Dignidad y aceptación plena: con mi vulnerabilidad y mis imperfecciones

Ser alguien de todo corazon

 

Vivir de todo corazón, sobre la práctica de nuestra vida desde un lugar de dignidad”.

Esto significa, según Brené Brown, cultivar el coraje de aceptar nuestra vulnerabilidad,  la compasión con nosotros y los otros, y la conexión. Implica también despertar cada mañana y pensar: No importa lo que se hace y cuánto queda por hacer, yo soy suficiente. Ir a la cama por la noche pensando: Sí, yo soy imperfecto y vulnerable y con miedo a veces, pero eso no cambia la verdad que yo también soy valiente y digno de amor y pertenencia.

Conexión y autenticidad

Dentro de las investigaciones que realizó, Brown llegó a la conclusión que lo más importante – y difícil -, es que la conexión, cuando se consigue, es un resultado de la autenticidad. Las personas con la capacidad de entrar en contacto, y esto también lo vemos en el trabajo de la terapia gestalt, sólo se da cuando tanto el terapeuta como el paciente se arriesgan para mostrarse de una manera auténtica. Sólo así, se logra desarrollar la intimidad dentro de una relación. Sin autenticidad, ni hay contacto, sin contacto (o conexión como lo llama Brown) no hay intimidad, y sin intimidad, no podemos hablar una relación autentica, una relación íntima.


Las personas auténticas, con capacidad de conexión (de contacto)  están dispuestas a correr el riesgo de renunciar ael derecho de ser yo lo que deben ser -de acuerdo a las ideas y exigencias externas- para ser quienes son, algo absolutamente necesario para lograr la conexión y la intimidad.


Conexión y vulnerabilidad

El otro aspecto que tienen en común las personas con dignidad, de acuerdo a esta investigación,  es que aceptan plenamente la vulnerabilidad –en ellos y en otros-. No consideran que la vulnerabilidad sea algo cómodo pero tampoco la vivien como algo insoportable. Simplemente la ven como algo necesario.


aceptar tu vulnerabilidad te hace bello

 

 

Las personas dignas y con sentimiento de merecimiento, creen, con toda seguridad,  que lo que las hace vulnerables… las hace hermosas.


La vulnerabilidad es, para el ser humano, tan inevitable como la incertidumbre. Nunca podemos saber lo que va a pasar al instante siguiente, por tanto, nunca podemos estar lo suficientemente preparados para preever como vamos a enfrentar los contecimientos del futuro en el que puede suceder cualquier cosa, por tanto, somos, practicamente en todo momento vulnerables.

 

Las personas que reconocen la vulnerabilidad como parte de la vida y que saben que es necesario aceptar aceptar este hecho como algo natural, reconocen su disposición para:

  • Ser ellas las primeras en reconocer un “te amo” antes de esperar -por seguridad o protección- que sea el otro quien lo
    merezco amarme y pertenecer

    exprese primero;

  • Tienen la disposición de hacer cosas sin garantías de que todo salga bien de acuerdo al plan o a sus expectativas.
  • Están dispuestas a seguir respirando a la espera de la llamada del doctor que les confirme el riesgo de unos estudios o radiografías.
  • Se arriesgan a invertir en una relación que puede funcionar o no.
  • Estan convencidas de que, para poder enfrenter la incertidumbre y la vulnerabilidad es necesario construir toda esa “FE” en la vida, que la confianza  es algo fundamental.
  • Que no tienen el control de las cosas de la vida. Todo lo contrario, su campo de “afectación” es muy limitado.

Las personas con capacidad de conexión, aceptan, en fin,  que la manera de vivir es con vulnerabilidad, dejando de predecir y controlar. Y esto, precisamente,  es uno de los principios de la terapia gestalt. Para poder vivir “la realidad” y desarrollarse como seres humanos, hay que entrar en contacto –conexión- con la novedad. Eso implica un riesgo, pues hay que salir de las respuestas conocidas, y al entrar en contacto con la novedad todo nuestro organismo percibe la ansiedad que eso genera. Estamos corriendo el riesgo de existir… el único que nos permite reconocer que estamos vivos.


La vulnerabilidad es el núcleo de la vergüenza y el miedo, de nuestra lucha por la dignidad, es también el punto de partida de la dicha, la creatividad, la pertenencia, el amor y nos da la posibilidad de la compasión y de la empatía para con los otros.


ser auténticos nos abre la posibilidad al amor

“Hay personas que, cuando se dan cuenta de que la vulnerabilidad y la ternura son importantes se rinden y se entregan a ello, pero la mayoría nos resistimos y luchamos contra esto”. Brené Brown


“Cuando dejamos de pelear contra la vulnerabilidad, recuperamos nuestra vida”.  Brown


La estéril lucha contra el sentimiento de vulnerabilidad

¿Por que luchamos tanto contra la vulnerabilidad?  ¿Que es lo que a cada uno de nosotros nos hace sentir vulnerables?: pedirle ayuda a la pareja, empezar a tener sexo con el marido, ser rechazada, preguntar algo que no sé, que mi terapeuta se vaya, ser despedido del trabajo o tener que expulsar a alguien del colegio, defender un derecho, que me reclamen. Este es el mundo en el que vivimos, es un mundo vulnerable.

Una manera de enfrentarlo es adormeciendo la vulnerabilidad. Lo que intentamos hacer es adormilar la vulnerabilidad. Lo

encerrarse para no sentirse vulnerable

hacemos a través de varias formas:

  • Endeudamiento (al gastar, adormecemos la ansiedad que nos provoca el sabernos vulnerables)
  • Comiendo de más (sobre peso y obesidad causada por el alimento para “llenar” el vacio existencial y el miedo de estar vivos)
  • Adicciones y medicación (para anestesiar la sensación de vulnerabilidad, finitud, impermanencia).

Desafortunadamente para los seres humanos no se puede adormecer selectivamente una emoción, afirma Brown –  no se puede decir “esto es lo malo, esta es la vulnerabilidad, este es el sufrimiento, esta es la vergüenza, este es el temor, esta es la decepción, no quiero sentir esto” me voy a tomar una copa o me voy a comer un pastel para no sentir esto” .


No se puede adormecer esos resentimientos sin adormecer los afectos y las emociones.

anestesiar el dolor y la vulnerabilidad anestesia tambien la dicha y la felicidad

Si adormecemos la vulnerabilidad, el temor, la decepción, el sufrimiento, adormecemos también la dicha, la gratitud, la felicidad y entonces somos miserables. Vamos en busca de propósito y significado, nos sentimos vulnerables y entonces bebemos y comemos y nos sentimos vacíos y desdichados para volver a empezar un círculo que puede  convierte un ciclo peligroso. Una de las cosas acerca de la cuales tenemos que pensar es porqué y cómo nos adormecemos y la salida no son sólo las adicciones o compulsiones que hemos mencionado.

Hacer de lo incierto algo cierto: la gran fantasia

querer hacer de lo incierto una verdad absoluta

 

Otra cosa que hacemos es hacer de todo lo incierto algo cierto. “La religión ha pasado de ser una creencia en la fe y el misterio a ser una certeza: ‘Tu estas equivocado, ¡tu callate!‘ Es todo. Sólo certezas.


“Cuanto más miedo tenemos, más vulnerables somos y más temor sentimos”


Así se ve la política hoy en día. Ya no hay discurso, no hay conversación, solo culpa. La culpa es un modo de descargar dolor e incomodidad. Si me siento culpable, entonces ya no tengo que sumir la responsabilidad de mis actos. (Brown) . Es decir: pago mi deuda con el sentimiento de culpabilidad.

Ser perfecto: otra forma de querer negar la vulnerabilidad

Querer ser lo que Debo ser y negarme a ser quien soy, fuente de dolor y sufrimiento

 

Queremos ser perfectos físicamente, queremos que nuestros hijos también sean perfectos. Los niños, cuando nacen, están diseñados para luchar, y cuando sostenemos a esos bebes perfectos, nuestra tarea no es decir “mirala es perfecta”, nos convencemos de que nuestra tarea es mantenerla perfecta, asegurarnos que este en el mejor equipo, en la mejor escuela. Pero esa no debería ser nuestra tarea…

 

eres imperfecto, vienes a luchar, pero digno de pertenecer y ser amado

 

 

 

 

Nuestra tarea es mirar y decir “¿Sabes? Eres imperfecto, naciste para luchar, pero eres digno de amor y pertenencia”. (Brown)


“Muestrenme una generación así y se acabaran los problemas que tenemos hoy en día. Fingimos que lo que hacemos no tiene un efecto en las personas. Lo hacemos en nuestras propias vidas, en nuestras empresas – ya sea en un rescate financiero o en un derrame petrolero -, fingimos que lo que hacemos no causa un impacto en las otras personas. Yo le diría a las empresas que no somos ingenuos. Necesitamos que sean sinceras y autenticas y digan: ‘lo sentimos’ ‘lo vamos a solucionar” (Brown)

“Pero hay otra manera –nos asegura la autora – y termino con este pensamiento, esto es lo que he encontrado:

“Permitamos que nos vean, que nos vean en profundidad, con nuestra vulnerabilidad; amemos con todo el corazón aunque no

aceptarme con mis defectos y mi vulnerabilidad es reconocer que estoy vivo

 

haya garantías; eso es algo muy difícil (…) es terriblemente difícil. Practicar la gratitud y la dicha en momentos de terror en los que nos preguntamos: ¿Puedo amarte tanto? ¿Puedo pensar en esto con tanta pasión¿Puedo ser tan ferviente en esto? Sólo sean capaces de parar y, en vez de pensar que va a suceder una catástrofe digan: “estoy muy agradecido porque sentirme tan vulnerable significa que estoy vivo”

Y por ultimo, lo que pienso que quizá sea lo más importante, es creer que somos capaces.  Cuando trabajamos desde ese lugar de “soy capaz”‘, entonces dejamos de gritar y empezamos a escuchar; somos más considerados y amables con la gente que nos rodea, sómos mas considerados y amables con nosotros mismos” Brené Brown

El amor no es amor hasta que no se vuelve vulnerable

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Lucerito del C Cervantes Franco dice:

    El pensamiento de Brené Brown me parece muy claro y me lleva de la mano para comprenderme más. No luchar contra lo que en realidad soy y aceptar las cosas como se presentan.
    La útlima frase: El amor no es amor hasta que no se vuelve vulnerable
    Es fascinante. Mostrarme al otro con mis imperfecciones y sabedora de lo que soy capaz; me permite reconocer a quien me acepta y ama por mí misma.

    Me gusta

    1. Comparto completamente tu punto de vista. Creo que nunca me quedo tan claro lo que habia en el fondo de mis miedos y mi ansiedad: la resistencia a reconocerme con mi vulnerabilidad… ¡Y todo lo que hacemos para esconderla! ¡Y las consecuencias que eso conlleva! Pienso que esta mujer estaba iluminada cuando descubrio todo esto y le agradezco que nos ayude a verlo.
      Es muy esperanzador que diga que la gente digna se sabe mostrar, se sabe merecedora y se sabe hermosa cuando reconoce su vulnerabilidad, ¿no crees?
      Luis Fernando Martinez

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s