terapia_gestalt

Ingredientes del éxito: motivación, paciencia, disciplina

Las personas que aprenden a ser pacientes disfrutaran con más frecuencia de los frutos que su actitud ofrece en las diferentes áreas  de la vida:  las relaciones humanas y de pareja, en los estudios o en el trabajo, en los deportes, en la superación de las dificultades; en los logros de las metas financieras, en síntesis, en toda situación en la que es indispensable esperar, sin dejar de trabajar, para lograr lo que se anhela.
De igual manera las personas pacientes logran desarrollar la sensibilidad para afrontar las dificultades y adversidades conservando la calma y el equilibrio interior y están más preparadas para comprender la naturaleza compleja de las circunstancias, sin que esto las desmotive o las desaliente,  generando  paz y armonía tanto en su interior como a su alrededor, conspirando con ello, al logro de su éxito.

Seguir leyendo

Tu voto:

¿Es inevitable el dolor y las dificultades de la vida?

¿Por qué a mí? ¿Por qué me tiene que pasar esto? ¿Cómo me pudo suceder algo así? ¡Yo no me lo merecía! Si soy bueno y no le hago daño a nadie, ¿por qué se me castiga de este modo? ¿Hasta cuando lo voy a tener que seguir tolerando? ¡Yo ya no aguanto más! ¡No es justo! ¡Qué injusta es la vida!

Todo el tiempo escucho estas frases no sólo en consulta, si no en la vida cotidiana. A las personas no nos gusta sufrir y, muchas de ellas piensan que, siendo buenas, obedeciendo las normas, portándose bien y no haciéndo mal a nadie, podrán evitar que la vida les mande dificultades o sufrimientos, pero sucede que no es así, tarde o temprano a todos les llega el dolor y esas personas se lamentan de estar viviendo algo que sencillamente, no merecían que les pasara. Tenemos que partir entonces de una premisa: el dolor y las adversidades son parte de la vida y, como tal, son inevitables y, tarde o temprano, todos los seres vivos del planeta debemos enfrentarnos a ello.

Seguir leyendo

Tu voto:

PABLITO: el “pequeño ansioso” que todos llevamos dentro

¿Cuáles son las causas de que, muy frecuentemente, sentimos que la vida se complica y, en lugar de disfrutar, sufrimos? en este artículo te presento a PABLITO, un ser que vive dentro de todos nosotros y que conoce bien dichas causas, pues son sus mismos patrones de comportamiento tales como: vivir en el pasado y el futuro y olvidarse del presente o bien, pensar que la culpa de todo lo que le pasa en la vida, es culpa de los otros. Espero que, al conocer a PABLITO y las cosas que lo hacen sufrir, aprendas también, un poco más, acerca de tu propio sufrimiento.
Gestalt Sin Fronteras
Gestalt Sí

Seguir leyendo

Tu voto:

El costo – beneficio de las creencias perturbadoras

Aunque hay creencias perturbadoras que se adquieren en la vida adulta a través de situaciones traumáticas como una violación o un secuestro, también es muy posible que éstas se desarrollen desde la infancia. Por ejemplo, cuando unos padres le exigen a un que tenga un rendimiento sobresaliente en la escuela o en cualquier otra área, y no toleran ningún resultado “mediocre”, el chico aprenderá a vivir con ansiedad por el miedo de no cubrir las expectativas de sus padres y desarrollará una creencia perturbadora de perfeccionamiento sin poder reconocer que, lo que le pedían sus padres, era algo prácticamente imposible, y seguirá luchando, en la vida adulta, por satisfacerlos. Este individuo crecerá temeroso del juicio y de la crítica, ya no sólo de sus padres sino de cualquier otra persona por quien se sienta juzgado o calificado negativamente sufriendo de miedo y ansiedad permanentes generados por su experiencia de vivirse constantemente rechazado.

Seguir leyendo

Tu voto:

Creencias perturbadoras que producen ansiedad

La ansiedad intensa o crónica que muchas personas padecen es a causa de las creencias perturbadoras. Estás creencias, muchas veces, se adquieren: a través de experiencias traumáticas que dañan la confianza personal y de las experiencias de la infancia que no permiten que se desarrolle un sentido razonable de seguridad, aceptación y aprobación. Las principales creencias generadoras de ansiedad son: el perfeccionismo, la dependencia, la vulnerabilidad, necesidad de aprobación y el control.
Si te interesa conocer cuáles son las creencias perturbadoras que más te dominan, responde el test que aparece en este artículo y aprenderás a identificarlas.

Seguir leyendo

Tu voto:

MI LUGAR SEGURO

Hoy deseo compartirte un regalo. Ofrecerte una visualización desarrollada por mí, a partir de un ejercicio de bioenergética (la postura de la dirección que consiste en colocarse de pie con los brazos extendidos hacia delante). Yo lo utilizo cuando me siento ansioso o tengo alguna inquietud o preocupación. También cuando siento miedo o impotencia y no encuentro la manera de solucionar algún problema.

Es una especie de visualización o meditación que me ayuda a reconocer que no hay nada más lejano a la realidad que el sentir que estoy solo en el universo y que soy el único del que depende que tenga las fuerzas y los elementos para enfrentar las situaciones de la vida.

Seguir leyendo

Tu voto:

Autolesión y auto-daño

Cuando una persona está ansiosa, triste, se siente sola o frustrada, con un vacío existencial, enojada o bloqueada emocionalmente, intenta encontrar una manera de manejar estos sentimientos de diversas maneras, algunas positivas como hablar, expresarse, escribir, meditar, relajarse, respirar, y otras negativas como autolesionarse a través de: cortes, quemaduras, golpearse a sí mismo, etc. Esta conducta se manifiesta a cualquier edad, pero donde el individuo corre más riesgos de realizarla es en la adolescencia.

Seguir leyendo

Tu voto:

Reconocer la ansiedad, el primer paso hacia la recuperación

Todos los seres humanos sufren, alguna vez en su vida, preocupación, miedo, estrés y ansiedad, sin embargo, para un gran número de personas, el problema de la ansiedad es una fuente de continuo sufrimiento.
La ansiedad crónica provoca problemas en el hogar, con la familia, en el campo laboral, en las relaciones interpersonales, etc. impidiendo que llevemos una vida plena y que seamos tan productivos como podríamos llegar a ser si no se sufriera dicho padecimiento.

Seguir leyendo

Tu voto:

1 2