Las relaciones sanas

Gestalt Sin FronterasSi dos personas se relacionan desde la autonomía, el amor propio y el amor y el compromiso recíproco, tienen más posibilidades de lograr una relación sana que quien lo hace desde otro lugar, ya que estos factores son fundamentales para que las personas se vinculen desde un lugar maduro de igualdad.

Autonomía. Cada uno es autosuficiente, posee su código interno de conducta personal, no impuesto desde el exterior y que elige desde la libertad.

Amor propio. Los dos miembros se respetan en lo individual, se aman,  respetan sus necesidades y deseos, se sienten merecedores de felicidad.

Amor por otros. Quiere decir que cada miembro individualmente ha recibido suficiente atención, aprecio, afecto, aceptación y admiración en su vida. Por lo tanto lo puede ofrecer. No se puede dar amor a nadie cuando no se ha recibido lo suficiente.

Compromiso. Saber crear acuerdos a largo plazo para construir entre los dos. Tener un proyecto en común que mueva la relación hacia el mismo punto en el futuro. Poder renunciar a ciertos deseos, anhelos y proyectos, cada uno, para poder construir el proyecto común de la pareja.

Gestalt Sin FronterasElegir con consciencia

En una relación sana los miembros de la pareja se unen conscientemente. Se conocen lo suficiente a ellos mismos como para no necesitar al otro para sobrevivir o para enfrentar las dificultades de la vida. Desean estar con él porque ambos disfrutan de su compañía. Juntos son más que la suma de dos y forman un “nosotros” que potencializa sus capacidades individuales.

En una pareja es fundamental conocerse,

cada uno en lo individual, para no necesitar que sea el otro

el que llene las carencias personales.

Si una persona no se considera libre, si no confía en sí misma sintiéndose capaz y si no se siente merecedora de ser amada, tendrá dificultades en una relación y muy probablemente no será una relación adecuada ni satisfactoria, pues estará basada en las carencias personales.

Para prosperar en la relación, ambos miembros deben considerarse libres, tener la capacidad para confiar en sí mismos y en el otro. Si esto no se cumple, lo más seguro es que se construya una relación de dependencia insana basada en las carencias individuales.

Gestalt Sin FronterasCimientos de una pareja sana

  • Amarse a uno mismo. Es imprescindible amarnos a nosotros mismos antes que a nadie más. Si esto no está como condición previa, será muy difícil aceptar el amor que nos ofrecen o el vínculo estará basado más en la necesidad que en el amor.
  • Saber comunicarse de manera efectiva.  Es importante haber adquirido buenas herramientas de comunicación, de lo contrario, la relación con otro será muy difícil poder transmitir a la pareja las necesidades, deseos, expectativas. Si no se tienen los recursos para una buena comunicación es muy importante que se aprendan.
  • Honestidad. Cada uno de los elementos de la pareja necesita saber mostrarse como realmente son si desean estar en una relación saludable. De lo contrario, se relacionarán con su pareja desde las máscaras o roles sociales y no desde su ser auténtico.
  • Sentirse digno. La dignidad significa sentirse merecedor de respeto. Si no hay dignidad personal, difícilmente se logrará que el otro nos trate de manera respetuosa.
  • Reconocer los límites personales. Si no identifica cada uno sus propios límites, capacidades, motivaciones y potencialidades va a ser muy complicado ocupar un espacio propio y la persona se sentirá desdibujada. Si esto ocurre, el miembro que no reconoce sus propios límites tenderá a invadir el espacio del otro o permitir las invasiones de su propio espacio íntimo y personal.
  • Tener claros los proyectos y propósitos individuales. De la misma forma que los límites, no se conocen los proyectos individuales, lo más natural es que uno o ambos miembros de la pareja se irán acomodando y acoplando a lo que surja, o a los proyectos y propósitos del compañero. Esto hará que la persona, de manera individual, debilite su identidad y tenga una sensación de insatisfacción por no estar cumpliendo con su propio destino.

Gestalt Sin FronterasEl concepto de uno mismo.

El concepto o idea que tengamos de nosotros mismos, surge en relación con el otro, y tiene que ver con el tipo de relación que establecemos con los demás. El apego de base (generado con los padres dese la más temprana infancia), genera determinadas carencias, que vamos a intentar suplir, como podamos, en nuestras relaciones con los demás, en especial con la pareja.

Cuando tenemos experiencias dolorosas en la infancia buscamos la forma de que no nos duelan y utilizamos los mecanismos de defensa: introyección, proyección, confluencia, aislamiento, retroflexión, proflexión. Los mecanismos nos ayudan a manejar nuestra realidad, pero nos distancian de nuestra esencia y nos hacen vivir una ilusión que no nos permite sobrevivir.

El niño que es corregido y controlado todo el tiempo, introyecta el mensaje de que no es bueno ser como es, pues esto generará que no sea aceptado ni apreciado como él es. Aprende que tiene que dejar de ser él, para ser lo que el otro espera que sea. Sólo así se sentirá aceptado, con lo cual tiende a desarrollar una falsa identidad causándole dolor o rabia. Como expresar lo que siente lo situaría en una relación difícil, aprende a reprimirla o a negarla.

En el fondo de nuestras relaciones con los demás está el miedo original a no poder sobrevivir sin el apoyo de los otros. Ese miedo primitivo se queda grabado en el inconsciente. La persona siente que si no hay alguien que la nutra, que le de cariño y seguridad, se morirá. Por ello aprende a adaptarse y a complacer a otros para sobrevivir, dejando de ser ella misma y renunciando a su autentico ser.

Para mitigar el dolor de no ser aceptado como es, y de intentar tapar las carencias a sus necesidades de relación, va formando una personalidad o coraza que le permita relacionándose con los demás, desde una apariencia que oculta la autentica esencia, el auténtico yo.

Gestalt Sin FronterasLos competentes de la personalidad

La personalidad está formada por los comportamientos, hábitos, costumbres, mecanismos de defensa, roles aprendidos y funciones, que nos dan la sensación de estructura e identidad y nos permiten resguardarnos de los posibles daños del ambiente o de los otros.

Aprendemos a adaptarnos a las exigencias de los demás repitiendo compartimientos que obtienen recompensa o evitan los castigos. Esto lo hacemos modelando o imitando a las personas significativas y viendo las reacciones de éstas hacia nosotros mismos. Aprendemos de los seres significativos en nuestra vida fundamentalmente de tres maneras:

  1. El reflejo: aprendiendo y aceptando lo que dicen de nosotros.
  2. La idealización: copiando modelos.
  3. La cooperación: adaptando comportamientos semejantes a quienes consideramos que son parecidos a nosotros.

Cabría la posibilidad de rebelarnos y estar en contra de lo que vemos en nuestro entrono, pero con frecuencia nuestra supervivencia depende de que nos adaptemos hasta que logremos ser independientes. Vamos formando nuestro concepto personal comparándonos con los demás, adaptándonos o sometiéndonos, intentando rebelarnos, absorbiendo las reacciones que los otros tienen ante nosotros. Cuanto más repitamos estos comportamientos, más inconscientes y automáticos se vuelven.

Gestalt Sin FronterasNegar las propias necesidades y deseos

Cuando negamos o reprimimos nuestras necesidades y deseos vamos bloqueando parte de nuestra verdadera identidad.

Además, cuando negamos facetas nuestras o reprimíos algunas partes de nosotros mismos nos limitamos y esto nos produce dolor. Como queremos liberarnos del éste usamos la manera consiente o inconsciente de no sentir a través de:

  • Suprimir el dolor.
  • Deseando generar dolor a quien nos lo provoca.
  • Intentando controlarlo.

Gestalt Sin FronterasEsta parte reprimida o inconsciente el lo que Jung llama la sombra que es la parte de uno mismo que es repudiada, reprimida o negada por necesidad.

Muchas veces proyectamos esa parte nuestra en los demás. Cuando no nos gusta algo en otro, puede ser que una faceta nuestra no quiera ser reconocida porque en el pasado nos sentimos rechazados al acatarla. Esto lo hemos intentando entender qué hay en el otro que me genera tanta confusión o incomodidad. ¿Qué está despertando en mí? ¿Es algo mío o el otro? ¿Qué es lo que tengo que aprender de ello?

Gestalt Sin FronterasConclusión

Si no nos conocemos realmente y no nos aceptamos incondicionalmente, no podremos generar una relación sana, pues proyectaremos en el otro todo aquello que rechazamos en nosotros mismos, generando conflictos en los cuales no podemos aceptar nuestra responsabilidad. El primer paso, por tanto, que tenemos que dar si queremos tener una relación sana y madura, es conocernos y aceptarnos de manera honesta. De esta manera será mucho más sencillo aceptar al otro como es, sin exigirle que se acople a nuestras necesidades para cubrir nuestras propias carencias.

 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. flor dice:

    gracias me encanto el articulo

    1. Me da gusto que te gustara, Flor. Gracias por dejar tu opinión. No te pierdas próximamente el artículo que publicaré sobre el difícil arte del compromiso en pareja. Te puedes suscribir gratuitamente al blog para recibir las notificaciones cada vez que se publique un artículo. Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s