El dinero: una herramienta para la espiritualidad

¿Cómo es tu relación con el dinero?

relación_con_dineroEl dinero tiene mala fama, pero en realidad no es bueno ni es malo, es neutro: todo dependerá de la forma en que cada persona lo maneja.

El dinero refleja valores y creencias y el nivel de conciencia de quien lo maneja, tanto en pequeñas como en grandes cantidades.

nuestra_relación_con_el_dineroDate cuenta como las expresiones corrientes que escuchamos a diario en relación al dinero son del tipo:

“El dinero no da la felicidad”; “el dinero corrompe”; “es pobre, pero honrado”; “nadie se hace rico trabajando”; “si es rico, no puede ser honrado”; “yo no quiero enriquecerme”; “el dinero es la fuente de todos los males”.

Cada una de estas expresiones tiene implícitas ciertas creencias acerca del dinero que influyen en cómo cada persona considera el aspecto económico de su vida.

relación_con_dinero
Händedruck

Estamos hablando, en realidad, de cómo nos relacionamos “a través del dinero”, cómo lo utilizamos y cuál es el lugar que ocupa en nuestra vida, porque lo económico lleva implícitas relaciones humanas en las que ofrecemos algo nuestro y tomamos algo a cambio.

Insistamos en ello, el dinero es dinero no es ni bueno ni malo. Es tan sólo una herramienta que, cada vez que la utilizamos, estamos interactuando con un complejo sistema económico.

relación_con_el_dineroVivimos en una sociedad de consumo. La mayoría de las personas gastamos dinero a diario sin ser muy conscientes de nuestros hábitos de consumo.

Nos dejamos llevar por la publicidad y la mercadotecnia y, con gran facilidad, nos engañamos con la idea de que necesitamos el último celular, la última cámara, la más reciente y potente computadora, una nueva sala, otras cortinas y alfombras que combinen con los muebles que acabamos de comprar, comer en el restaurante de moda o comprar ese bonito vestido o ese traje elegante que tanto necesito para impresionar a mis clientes. Pero, cuando más consciente me haga de mi forma de utilizar el dinero, más probable es que logre superar el apego a lo que «yo» necesito para hacer-«me» feliz.”

Tras haber discernido qué hábitos de consumo parecen reportarnos paz y cuáles ansiedad o problemas, podemos ser más disciplinados en la forma de gastar el dinero que ganamos, de una manera, por ejemplo, más consciente y significativa.

inversiones_sanas_sabiasEn lugar de gastar en una compra impulsiva de la que muy seguramente te aburrirás muy pronto al darte cuenta de que eso que compraste no era en realidad tan necesario en tu vida, ni tan maravilloso, ni te genera toda esa felicidad, personalidad o estatus que ofrecía la publicidad, podrías descubrir que obtienes más gratificación al utilizar ese dinero para, por ejemplo:  prepararte más profesionalmente; para cubrir necesidades auténticas tuyas;  de tu familia o tu casa; para darte unas merecidas vacaciones; pagar tus deudas pendientes;  para visitar a una hermana que hace tiempo que no ves pues vive en otra ciudad; para pagar esa terapia que has estado postergando tanto tiempo sabiendo que la necesitas con urgencia, o simplemente, al donarlo a una buena causa.

“Trabajas mucho para que tu patrimonio aumente.

Y luego lo guardas muy bien… ¡Cuánta angustia te reporta todo ello!

Para desembarazarte de eso, recuerda:

La riqueza es como un sueño, tanto si la posees como si no.

Cuando aprendes que las cosas materiales no son más que un sueño,

te enriquecerás de contento, algo supremo a toda riqueza.”

Khenpo Tsultrim Gyamtso Rinpoche

tu_relación_con_el_dineroRinpoche señala que acumular el dinero que ganas, te sumerges en la angustia, pues contar cuánto dinero se tiene no ha hecho a nadie feliz, excepto a un avaro.

En lugar de ello, puedes intentar poner en práctica la generosidad y ofrecer tu dinero de manera que sientas que tendrá un efecto positivo en el mundo.

El dinero llega y el dinero se va, pero si lo usas de una manera que ayude a los demás, entonces sin duda sentirás alegría.

Aunque viviéramos en una sociedad de trueque,
 si seguimos pensando que lo primero es nuestro interés y lo que recibimos
“a cambio de”, en lugar de pensar en lo que podemos aportar y en cómo nuestros actos podrían mejorar la convivencia con los otros,
 el problema persistirá, con dinero o sin dinero.

Joan Melé

Examina la esencia del dinero

money¿Por qué para algunos es tan complicada la relación con el dinero? Prefieren hablar de abundancia, de prosperidad, de éxito o de energía. La palabra “dinero” es sospechosa, les genera cierta incomodidad y rechazo.

Quizás creamos que es imposible unir conciencia y dinero, cuando es al contrario: no hay separación radical entre ambos, sino que el dinero es una forma más de manifestación de la conciencia.

De hecho, esta crisis lo refleja claramente: no es falta de dinero, no es culpa del dinero; lo que escasea es la conciencia, el buen uso, el buen dar y el buen recibir.

El dinero es “inocente”, es sólo un medio para dar y recibir, intercambiar dones y servicios, poner un valor a lo que damos.

dinero_gestalt_consciencia_acerca_dineroNecesitamos devolver al dinero su lugar perdido, el uso para el cual fue creado: fluir para facilitar el intercambio justo, en definitiva, el equilibrio.

Nos hace falta hablar de dinero, devolver al dinero su inocencia, poner en el dinero conciencia para que recupere su función original. Habrá́ que hablar de dinero con conciencia y sin miedo, comprender que sólo es un potenciador de lo que llevamos dentro: si dentro hay generosidad y altruismo, el dinero se empleará en beneficio de lo colectivo; si lo que hay es avaricia o pereza, el dinero se orientará a conseguir más con el menor esfuerzo posible sin ser él, en sí mismo, el responsable de ello. 

El dinero es un medio de intercambio que no tiene emociones, poder o juicio. Las emociones, el poder y los juicios, se lo damos nosotros.

Pongámoslo bien en claro: El dinero no es bueno, ni es malo, ni el culpable de los males del mundo.

terapia_gestaltEl dinero es tan efímero como el resto de las cosas que hay en la vida: nuestros cuerpos cambian y evolucionan constantemente; nuestros padres se hacen mayores y sus mentes y cuerpos también cambian. El barrio de nuestra infancia, nuestro bar favorito y nuestro coche nuevo también cambian con el tiempo. Todo lo que nos rodea, todos los fenómenos, fluctúan constantemente. Nada es tan real y sólido como creemos. Está vacío, carece de naturaleza permanente y duradera.

La verdad del vacío también es evidente en nuestra estructura económica. Durante muchos años se consideró que Estados Unidos era económicamente superior al resto de países. Ahora, ya no es el caso. La gente pensó que los beneficios de sus inversiones no dejarían de aumentar, que siempre tendría acceso a buenos empleos y que podría pagar sus hipotecas. Luego estalló la burbuja y se reveló una realidad basada en una recesión.

consciencia_del_dinero_espiritualidad

Fue una gran sorpresa para todo el mundo, en especial para aquellos que albergaban ciertas ideas acerca de su situación económica. La idea de que su dinero estaba sometido a cambios positivos les sorprendió, por decir lo menos, esta transformación hacia la crisis cuando se sentían tan seguros.

A nivel más individual, el dinero se ha tornado más efímero para cada uno de nosotros al aumentar la tecnología. Antes sólo podías hacer pagos con efectivo, tarjetas de crédito o cheques.

Ahora puedes utilizar sitios web para realizar pagos, comprar artículos con un solo clic y pagar tus facturas electrónicamente. La única forma en que puedes rastrear tu situación económica es dirigiéndote a la página de internet de tu banco y mirar el número que te comunica el estado de tu cuenta. Pero parece de dementes ligar nuestro bienestar a un simple número que aparece en la pantalla de una computadora ese día.

¡Somos más que un número;

somos más que el dinero!

Cuando te descubras apegado a tu dinero, abandona ese apego. Reconoce que el dinero viene y va. El dinero no puede hacerte daño; lo que nos lastima es nuestro apego a él. Depende de cada uno de nosotros el aferrarnos a nuestras reacciones emocionales ante la realidad en constante cambio de nuestra situación económica. De hacerlo, nos veremos inmersos en la ansiedad. Esta idea se aplica a todas nuestras circunstancias externas, no sólo al dinero.

 El dinero puede ser una herramienta en el camino espiritual

gestalt_dinero_consciencia Con convicción en tu estado despierto en tu bondad fundamental, estarás basando tus interacciones económicas en tu capacidad de ser amable, compasivo y capaz, y por ello «empuñarás» tu dinero con la misma destreza que un samurái empuña su sable.

Cuando adoptas la perspectiva de sintonizar tus decisiones económicas con tu bondad fundamental, estás reconociendo el dinero como una herramienta de tu viaje espiritual. Estás considerando la interrelación entre tú y tu mundo como una experiencia inherentemente sagrada, y tu dinero es el canal para expresar tu estado de alerta. En lugar de considerar el dinero como parte de un sistema corrupto e injusto, puedes utilizarlo para mejorarte tú y la suerte de los demás, lo cual es un acto mágico.

Como vivimos en sociedad, tenemos la oportunidad de hacer lo mismo que hacen los demás, o bien, tomar un camino distinto e intentar algo nuevo. Cuando intentas algo nuevo, estás creando un impacto en la sociedad. Puedes reconocer que nuestro sistema económico no es estupendo, y puedes también decidir gastar tu dinero de manera contraria a la cultura consumista en la que vivimos.

Puedes utilizarlo como el arma de un guerrero, para ayudar a los demás lo mejor que puedas.

 El primer paso: ser conscientes de nuestra manera de utilizar el dinero.

Empieza discerniendo cómo gastas el dinero. Observa cómo afecta a otros y ajusta tus hábitos de gasto para asegurarte de que alcanzan el mayor impacto positivo. Este proceso te permite reconocer la naturaleza efímera del dinero y utilizarlo con confianza en tu bondad fundamental.

El resultado de este proceso es que demuestras que el dinero puede ser una manifestación de energía iluminada. Utilizas el dinero como una puerta que abre tu vida a un “mundo sagrado.”

El dinero es la fuerza motora con la que los seres humanos construimos el mundo, de ahí́ que la economía sea algo tan simple como el tablero de juego sobre el que se producen nuestras relaciones e intercambios.

consciencia_financiera_espiritualidad_dinero

Teniendo en cuenta que el sistema de mercado somos todos, si todos cambiamos nuestra manera de pensar, de ser, de actuar y de invertir nuestro dinero, cambiará el funcionamiento y la dirección que tome el modelo económico.

El poder del ciudadano no reside tanto en su voto como en la dirección a la que dirija su dinero: su forma de consumir, de ahorrar y de donar.

Joan Melé

Fuentes: Lodro Rinzler. “Camina como un Buda”. iBooks.Ee

Apuntes de Escuela Española de Educación Transpersonal.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Me ha parecido muy interesante el artículo, Gracias por compartirlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s