Aprender a aceptar la crítica de los demás

terapia_gestalt_si¿Por qué soy tan intolerante ante la crítica?

«El pensar bien consiste, o en conocer la verdad o en dirigir el entendimiento por el camino que conduce a ella. La verdad es la realidad de las cosas. Cuando las conocemos como son en sí, alcanzamos la verdad, de otra suerte, caemos en error.»

Balmes

En esta ocasión Pablito – un paciente recurrente en este espacio -,  quiere trabajar su intolerancia. Especialmente aquella ante las crítica hacia su persona.

Pablito le comparte a su terapeuta sobre sus  miedos y dudas en cuanto a su manera de reaccionar, casi siempre a la defensiva, o tratando de justificarse ante otros por las críticas que le hacen sobre algunos de sus comportamientos.

– ¿Cómo te hace sentir tu intolerancia ante la crítica? – le cuestiona su terapeuta -.

-Mal – contesta Pablito – me critico y me enojo conmigo por no saberme contener y me regaño por horas cada vez que lo hago, a veces incluso por días.

Pero, por más que me regaño, no logro dejar de reaccionar cuando me siento criticado. ¿Qué crees que deba hacer? Esto no me está ayudando en nada a mejorar mi autoestima, al contrario.

Su terapeuta le habla de la importancia de aprender a ver los detalles de sus comportamientos para poder alimentar y sanar la autoestima.

Conversan ambos,  acerca del coraje que hay que aprender a tener para aceptarse a uno mismo, aunque haya cosas que no le gusten,  y la importancia de hacerlo no sólo con la cabeza, sino también con el corazón.

-Sí, entiendo lo que me dices, pero… ¿te puedo contar algo para que me comprendas mejor?- Su terapeuta asiente y Pablito relata su experiencia:

molesto_ser_foco_críticas–  La otra noche llegué a casa de unos amigos y, cuando me preguntaron que cómo me había ido, les dije que que me sentía muy cansado, pues había tenido que lidiar escuchando las quejas de muchos de mis clientes.

– Les expresaste cómo te sentías después de un día entero  escuchando quejas de tus clientes. – Le refleja su terapeuta-.

– Sí, pero entonces, ellos pusieron cara de fastidio y uno de ellos me dijo: “Ya deja de quejarte, todo el tiempo lo estás haciendo”, yo me sentí muy mal, pero antes de que dijera nada, él me dijo  que siempre que llegaba a las reuniones, salía con lo mismo de que estaba cansado, que parecía que no me gustaba esforzarme y que debía tener una mejor actitud ante el trabajo.

– Debes de haberte sentido muy incómodo con sus comentarios.- Le responde su terapeuta de manera empática; Pablito asiente y le responde:

intolerancia a la crítica– Me enojé mucho. Me molesta que la gente me critique, inmediatamente me pongo a la defensiva, me empiezo a justificar  o bien, me quedo serio y cayado. Pero esta vez no me aguanté y le dije pregunté si para  él sería fácil  estar oyendo todo el día a la gente quejarse.

-¿Y qué te respondió?

-El muy canalla me dijo que eso era exactamente lo que él y los otros hacían siempre que me veían, aguantarse de que yo me estuviera quejando todo el tiempo. Me quedé helado con su respuesta, pues, aunque me incomodara, era verdad lo que estaba diciendo.

-¿Y qué es, en concreto, lo que quieres hacer con esto?

tolerar la crítica de otros-Bueno -responde, Pablito después de pensarlo un momento-, creo que es una buena oportunidad para trabajar la aceptación conmigo mismo, aceptando las críticas y las observaciones negativas sin ponerme ansioso, ni a la defensiva.

-Me parece una buena idea. Podrías intentar hacer algo nuevo en lugar de enojarte. Por ejemplo, pedirle a tu amigo  qué te diga más haces cuando llegas a las reuniones, de qué otras cosas te quejas y refunfuñas.

Pablito abre los ojos, sorprendido de lo que le dice el terapeuta. -¿Pedirle más detalles? ¿Para que me critique más?-

-Puedes verlo como crítica o también como una retroalimentación que te ayude a conocer esa parte que no alcanzas a ver y que ellos sí ven. Por lo menos ese amigo tuyo que se atreve a decirte lo que le pasa con tus quejas.

– Creo que, si soy sincero, lo que me dice mi amigo me molesta porque en el fondo sé que sí soy así, bastante quejumbroso, pero no puedo evitar enojarme cuando me lo recuerdan.

crítica_destructiva– ¿Tiene que ver con algo similar que te pasaba en la infancia o en la adolescencia?

-Puede ser. Mi mamá me criticaba mucho y eso me enojaba. Pero ella no se daba cuenta de que también se la pasaba quejándose.

– Entonces aprendiste bien.

-¡Vaya que sí!, Pero bueno, creo que tienes razón, la próxima vez que mi amigo me haga ver que me estoy quejando, en lugar de reaccionar como siempre, enojándome, le pediré que me dé más detalles de lo que hago.

Así, tengo la oportunidad de aprender más de mi comportamiento.

la_critica_es_necesariaCambiar el significado de la crítica para nos ayude a mejorar

Muchas de las cosas que nos ocurren en la vida se pueden leer de dos diferentes maneras. Si queremos verlo desde una perspectiva negativa, entonces, no sólo no cambiaremos, sino que fortaleceremos las características de personalidad o los comportamientos negativos, como una forma de defendernos de las críticas y las observaciones de otros.

Pero también podemos verlo de una manera positiva y pensar que el cambio es sencillo, siempre y cuando estemos abiertos a ver nuestros puntos obscuros y ayudarnos de las observaciones de los demás, viéndolas como retroalimentación, y no necesariamente como juicios o como críticas negativas.

Tal vez así aprendamos a ser menos duros con nosotros mismos y con los demás. Tener una mirada más benévola y relajada, verlo incluso  de de una manera “divertida” nos puede ayudar a ser más abiertos ante lo que los demás nos reflejan de nuestras conductas  que si tomamos una actitud defensiva.

frases-de-critica-de-Jules-Renard-01 Así, en vez de enojarnos con nosotros mismos y con los demás, dejaremos de utilizar la mirada dura del verdugo y empezaremos a tener una mirada más amorosa y apreciativa hacia nosotros mismos y los demás lo que, seguramente, no sólo nos hará sentir mejor a nosotros mismos, sino que nos permitirá mejorar nuestras relaciones, incluso, con aquellos amigos criticones y juzgones que tanto detestamos, a quienes aprenderemos a valorar como espejos que nos ayuden a ser mejores personas corrigiendo algunos comportamientos que a los demás les llegan a irritar de nosotros mismos y que no nos damos cuenta.

¿Y tú qué piensas? ¿Eres de los que critican, reciben críticas o no toleras que se te cuestione?

frases-de-critica-de-Fernando-Sanchez-Drago-01

Anuncios

8 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Eliza dice:

    Madre Mía!!!…me identifiqué con Pablito ya tiendo a quejarme de todo, mirando la vida de forma negativa. Cuando me doy cuenta de mi error es después de proferir mis quejas. Hace un mes, después de un ejercicio psicológico en el cual la gente te escribía una carta anónima resaltando que aman y que odian de ti….a mí fue a la que escribieron más cartas, resaltando cosas maravillosas que no había visto en mi persona….me cambio la perspectiva,me conmovió hasta las lágrimas, y me ayudó a identificar mis debilidades. Ahora sé en que aspectos debo mejorar y cuáles trabajar.

    Me gusta

    1. Gracias por compartirnos tu experiencia y por tu comentario. Saludos.

      Me gusta

  2. NEOS dice:

    Aprender de los demás es una tarea que debemos ejercitar continuamente.. Abrir nuestro corazón y nuestra mente para saber recibir las criticas aunque muchas de las veces sean dolorosas

    Me gusta

    1. Sí, estoy de acuerdo contigo, Neos, pero no siempre es fácil, pocas veces lo es, pues siempre se atraviesa el ego, el orgullo, y no nos permite ver las cosas con tanta claridad. Por eso tenemos que entrenarnos continuamente para no sólo abrir el corazón, sino también la consciencia de nosotros mismos y de los otros para reconocer, cada vez más, la realidad. Se necesita también mucha responsabilidad para aceptar las cosas nuestras o de los otros tal como son. Aquel que aprende, de verdad, a aceptar a los otros con sus errores, debilidades, maneras de ser diferentes, merece todo mi respeto y admiración. Yo no quisiera morirme sin haber aprendido a aceptar a los demás con sus diferencias, sin juzgarlos y sin tratar de cambiar sus comportamientos y su manera personal de reaccionar o de percibir la vida.

      Me gusta

  3. esmeralda dice:

    Luis Fernando, que barbaridad eres un ser que escribe sus artículos los cuales a muchos nos llegan en el momento exacto, gracias Maestro, siempre aprendo de ti.

    Me gusta

    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Esmeralda, noto en ella tu cariño y tu reconocimiento sincero de siempre. Te quiero mucho. Gracias por estar siempre.

      Me gusta

  4. Refugio Aguilera dice:

    Me encanto el modo en que escribiste esta vez!!!, un relato que me fue llevando a querer saber su fin, felicidades Luis Fer, ya extrañaba tus publicaciones, saludos y que estés bien en este mes en que apapacharemos a nuestro niñ@ interior eh?

    Me gusta

    1. Gracias, Refugio por tu lindo comentario. Me alegra que te haya gustado este artículo. Lo tenía guardado desde hace algún tiempo y no estaba seguro que fuera a ser de mucho interés, por lo visto me prejuicié más de la cuenta. Y eso es lo más grave, ¿cierto? Qué no son sólo ni son siempre los otros nuestros peores críticos y jueces, sino nosotros mismos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s