Segundo Demonio del Desarrollo: Las experiencias obsoletas

terapia_gestalt_experiencias:_obsoletasEn artículos anteriores hemos hablado ya del Primer Demonio del Desarrollo: Los introyectos. En esta ocasión abordaremos el tema del segundo Demonio del Desarrollo, aquellas experiencias que fueron útiles en algún momento de nuestra vida, pero que en el presente nos atan o nos limitan y no nos permiten reconocer que hemos crecido y que hoy tenemos más y mejores recursos para enfrentarnos a dichas situaciones que nos recuerdan lo que vivimos tiempo atarás.

 En síntesis, que no tenemos porque seguir repitiendo las mismas respuestas rígidas -que en algún momento fueron nuestra única o mejor forma de enfrentarnos a ciertas situaciones -, si no  que podemos recurrir a nuevas alternativas de conducta, más adecuadas al momento presente, pues ya no somos los mismos seres indefensos del pasado, hemos crecido y tenemos la posibilidad de reconocer los recursos actuales.

¿Cómo nos podemos liberar del pasado?

Las experiencias obsoletas, son aquellas que nos ocurrieron en el pasado, que nos generaron una sensación desagradable – miedo, vergüenza, frustración, impotencia, dolor -, y que seguimos arrastrando hasta el momento presente, con la creencia de que seguimos siendo incapaces, como entonces, de poder resolverlas y, por tanto, las evadimos o las negamos y continuamos apegados al dolor de lo que ocurrió allá y entonces, y seguimos actuando de la misma manera que lo hicimos la primera vez, de manera rígida, como si no tuviéramos en el presente más posibilidades que nos permitieran actuar de manera distinta, más acorde con lo que estamos viviendo en el momento presente.

De la misma forma, no somos capaces de reconocer que aquello que fue doloroso o que era muy importante para nosotros en el pasado, en actualidad ya no es un problema o ya no es una necesidad real y podemos prescindir de aquello, bueno o malo,  evitando sentimientos y sensaciones dolorosas. Y si aún persiste dicha necesidad, podemos reconocer que ahora tenemos más recursos que antes para satisfacerla.

Algunos ejemplos de experiencias obsoletas: 

  • Haber sentido que no se ahogaba en algún momento, lo que puede generar una sensación de pánico ante la muerte. Más adelante, si la persona vuelve a estar ante una situación de entrar al agua (en una alberca o una playa por ejemplo) siente mucha ansiedad o pánico y se niega a entrar en el agua, pues no está dispuesta a volver a experimentar la desesperación de sentir que se ahogaba.
  • eres tontoDesensibilizarse ante una experiencia dolorosa por proteger a otros. Un niño (niña) o adolescente que, por proteger a sus hermanos pequeños de los golpes de su padre o su madre, deja de sentir el dolor físico para resistir y poder salvar a sus hermanos, cuando crece, es probable que se siga desensibilizando, pero ahora, ante cualquier dolor, sin recordar incluso que el origen de dicha conducta, viene de aquella experiencia traumática del pasado.
  • Sentirse desvalorizado en la vida adulta, porque de niño siempre escuchó mensajes como: ¡Eres un tonto! ¡No sirves para nada! ¡Nunca vas a llegar a ningún lado!
  • A algunas personas les  puede resultar muy difícil tocar su vulnerabilidad y dejarse ayudar, pues no sabe cómo hacerlo. La experiencia obsoleta puede ser, en este caso, que en el pasado no tuvieron más alternativa que volverse FUERTES,  tal vez por haberse quedado huérfanos y haber tenido que salir adelante por sí mismos o haber tenido que asumir responsabilidades de adultos que no les correspondían, haciéndose incluso cargo del resto de los hermanos o de alguno de sus padres.
  • Haber sufrido algún tipo de abuso sexual en la infancia o la adolescencia y, al llegar a la vida adulta, tener miedo o fobia ante la posibilidad de una relación sexual, aunque se trate, incluso, de su pareja o de alguien que ama o desea profundamente.
  • Una persona que se ha vuelto muy introvertido porque de niño lo reprimían o castigaban cada vez que se reía o bromeaba y aprendió que era una conducta que no estaba permitida, por lo cuál, aprendió a encerrarse en sí mismo por temor a ser juzgado o rechazado si actuaba de manera espontánea.

Consecuencias de quedar atrapados en las experiencias obsoletas del pasado. 

terapia_gestalt_experiencias_obsoletas_pasadoEs natural que si se vivió en algún momento de la vida una experiencia traumática, algo que nos avergonzó, que nos generó miedo o pánico o que nos fue útil para poder sobrevivir ante alguna situación extrema (abuso, pérdida de la protección de los padres, daño físico, accidentes, etc.) se quiera volver a utilizar los mismos recursos cada vez que se vuelve a vivir una situación similar en el futuro, como volverse duros, agresivos, intolerantes, temerosos.

La principal razón de ello es que las sensaciones corporales del presente ante lo que se está experimentando son muy semejantes a las que hubo en la experiencia original  aunque no se tenga consciencia de ello.  Por tanto, al sentirse la persona igual que como se sintió en el pasado su primera reacción es actuar de la misma manera que lo hizo allá y entonces.

La causa de esto es que el cerebro aprende de cada experiencia y registra la manera en que se enfrentó y se superó dicha situación para volver a utilizar dichos recursos en caso necesario.

Sin embargo, cuando estas experiencias se vivieron a muy temprana edad (o a veces incluso ya de mayor), los recursos con los que se contaban en ese momento eran los mejores, pero más limitados que los que se pueden tener años después. El niño o la niña que sufrieron abusos físicos, violencia, pérdidas, etc. no tuvieron más remedio que desensibilizarse o enfrentarse a situaciones que no eran las más adecuadas para ellos, pero que fue la única manera de sobrevivir.

terapia_gestalt_experiencias_obsoletas_del_pasadoAl crecer y volver a vivir cosas no iguales, pero sí muy similares, intentan, lógicamente, actuar y reaccionar de la misma manera que en el pasado sin ser conscientes de que ésa manera de enfrentarlo, con toda seguridad, ya no es la única manera de hacerlo ni la mejor.

Tampoco se da cuenta de que en el presente, con toda seguridad,  tiene más y mejores recursos que los que tuvo en el pasado y, simplemente, vuelve actuar de la misma manera limitada como lo hizo la primera vez dejando de ver las posibilidades de una nueva actitud o conducta en la situación del presente.

¿Cómo cerrar las experiencias obsoletas?

Para poder cerrar las experiencias obsoletas es conveniente contar con el apoyo de un terapeuta gestalt que ayude a la persona a:

  • terapia_gestalt_experiencias_obsoletasReconocer que aquello le pasó fue doloroso o desagradable, pero que ya es cosa del pasado y que, con sus recursos, logró sobrevivir a ello y seguir existiendo.
  • Cada situación es única. Ayudarle a comprender que, por mucho que se parezcan las experiencias del presente a las del pasado, cada situación es única, independiente e irrepetible. Por lo tanto, la manera de solucionarla, siempre tiene que ser nueva y adecuada para cada situación en particular.
  • Buscar nuevas respuestas, mas adecuadas a la situación presente. Cuestionarse si aquello que fue útil en el pasado, para solucionar la situación original del problema o del trauma, sigue siendo útil o necesario en el presente o si se puede simplemente cerrar para buscar formas nuevas de reaccionar ante las nuevas experiencias.
  • El cuerpo recuerda. Tomar consciencia de que, por la memoria corporal, es muy probable que las sensaciones que percibe ante una experiencia similar a la del pasado, puede ser igual de desagradable que en el momento en que vivió la experiencia traumática, pero que los recursos que tiene ahora son más y mejores, por lo tanto, tiene muchas más posibilidades en la actualidad para poder enfrentar y lograr un resultado diferente, más satisfactorio.
  • Volver a correr riesgos. Apoyar a la persona, después de que ha logrado ser consciente de todo lo anterior, para que se vuelva a arriesgar, para que logre tener el coraje de atreverse a vivir experiencias similares, de manera gradual, experimentando poco a poco y haciendo uso de sus capacidades  del presente, hasta que pueda darse cuenta de que es capaz de enfrentarse a las situaciones de una manera menos dolorosa y más adecuada a la experiencia obsoleta del pasado que, muy seguramente, está cargada de dolor.

terapia_gestalt_experiencias_obsoletas_pasado

  • Soltar necesidades obsoletas. También es importante que la persona reconozca si aquella necesidad del pasado sigue siendo vigente y, de ser así, cuales son las posibilidades de hoy, más adecuadas, para poderlas cubrir.
  • Por ejemplo, si una persona siempre anheló ser abrazada por su madre y ésta, por las razones que sean, nunca lo hizo, se dé cuenta de que la verdadera necesidad en el presente es la de ser abrazado para sentir cariño, contacto, protección, contención, apoyo y que, aunque no sea aquel abrazo de la madre que tanto anheló, hoy esa necesidad puede ser cubierta por muchas personas que estarán dispuestas y gozosas de brindarle dicha contención a través de un abrazo.

  Para eso puede ser también necesario ayudarle a comprender a la persona que, por mucho  que deseara que fuera la madre       quien le cubriera dicha necesidad, muchas veces las cosas  no son como las deseamos, pero que se puede encontrar vías alternativas para  llenarlas igual de válidas y eficientes, pero que, para ello, es necesario renunciar a la    expectativa original y  abrirse a las nuevas posibilidades.

 El elefante encadenado

“Un niño y su padre van saliendo del circo y el niño ve a un enorme elefante que está atado a una estaca clavada en el piso, el niño mira con extrañeza al elefante y le pregunta a su padre:

–  Papá, ¿por qué  si es tan grande el elefante, no se escapa?

El papá miró y analizó la situación antes de contestar, luego le dijo a su hijo:

–   Me imagino que, cuando el elefante era pequeño y lo ataron a esa estaca, lucho y lucho para zafarse, pero no tenía las fuerzas para liberarse,  él lo siguió intentando todos los días, por semanas, o quizá por meses, hasta que se dio por vencido al ver que no podía lograr lo que intentaba. Pasó el tiempo y el elefantito creció, pero no se dio cuenta de que ahora era más fuerte y que bastaría con que volviera a  intentarlo una sola vez para ser libre. Él se quedó atrapado, más que por la cadena y la estaca, por la creencia originada cuando era muy pequeño, de que era inútil cualquier cosa que hiciera para poderse zafar.”

 Algo similar nos ocurre, muy a menudo, a los seres humanos, nos quedamos con la idea del pasado de que no más alternativas que las que encontramos en el primer momento de la vida y, aunque crezcamos y nos hagamos más fuertes, seguimos manteniendo las cadenas mentales de que no es posible cambiar.

En conclusión podemos liberarnos de las cadenas que nos ataban de pequeños, y no nos damos la oportunidad de comprobar si, en la actualidad, no podríamos superar dicha limitación con nuestras posibilidades y capacidades del presente. Preferimos quedarnos atados a cadenas, que son más una idea, que una realidad.

psicoterapia gestalt
Luis Fernando Martínez Gómez citas: 55 39 77 70 27 (celular)

Anuncios

9 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Alberto J. dice:

    Sus artículos me son bastante funcionales ahora que empiezo con la practica clínica de la psicología. Me ayudan bastante primero para reconocer a mis propios demonios y después para guiar a mis pacientes en la búsqueda de los suyos propios. Gracias por compartir su conocimiento.

    Me gusta

    1. Gracias también a ti, Alberto J. por ser lector de mi blog. Sólo te recuerdo que la mayoría de los artículos que publico son, casi siempre, desde el enfoque de la terapia Gestalt. Es decir, no todas las corrientes terapéuticas usamos los mismos lentes. Claro que esto tú ya lo sabes, pero no está de más hacer la aclaración. Espero que me sigas visitando y que invites a tus pacientes también a entrar.

      Me gusta

      1. Alberto J. dice:

        Así es Luis Fer, de hecho mi inclinación teórica es hacia la corriente gestalt, la cual he vivido también en mi propio proceso terapéutico. Uno de mis planes inmediatos es comenzar con la maestría en esta bella corriente. Abrazos fraternos

        Me gusta

  2. Eliza dice:

    Muchísimas gracias por este artículo, me motiva a seguir adelante y dejar de torturarme por lo que ha pasado. Tiene razón, al crecer adquieres un grado de madurez que te permite sobrellevar las cosas, de manera que te haces más fuerte. Debemos dejar atrás todo aquello y enfocarnos en lo maravilloso que vivimos en el presente, en lugar de malgastar nuestro poco tiempo de vida trayendo de vuelta algo que ya fue. Me sirvió de mucho

    Me gusta

    1. Gracias, Eliza por tus palabras. Me da mucho gusto que este escrito te haya sido de utilidad. Te mando muchos besos.

      Me gusta

  3. eduardo dice:

    gracias por el articulo, estoy en proceso de superar una situacion del pasado y me ha dafo luz

    Me gusta

    1. Qué bueno, Eduardo, que te haya servido. Me da gusto tenerte por aquí. Regresa pronto.

      Me gusta

  4. Margarita dice:

    Muchas gracias, tu aporte es significativo e inspirador, tanto que despeja dudas de manera sencilla, felicidades

    Me gusta

    1. Gracias también a ti, Margarita, por tus palabras. Me gusta saber que te resulta beneficioso.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s