos cordiales.

      Me gusta

  4. Heidy dice:

    Es la tercera vez que leo El Principito en mi vida, y es justo en este instante en que esta reflexión a cerca de cómo nos tomamos la vida a través de los pensamientos llegó para apoyar y reafirmar mis lecturas de psicología cognitiva. Gracias por mostrar el significado de esta analogía. 🙂

    Me gusta

    1. Me da gusto que sea de tu interés.

      Me gusta

  5. Natalia dice:

    Cuanto tenia 10 años un amigo me dijo ” trata de leer El principito” dara un significado diferente dependiendo de la edad que tengas. Hoy a los 40 y paseando por la web me encontre con el audio y me llore la vida al final del libro. Ahora quisiera saber si hubiese pasado lo mismo de haberlo leido hace 30 años atras.

    Me gusta

    1. Probablemente sí, Natalia, o probablemente no.

      Me gusta

  6. Lety Rionda dice:

    Realmente agradezco que existan personas que se dedican a este tipo de actividades, en una labor por ayudar y mejorar la vida de los demás….. Muchísimas gracias!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias también a ti por leerme. Y gracias por tu corazón generoso que se toma el tiempo para agradecer y reconocer a otros. 😊❤

      Me gusta

  7. Inés dice:

    Me ha gustado mucho el artículo. Me ha parecido una reflexión muy interesante, práctica y acertada. Muchísimas gracias

    Me gusta

  8. Kendra dice:

    Es mi primera vez leyendo el principio y quise buscar el significado de algunas cosas para estar más clara en todo. Gracias.

    Me gusta

    1. Te recomiendo que consigas la edición de lujo por los 50 años del Principito. Contiene muchas notas explicativas que te ayudan a comprender más a profundidad el significado o sentido de muchos personajes, situaciones, proyecciones del mismo autor, etc. es además una versión bilingüe. La obra viene en español y no recuerdo si en inglés o francés también.

      Me gusta

  9. paloma Galdeano dice:

    Esta es una muy buena lectura hermenéutica del principito, lo leí hace ya un tiempo, pero sin estas consideraciones, tal ,vez lo lea de nuevo. Gracias

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario, Paloma. Me agrada que te haya sido de interés.

      Me gusta

  10. Cande dice:

    Empecé a leer de nuevo el Principito porque me encuentro en una etapa de autodescubrimiento muy intensa, y también dolorosa. Esta vez quiero realmente afrontar mis problemas, mis miedos y sobre todo mi verdadero yo, sin distracciones. Cuando llegué a este capítulo no entendí la analogía, pero pensé que buscando encontraría una buena explicación. Por lo tanto quería agradecerte, ya que me encuentro intentando talar enormes baobabs que estaban destruyendo mi planeta. Voy a tener en cuenta el ejercicio de sacarlos de raiz, de ahora en adelante. Fuiste de mucha ayuda, muchas gracias!

    Me gusta

    1. Me da gusto que te haya servido. Ahora, no hay una única explicación, cada quien puede encontrar la suya. Yo vi esta parte del Principito como una metáfora de los pensamientos porque en ese momento recuerdo que estaba leyendo un libro sobre las distorciones cognitivas y me imaginé a los baobads del principito como esos pensamientos creciendo incontrolables en la cabeza de alguien hasta no dejarlo ver con claridad la realidad.
      Por otra parte Cande, ¿no has pensado pedir apoyo terapéutico para erradicar tus baobads? La mente está demasiado entrenada y condicionada, actúa desde el inconsciente, por eso es bueno contar con el apoyo de alguien para obtener buenos resultados en esta tarea.

      Me gusta

  11. Miguel Ángel Cisneros Guzmán dice:

    Una gran lucha, pero sencilla, solo hay que apender a desaprender.

    Me gusta

  12. Sandra dice:

    Muy claros los desarrollos permiten visualizar lo evidente
    Muchas gracias necesitaba aclarar mis pensamientos

    Me gusta

  13. MdJ dice:

    Muy claro el mensaje de como despojarse por voluntad propia de los pensamientos irracionales o negativos… Y con la analogía del principito se reafirma… Hay mucho q aprender y cambiar… En la biblia se dice: renovaos en el espíritu d vuestra mente… Oidlo todo y retener lo bueno… Pensad en todo lo amable, en todo lo honesto si algo digno de virtud en eso pensad… Despojaos del viejo hombre q esta viciado …

    Me gusta

    1. Maribel dice:

      Muchas Gracias por este escrito. M ha ayudado a comprender un sueño que he tenido esta noche. En dicho sueño aparecía la portada de un cuento con dos árboles y su título era:
      En qué piensan los baobàs?.

      Me gusta

      1. Hola Maribel, muchas gracias por tu comentario. Me impresiona la sin sincronicidad entre tu sueño y el articulo. Saludos cordiales.

        Me gusta

  14. Monu dice:

    Muy interesante la explicación que se da ayuda a entender mejor el libro del Principito. Gracias

    Me gusta

    1. Gracias a ti Monu. Qué bueno que te guste.

      Me gusta

  15. Bernardo dice:

    Me gusta todo lo que escribiste, pero especialmente en lo que respecta a cambiar tu mundo, tus creencias, tus pensamientos y si cada cabeza es un mundo no es un asunto fácil decirle a un musulmán que Cristo es lo máximo o decirle a un cristiano que Buda es lo mejor, o que los nazis no eran lo que nos pintan ni que los judíos son el pueblo elegido.por Dios, ni que las semillas y raíces de un baobab son todo lo contrario (incluso medicinales). Bueno, cuando entro al facebook y me doy cuenta de todo lo que alguien escribe en su muro tratando de convencer a otro con ideas que él o ella no escribió pero que riegan semillas negativas me pregunto si mis pensamientos positivos pueden contra ese ejercito de ideas podridas, de tabúes que solo logran hacer que esas ideas negativas de multipliquen y que mis desmentidos después sean malentendidos debido a que esas semillas ya han hecho el suficiente daño para que todo el que lo lea en verdad crea que es cierto. Nunca soy ni seré el poseedor de la verdad, pero si me da tristeza que la gente crea a pie juntillas todo lo que se escribe en el facebook como si quien reproduce (ni siquiera es una idea propia) tuviese la verdad pura.
    He leído muchas veces este gran libro e incluso algunos mas de Saint-Exupery, incluso una biografía donde no queda bien parado como esposo, pero todo eso es pecata minuta ante esta fabulosa obra que cada vez que la abro, me llena de sabiduría.
    Podría seguir escribiendo mas cosas pero no quiero aburrirte ni a tus lectores, te mando un fuerte abrazo..

    Bernardo.

    Me gusta

    1. Gracias, Bernardo. Muchas veces me siento como tú en relación a la forma en que se adoptan las creencias o se atacan sin una verdadera reflexión, sólo porque alguien dijo que la verdad es tal o cual cosa, sólo porque se piensa que sólo puede haber una verdad, cuando la verdad es a veces tan subjetiva.

      Me gusta

  16. Shirley dice:

    Excelente artículo. Es un buen llamado de atención, pues vamos caminando la vida, repleta de distracciones, sin parar a observarnos demasiado. Gracias

    Me gusta

    1. Gracias a ti, Shirley por tu comentario. Saludos.

      Me gusta

  17. Gerona Schwartz dice:

    Realmente fantástico. He leído en diferentes etapas de mi vida, “El principito” y confieso que siempre le encontré algo diferente. Pero la interpretación que tú le das al texto, nunca había pasado por mi cabeza. Excelente al mi entender. Lo compartiré con mi nieta adolescente, para que arranque los baobab antes de que crezcan”. Muchas gracias por tu aporte.

    Me gusta

    1. Gracias por tus amables palabras, Gerona. Saludos cordiales. Espero que sigas visitando y leyendo mi blog.

      Me gusta

  18. salvador dice:

    Hola Luis Fernando, me es oportuno decirte cuanto me gusto la lectura de tu articulo, basado en la apreciación del texto sobre los baobabs presente en El Principito.

    Suscribo totalmente a tu forma de interpretarlo y a la esencialidad de tu parecer, muy cierto es como la semilla de la tempestad se siembra y crece alimentada por la desesperanza, temo,r inseguridad y frustración recurrente, sumado a ello las estructuras rígidas que un sistema nos hace constreñir en nuestra existencia. Terminando así en una implosión de lamentos.

    Fui objeto del rencor y frustraciones, que supieron crecer como los tan simbólicos baobabs, y que se supieron somatizar en pelos caídos, salud debilitada y muerte en mi vida social. Pero como dice Serrat, “de vez en cuando la vida toma café conmigo” y adoptando disciplinadamente ciertas verdades, aprendí a “podar” mis penas.

    Adhiriendo a tu muy buen artículo, es dable compartir con vos, desde mi punto de vista que la localización de estos baobabs, llámese fracasos, frustraciones o errores que uno los compagina con su persona haciéndolos propios (irracionalmente) cuando si tienen solución. Puedo considerar que la voluntad y constancia en dar solución y relativizando estos males mirándolos desde “lejos”, donde se ven mejor las perspectivas, puede ser una solución.
    Cuando uno se ve aquejado por algo, al intentar solucionarlo, puede fracasar, pero al no intentarlo YA FRACASO.
    Desde ya, aquellos pensamientos irracionales nacen desde sus propias semillas, pero a veces, metafóricamente hablando, son los vecinos linderos quienes nos las arrojan. Con esto ultimo me refiero a que las inhibiciones exteriores son un mal existencial, el cual hay que saberlo localizar y anular para que no nos afecte. Muchos te dirán, “no vas a lograrlo”, “no vas a cambiar”, te moldean tus límites, pero cuando lo logres, van a preguntarte como lo hiciste.

    Leí en comentarios anteriores que a veces hacer de esto una cuestión racional nos puede superar y dañar. El ser humano, para bien o para mal, es racional de por sí, pero hay que saber algo, siempre permanece algo inalterable por mas que la racionalidad se dé en la medida de superar por si misma la irracionalidad, ese algo es la ESPERANZA o FE, las cuales son lo ultimo que se pierde y van ligado a la vida. A no atormentarse!!

    Saludos Cordiales.-

    Me gusta

    1. Gracias Salvador por tu enriquecedor comentario que complementa muy bien todo lo dicho en el artículo. Saludos cordiales y bienvenido a este blog.

      Me gusta

  19. gloria cruz dice:

    Gracias puedo crecer y entender mas a los que me rodean empezare por arrancar de mi a los baobabs y evitar que estos crezcan en los que me amo mis niños y sus hogares en formación

    Me gusta

    1. Gracias gloria por tus comentarios. Saludos.

      Me gusta

  20. María Anaya Rodríguez dice:

    Hola Luis Frenando, visité tu blog porque estoy haciendo una tarea de la prepa, y caí sin querer aquí. no sabes cuanto me gusto la explicación que das de los baobabs, no lo había visto de esa forma pero es verdad, debemos de desechar los pensamientos que nos hacen sentir menos, erradicarlos desde un principio y sustituirlos, por pensamiento que nos eleven como personas.
    gracias por tu explicación, y quiero agregar que el principito es un gran libro con muchísima enseñanza, me encanta cada vez que lo leo.
    Saludos.

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tu comentario, María. Me gustó mucho lo que dices. Te mando un afectuoso saludo y regresa pronto al blog que seguramente encontrarás otros temas de tu interés.

      Me gusta

  21. guadalupe dice:

    Hace unos 10 años me tatue en la espalda los baobabs del principito porque amo ese libro que leo desde que tengo 7 años, y especialmente los baobabs llamaron mi atención ya que siempre me pareció importante este mensaje de tener en cuenta que hay que erradicar desde temprano los sentimientos autodestructivos en los cuales, además de los que expresaste, yo también incluyó los celos y las comparaciones.
    Me encantó tu articulo!!!
    Gracias!!!

    Me gusta

    1. Gracias, Guadalupe. Saludos cordiales.

      Me gusta

  22. Ana María dice:

    Realmente es extraordinario leer el libro de El Principito y todas las enseñanzas que nos deja… Me gustó mucho su explicación, muchas gracias! y al igual que los baobabs, están los volcanes, que para mí tienen igual importancia, limpiarlos, quitarles el ollín… para que no se tapen y exploten un día…

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tu comentario, Ana María. Yo también creo que el Principito es un gran libro. El capítulo que más me gusta es el del zorro y el principito cuando hablan acerca de lo que significa domesticar: crear vínculos. Como lo hacemos a través de este blog.

      Me gusta

  23. Jacki dice:

    Espero pueda leer este mensaje. La verdad, es que entiendo bien lo que dice, he leído muchos artículos para intentar comprender y comprenderme. Pero, también es verdad que en mi he dejado crecer muchos baobabs…
    Es este un excelente artículo, se agradece sinceramente la información.

    Me gusta

    1. Muchas gracias, Jacki, por tus comentarios. Efectivamente, la vida puede cambiar radicalmente si aprendemos a gestionar nuestros pensamientos no dejando que crezcan al grado de paralizarnos. Un saludo cordial.

      Me gusta

  24. Gabriel dice:

    Qué interesante, y que bien explicado, aunque no sepa tanto sobre el tema de la psicologia agradezco su artículo, ya que el fin de todo contenido es la reflexión de cualquier asunto, que entre en paralelo con el. Nuevamente gracias por lograr una reflexión en mí mediante la explicación de una obra maestra como lo es el principito.

    Me gusta

  25. Santiago Ronetti dice:

    aca, claramente lo que no se esta tomando en cuenta es el incidente perfumo, citado en el libro de Luis Carlos Alvarez Ureña “no me peles que no soy pera” que relata la vez que Perfumo vende un departamento a Antonie, y este lo permuta por una maquina de extracción de cueritos de grifo. marcando que en la consciencia humana todo departamento cuesta un cuerito! gracias por el esapacio.

    Me gusta

  26. Maria Elena Giulietti dice:

    He pasado mi infancia en el paisaje entrerriano donde el avión de Antoine Saint Exupery aterrizara averiado. Hay allí un castillo de piedra, bello, desde cuyos ventanales y escalinatas se divisa el río Uruguay: las ruinas del Castillo de San Carlos, situadas en un hermoso parque natural en la ciudad de Concordia. Allí el escritor trabó amistad con sus ocupantes, franceses; un matrimonio con dos hijas. Se cree, se dice, (yo, creo), que una de esas niñas de cabellos dorados, domesticadora de pequeños animales salvajes, cuidadora de rosales, inspiró a Antoine al escribir El Principito.
    Trato, no siempre con éxito, de adoptar la teoría de “asear” el planeta, de erradicar los malos pensamietos como a malas hierbas… El Principito y su historia alertándonos sobre los baobabs, es siempre una fuente de inspiración y belleza.,

    Me gusta

    1. Muchas gracias, María Elena por tu comentario. Qué interesante lo que nos compartes.

      Me gusta

  27. eliza dice:

    muchas gracias, justo en estos momentos estaba pasando por una catástrofe con mis baobabs, de esas cosas de Dios y la vida misma pensé en el principito y de esa forma llegue a tu blog, no te imaginas como me puso en perspectiva lo que aprendí aquí, hoy has ayudado a un ser humano a salir de una confusión terrible, por eso te estaré eternamente agradecida.

    Me gusta

    1. Me da mucho gusto, Elisa, que el artículo te haya sido de
      Utilidad.

      Me gusta

  28. Nani dice:

    Excelente, me encanta este libro!! Tengo miles de baobabs, pero a partir de hoy voy a empezar a podarlos, estoy pasando por una situación dificil en este momento, pero entiendo que para salir de ella debo empezar por limpiar mi planeta, gracias.

    Me gusta

    1. Gracias, Nani por tu comentario. Yo también considero el libro del Principito como una obra de arte y de Filosofía.

      Me gusta

  29. Steph dice:

    Hola Don Luis, muy interesante sin embargo mi baobab creció demasiado y ya es muy tarde para controlarlo.

    Me gusta

    1. Hola, Steph, sácate ese baobab de la cabeza, claro que puedes cortarlo, podarlo, transformarlo, trasplantarlo o lo que tú quieras. Si tú alimentas la creencia de que no puedes hacer ya nada al respecto, la harás realidad, ¡no le des ese poder a tu baobab! Mientras uno sea consciente y dispuesto a cambiar, lo puede hacer. ¿Qué prefieres creer tú? ¿que es demasiado tarde o que siempre hay tiempo mientras tengas vida? elige lo que más te convenga y lo que genere un reto, no un conformismo que represente una fatalidad. Yo, como terapeuta, he sido un “jardinero con suerte” que he visto y disfrutado la transformación de muchos bosques de baobab en pensamientos más maduros, reflexivos, que generan mejores frutos, como la serenidad, la felicidad y la actitud responsable.

      Me gusta

  30. Richard dice:

    Creo que es aplicable a Venezuela tanto o más que a México, pero ahora que esos baobabs han crecido tanto aquí, ya no podemos erradicarlos ni con chivos montados sobre elefantes. Mientras más altos son, más duro caen, solo que caerán cuando el planeta se rompa.
    Excelente artículo, he leído el libro desde niño, y siempre lo entiendo diferente según avanza mi edad.

    Me gusta

    1. Richard, muchas gracias por tu comentario. Yo también soy fanático del principito, aunque hoy, a los 50, me siento más identificado con el zorro.

      Me gusta

  31. Mary I. Cruz dice:

    Que bonito análisis, me encanta el principito y lo he leído una infinidad y cada vez que lo leo encuentro algo nuevo que enriquece mi espíritu y mi vida, gracias por esa comparación tan atinada a la vida en comparación a los baobabs, si todos pensaramos en arrancar esas malas semillas de nuestros pensamientos y corazón la vida y el mundo seria mejor, uno de mis compromisos es querer que mis pequeños lean este libro y puedan valorar y apreciar la riqueza incomparable de enseñanzas que tiene, Dios te Bendiga por tomarte el tiempo y comparar esos fragmentos del libro con la vida cotidian, Dios te llene de sabiduria =0).

    Me gusta

    1. Me da gusto, Mary, que te haya resultado interesante este artículo. Muchas gracias por tus lindas palabras.

      Me gusta

  32. Francine dice:

    Es bueno saber que comparto ideas y pensamientos con los demás como también las que no y de las que me puedo jactar de nuevas posibilidades o caminos para ver de otra manera. Yo creo que el principito va a ser siempre un personaje épico en cualquier etapa de nuestra vida; nosotros somos responsables de hacerle énfasis en lo que nos concierne aquel momento que lo estamos leyendo, y por eso va a depender mucho de nuestro entorno y grado de maduración. Ya también puedo decir que no fue lo mismo leerlo a los diez años que ahora que tengo un poco más herramientas para hacer una crítica razonable o por lo menos verdaderamente personal.
    Tampoco me parece correcto atiborrar nuestros pensamientos de racionalidad; después de todo, el mundo es una sola hipérbola. Nadie conoce bien los límites de las cosas y mucho menos de las palabras.
    No sé si al incorporar el conocimiento de las distorsiones cognitivas fue que volviste a recurrir El Principito o al revés, pero sincronía o no, me pareció muy inteligente tu relación. Gracias por tomarte el tiempo para responder !

    Me gusta

    1. Y gracias también a ti, por enriquecer este espacio no con Baobabs, si no, con comentarios inteligentes. Si así razonas a los 18, ¿cómo va a ser tu capacidad a los 40? ¡Felicidades! Por tu inteligencia y sensibilidad. Me encanta que estés aquí y que compartamos.

      Me gusta

      1. Francine dice:

        Te agradezco por el comentario! Saludos

        Me gusta

    2. MAXIMILIANO CÉSAR CASALINO dice:

      Comparto totalmente contigo, Francine. Los pensamientos racionales suelen tener un margen muy bajo de imaginación, por eso los artistas se basan en pensamientos irracionales para sus creaciones (irracional no es lo mismo que negativo) y son muchas veces el motor de los grandes cambios. Un abrazo desde Argentina.

      Me gusta

    3. MAXIMILIANO CÉSAR CASALINO dice:

      No comparto con Luis Fernando (se lo he dicho ya) su comparación de los pensamientos negativos con los pensamientos irracionales.Como decía el gran poeta Arthur Rimbaud:“El poeta se hace vidente a través de un largo, inmenso y razonado desorden de todos los sentidos.”
      Hay una carta que Rimbaud envía a Paul Domeny el 15 de Mayo de 1871, que es conocida por el nombre de “Carta del Vidente”, en donde Rimbaud explica esto sucintamente:
      “El poeta se hace vidente a través de un largo, inmenso y razonado desorden de todos los sentidos. Todas las formas de amor, de locura, de sufrimiento, él las agota… Vierte en sí todos los venenos para guardar sólo las quintaesencias. Inefable tortura mediante la cual se transforma en el gran doliente, el gran criminal, el gran maldito… Y el supremo sabio. Porque accede a lo desconocido. Y, aunque, enloquecido, terminara por perder la inteligencia de sus visiones, igualmente las ha visto”. En otro párrafo afirma: “El poeta es esencialmente un vidente; la poesía es profecía, visión extática del pasado, del porvenir, de la totalidad.”
      Rimbaud tenía la llave – prosiguió ahora sin dictar – pero al parecer no confió demasiado en sus ideas. Cuando prefirió la aventura a la vida literaria, como si no fuesen lo mismo, escribió, profundamente desanimado: “He creído adquirir poderes sobrenaturales, y ahora debo enterrar mi imaginación y mis recuerdos. Yo, que me he dicho mago o ángel, que me he dispensado de toda moral, vuelvo a la tierra con un deber que buscar y la realidad rugosa que abrazar…” Sin embargo, en la carta del quince de Mayo, Rimbaud se proclamaba brujo: “Voy a revelar todos los misterios, misterios religiosos o naturales, muerte, nacimiento, porvenir, pasado, cosmogonía, la nada, soy maestro en fantasmagorías. ¡Escuchen! Poseo todos los talentos.” Estas palabras recuerdan el idealismo mágico de Novalis y eso de agotar los venenos remite inevitablemente a William Blake: “El camino de los excesos conduce al palacio de la sabiduría”. Se ha llamado a todos estos poetas, con Hölderlin, poetas visionarios, sin ver en esto una relación más profunda. La intuición analógica de estos poetas grandiosos y su visión profética les dijeron que, en cierto punto, el camino del poeta se confunde con los caminos, no lógicos también, que siguen el brujo, el místico y el vidente. Pero lo verdaderamente interesante de Rimbaud es que él nos brinda un método. Arthur Rimbaud nos revela el método exacto mediante el cual “un poeta se hace vidente”. Y esa praxis es el Desorden Sistematizado.
      Es por eso que son tan importantes las magnitudes irracionales.
      Un abrazo,
      MAXIMILIANO CÉSAR CASALINO.

      Me gusta

      1. MAXIMILIANO CÉSAR CASALINO dice:

        “He acabado por encontrar sagrado el desorden de mi espíritu.”

        ( Arthur Rimbaud. )

        Me gusta

      2. De nuevo, Máximiliano, un agradecimiento muy especial por el tiempo que has utilizado en ampliar el contenido de este artículo con una información tan rica e interesante. Una disculpa por haber tardado en responderte pero no había tenido el tiempo de responder a ninguno de los lectores pues estos últimos meses han sido difíciles. Un abrazo con mucho afecto.

        Me gusta

  33. Francine dice:

    Me gustó mucho el análisis que hiciste, pero no creo que sea la única forma de pensarlo. Yo preferí, como con el resto de las cosas, encontrarle un sentido a los baobabs, pero uno equívoco; me imaginé creciendo grandes ideas y sentimientos como baobabs, no sólo como algo que destruye y lastima. Si bien El Principito habla de una catástrofe, también es algo que está y existe; algo que puede generar un cambio, una revolución. El hombre le tiene miedo a las variaciones; pretende saber todo, prevenir situaciones, y se olvida del presente, que el tiempo no existe, que sólo es la tardanza de lo que está por venir. Y si un gran árbol/problema/incógnita quiere crecer, es porque tiene que ser; quizá es una obligación indirecta para replantearnos ciertas actitudes, rutinas o simplemente para darle sentido a nuestras vidas.
    La verdad, con mis dieciocho años no estoy a tu altura, pero lo que quiero expresar es que las palabras son interpretadas dependiendo cada persona y eso es lo lindo del libro; no tiene horizontes ni límites para la imaginación. Y según el momento que estemos viviendo cada uno, se puede interpretar de distintas maneras. Sólo eso, gracias por este espacio.

    Me gusta

    1. ¡Hola, Francine! Me encantó tu comentario. Muchas gracias. Tú también tienes toda la razón. Je je je… bueno, no toda, porque, como tú dices con otras palabras, todos vemos sólo un pedacito de la realidad, nunca la vemos completa. Pero me encanta tu análisis y también estoy de acuerdo contigo sin dejar de pensar lo que yo pienso, pero me enriqueces y me ayudas a verlo con más amplitud. Lo que más me impactó es leer que tienes 18 años… y esa capacidad de reflexión, ¡guau! ¡me encanta conocerte!¡Qué bueno que te tomes el tiempo para dejar lo que piensas y enriquecer el debate de este artículo!, además, con un comentario reflexivo e inteligente.
      Estoy de acuerdo contigo en que el Principito es un libro no lindo, hermoso y lleno de sabiduría, sin límites ni horizontes, como bien mencionas, ni para la imaginación, ni para la reflexión. También es verdad que, en cada momento que estamos viviendo, podemos interpretar de muy diversas formas cada uno de sus paisajes. No fue lo mismo cuando lo leí en la adolescencia que ahora. Cuando escribí este artículo estaba, precisamente, leyendo sobre las creencias distorsionadas y fue por eso que se me ocurrió hacer la analogía – ¿sincronía, tal vez? -.

      Te mando un saludo con cariño y espero leerte pronto.

      Me gusta

  34. alesa dice:

    Es muy buena la analogia. partiendo que todo es mente y todo se origina alli, hay que ser muy cuidadosos con las ideas que dejamos germinar.
    Muchas gracias por compartir,
    abrazos galacticos!

    Me gusta

    1. Gracias, Alesa, por tu comentario. Te mando un beso.

      Me gusta

  35. Aris dice:

    Estimado Luis, me fue atinado encontrar tu artículo mientras buscaba imágenes del Principito para dar una conferencia sobre las invasiones de plantas en nuestros parques se lo leí a mi mujer que es bastante descuidada con sus baobads … sólo una duda, me parece que la contención que nos da el raciocionio no es tan completa, lo digo aunque es mi ejercicio permanente y lo hago bastante bien, Hace un tiempo, otra bióloga me cointó que cuando su mundo racional se resquebrajaba, cosa que suele ocurrir, le daba pánico. Un gusto. Aristobulo

    Me gusta

    1. Aris; tienes toda la razón, no es tan perfecto, de eso trata del artículo, de todas las trampas que nos ponemos a través de la razón, por eso es tan importante cuestionar a nuestra mente todo el tiempo, aunque parezca y sea, en cierto sentido, tan capaz, puede llegar a dominarnos y “engañarnos” haciéndonos ver la realidad de manera distorsionada. Por eso es un trabajo de colaboración de la mente con las emociones. Debemos usar todo el organismo al momento de tomar decisiones y no sólo la cabeza, pero ¡Ay! tantos milenios sobrevalorando la razón y olvidando que somos mucho más que mente… no es tan fácil. Le creemos a nuestros pensamientos aunque nos estén diciendo cosas muy parciales o distorsionadas a través de imaginación, generalización, pensamiento sesgado, maximizando y minimizando… un buen consejo es decirte siempre: ¿es verdad lo que estoy pensando? ¿Estoy absolutamente seguro de que las cosas son así como pienso? Porque, nunca, nunca, nunca, podemos estar completamente seguros de nada más que de la muerte. Siempre vemos sólo una parte de la realidad. Si otra persona ve algo diferente, no es que esté equivocada, simplemente, lo ve diferente, y, por lo tanto, saldremos ganando si tratamos de ver lo que ella ve o tratamos de comprenderla y de aceptar su percepción aunque nosotros no seamos capaces de verla. Es un tema apasionante y complejo, Aris. Pero me da mucho gusto que, lo que escribí, te dejara pensando.
      Un abrazo y regresa… aunque no estés buscando al principito, no hay casualidades, ya te topaste con la Gestalt y también te puede dar muchas buenas sorpresas.

      Me gusta

  36. Hola!!! Me encanta El Principito… y este análisis que usted tan sabiamente hace del significado de los Baobads… en dicho cuento… me pareció genial. Muchas gracias… creo le enviaré este link a uno de mis hijos que siempre está diciendo que todo le sale mal… sin notar que es un chineado de Dios porque también le pasan cosas maravillosas en su vida y en la vida de todos y de esto depende ser feliz y trascender como una persona positiva y no sentirse por el contrario infeliz y tener un aura negativa por pensar en las pequeñas cosas negativas que a todos nos pasan y darles una importancia que no merecen. Gracias de nuevo y bendiciones para usted por su aporte a la felicidad y el optimismo!!!

    Me gusta

    1. Olga, muchas gracias por tomarse el tiempo de contestar a este artículo. me da gusto que le haya gustado mi interpretación “muy libre” de este fragmento del Principito, un libro lleno de sabiduría si se la sabemos encontrar. Ojalá que también le guste a su hijo y le ayude a comprender la importancia de saber manejar los pensamientos para no dejar que estos lo afecten negativamente, sino todo lo contrario. ¿De dónde nos escribe? espero que no sea la última vez que nos comparta sus comentarios.

      Un beso desde la Cd. de Cuernavaca en México.

      Me gusta

  37. Aleida Laura Eguino dice:

    Gracias! Totalmente enrriquecedor

    Me gusta

    1. Gracias, Aleida. Es muy satisfactorio para mí, que los materiales de este blog, sirvan de apoyo. Un saludo cordial.

      Me gusta

  38. DANA dice:

    MUCHAS GRACIAS ME ACLARASTE UN POCO MAS EL PANORAMA PARA PODER EXPLICAR UNA DINAMICA.

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario, me da gusto que el artículo te haya servido para tu dinámica.

      Me gusta

  39. Laura dice:

    ¡Saludos, Luis Fernando!

    Fue sorpresivo leer este artículo y darme cuenta de que yo ya había pensado eso mismo cuando leí El Principito, hace ya bastantes años. Así como tú analizas aquí, yo también identifiqué a los baobabs como todas esas emociones o sentimientos negativos que se pueden apoderar de nosotros si lo permitimos.

    Ahora mismo estoy iniciando una terapia cognitivo-conductual y, precisamente, en la primer cita con mi terapeuta ella mencionó algo que me hizo recordar el capítulo de los baobabs, y ahora verlo aquí me resulta curioso y, yéndonos un poco al lado místico, hasta parece una buena señal 🙂

    Buen artículo. Saludos desde Guadalajara, México.

    Me gusta

    1. Gracias, Laura por tu comentario. El tema de las distorsiones cognitivas me parece fascinante, así como el de las sincronías! Que bueno que encontraste el articulo ahora. Espero que te sea de utilidad. Sigue visitando el blog. Ojalá te suscribas para que te notifique de los nuevos artículos que publique. Por cierto, me encanta Guadalajara. Mi abuelo era de Jalisco.

      Me gusta

  40. karla ivette dice:

    me senti algo identificada con este tema que desconocia por completo, son pensamientos que tenía pero no sabia identificarlos gracias hoy se cual es su nombre.

    Me gusta

    1. Hola, Karla, me alegra que te sirviera el artículo. Si quieres saber un poco más sobre el tema, lee el artículo recién publicado sobre los pensamientos irracionales y el sufrimiento, te ayudará a entender aún más claramente la forma como funcionan estos pensamientos reactivos, causantes de dolor innecesario.
      Saludos
      Luis Fernando Martínez
      Terapeuta Gestalt
      gestaltsi@gmail.com

      Me gusta

  41. Me hará muy feliz leer sus comentarios. Tómate unos minutos y dime tu opinión o reflexión sobre lo que aquí se publica.
    Luis Fer.

    Me gusta

    1. MAXIMILIANO CÉSAR CASALINO dice:

      Me parece muy válida esa metáfora, pero cabe aclarar un punto muy importante a mi entender y que es lo siguiente:
      Los pensamientos negativos son una cosa, y los pensamientos irracionales otra muy distinta. Observo que en tu artículo están considerados ambos como sinónimos, y (aunque comparto en todo tu opinión sobre los pensamientos negativos y es válida tu asociación con los baobabs de El Principito, además de que me gustó mucho y es ese el motivo por el cual te escribo) cabe aclarar que en muchas ocasiones los pensamientos irracionales cambiaron la historia.
      Por ejemplo en el caso de los genios. Se suele distinguir a los genios como seres un tanto excéntricos… Un cerebro desarrollado de una forma diferente a la normal puede adaptarse al entorno de forma diferente, incluyendo dentro de esto la posibilidad de generar trastornos mentales. ¿Los más comunes? El trastorno de déficit atencional o el trastorno obsesivo compulsivo. Tolstoi, Hemingway, Dostoievski, Miguel Angel y Da Vinci, son apenas unos pocos de una larga lista.
      Otro ejemplo es el caso de los sueños, que son pensamientos irracionales (quizá los más irracionales) y sin embargo dieron la fabulosa idea a Einstein de su teoría de la relatividad, a Niels Bohr su idea del modelo atómico que se utiliza hasta hoy día, y son motivo y fuente de inspiración permanente de científicos y artistas en todo el globo.
      Ahora, con tu permiso, voy a citar unas frases tuyas:
      – Ver las cosas con una perspectiva más amplia.
      – Ver la realidad como algo complejo, no como algo limitado a blanco y negro.
      – Ampliar las posibilidades que vemos, considerando lo que podría ser.
      Comparto en todo, pero olvidaste considerar que para escapar a esos moldes mentales preestablecidos se deben incorporar las magnitudes y categorías irracionales, que considero positivas porque son las gestoras de, si no todos, la mayoría de los cambios.
      Espero que me haya explicado lo suficientemente claro, y si no es así me lo comunicas, Luis, porque el tema es complejo y da para largo, pero me gustaría hacerlo.
      Te repito que salvo ese detalle es muy interesante tu artículo (el cual comparto si eliminas la carga negativa, justamente, que has colocado sobre la palabra irracional), y es interesante porque propone una mirada original sobre esa obra maestra que es El Principito.
      Un abrazo grande, Luis Fernando, y la verdad es que da para ampliar el tema.

      MAXIMILIANO CÉSAR CASALINO.
      .

      Me gusta

      1. Muchas gracias por tu comentario, Maximiliano. Consideró muy interesante todo lo que nos compartes y muy importante tu aclaración sobre los pensamientos irracionales que, dicho sea de paso, es como lo maneja la terapia racional – cognitiva. Por lo menos los libros consultados para este artículo.
        Un saludo afectuoso y de nuevo gracias por tu aporte. Es una invitación a seguir investigando sobre el tema.

        Me gusta

        1. MAXIMILIANO CÉSAR CASALINO dice:

          “Las mentes creadoras, es decir aquellas que están abiertas a toda clase de ideas, han experimentado con frecuencia una evasión hacia un orden superior. Saben que la inestabilidad, la incertidumbre e incluso el caos pueden producir creatividad y sabiduría. Por ello, están capacitadas para pasar por dichas experiencias con facilidad e incluso con placer; experimentan la ansiedad del desorden como una excitación hacia nuevas ideas y el miedo a la pérdida del propio ser como un incremento de la percepción y de la intensificación de los sentidos que acompañan el riesgo y la aventura.”

          ( Michael Hutchison, Anatomía del Sexo y el Poder. )

          Me gusta

          1. MAXIMILIANO CÉSAR CASALINO dice:

            Me pregunto, Luis Fernando, si te interesaría conocer una teoría propia sobre el tema. Se relaciona con esa frase enviada anteriormente, y tiene que ver con la adquisición de sabiduría mediante la llamada Ubris, o Hybris, en fin, la desmesura, el desorden, el caos, el error…
            Ahora puedes ver el motivo por el cual me muestro reacio ante la carga negativa impuesta arbitrariamente en la palabra irracional…
            En fin, si tu respuesta es afirmativa, me lo haces saber.
            Un abrazo

            Me gusta

          2. Sería interesante. Me imagino que tienes un blog donde escribes en relación a ello.

            Me gusta

          3. Gracias, excelente. Un abrazo.

            Me gusta

          4. Ahora comprendo porque vivo en tanta ansiedad.

            Me gusta

    2. Paula Ruiz dice:

      Lindísimos pensamientos, cada vez que leo el principito mi vida vuelve al rumbo que quiero para ella. Gracias!

      Me gusta

      1. Me da gusto, Paula. Un saludo afectuoso y un agradecimiento por visitar mi blog.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s