Las mentiras y el autoengaño: el cáncer para una relación

Autoengaño-490x346-300x211Engañar a otros o a nosotros mismos respecto a los que queremos en una relación de pareja es la mejor manera de no conseguir lo que estamos buscando o de creer que lo hemos conseguido de una forma que, más tarde o más temprano, generará conflictos, desilusiones y resentimientos.

¿Cuándo y cómo una persona engaña a aquel con quien está saliendo y a las personas cercanas?

  • Cuando, durante el proceso de conocer a alguien, la persona le asegura al otro que en realidad no quiere una relación por miedo a que ese o otro “se asuste” si le dice la verdad, lo niega a pesar de que ella está consciente de que sí lo desea y que es lo que de verdad está buscando.
  • Cuando le niega a sus familiares y conocidos los “detalles” de la persona con quien está saliendo, por miedo a que los demás le digan que está cometiendo un error salir con él. 
  • Otra forma de mentirse es reconocer señales de alarma y negarse a verlas confiando en que, cuando él la conozca más y  y se “enamore de verdad”, todo eso cambiará. Después de todo le gusta demasiado y no quiere perder la oportunidad de tener algo con él dure lo que dure.

engaño-deshonestidad-autoengañoEs muy frecuente que desde las primeras citas, una persona que está buscando una relación amorosa detecte actitudes y conductas en el otro que la ponen en alerta, tal vez porque ya ha vivido varias experiencias y puede identificar ciertos patrones en las personas que no desean comprometerse de verdad. Sin embargo las pasa de largo por temor a perder la oportunidad de encontrar algo más con esa persona. Más adelante, cuando sufra de nuevo una gran desilusión pensará algo como: “yo lo sabía desde el principio. Que él en realidad no deseaba un compromiso como yo”.

Evitar la desilusión negándose a escuchar que el otro no busca nada serio

El otro puede, incluso, dejar muy claro que no le interesa ir más allá de una aventura ocasional, pero la persona que desea encontrar a alguien para acabar con la soledad, puede estar cansada de buscar sin encontrar a nadie y empieza con el proceso de autoengaño diciéndose cosas como:

  • En realidad eso no es lo que quiso decir.

  • Está confundido y tiene miedo.

  • Cuando él me conozca va a cambiar de opinión, todo mundo cambia de opinión.

  • Él es el hombre más atractivo y simpático con el que he salido jamás y serías una estúpida si lo dejara ir.

En consecuencia, se miente una vez para sentirse feliz por un breve periodo de tiempo y volver a caer, tarde o temprano, es múltiples desilusiones y desengaños y al final, terminará culpando a la persona por ser tan egoísta (sin importar que él lo haya dicho desde el principio y ella no lo haya querido escuchar)o culpándose a sí misma por no haber querido ver la realidad y haberse dejado “engañar”.

autoengaño_en_relaciones_amorosasCuando al que engaña es al otro

Pero no sólo se miente a sí misma, también le miente a él cuando, a pesar de su advertencia de que no quiere nada en serio, ella va de las salidas al cine,  a los besos y a los abrazos, a pasar juntos la noche, o bien, -mejor dicho y para colmo-, a conductas como pagar cada quien su cuenta (o a ser ella la que paga con tal de seguirlo viendo); a prestarle el carro cada vez que lo necesita (que puede ser diario o varias veces a la semana); a ser ella la que siempre le llama, lo invita o le sugiere tener relaciones y una larga lista de situaciones similares.

Cada vez crece más en la mente de quien sí desea el compromiso la idea de que lo está logrando (es decir, el autoengaño se va desarrollando), que está consiguiendo que él se enamore de ella, aunque pasen semanas sin saber nada de él. Le resta importancia al asunto pensando cosas como: debe estar demasiado ocupado, pero de seguro está pensando en mí.

chica sonrisaTambién se cuida (para no asustarlo tan pronto o mientras encuentra la manera de embaucarlo)  de no mencionar palabras como: noviazgo, compromiso, relación y mucho menos cosas como: matrimonio, vivir juntos, hijos o futuro.

Todo lo contrario, le miente diciéndole que le encanta la relación con él porque es divertida, sin compromisos, con sexo sólo por diversión lo cual “le fascina”. Cuando él pregunta si de verdad no está pensando en algo más, ella le asegura que en este momento tampoco quiere involucrarse en algo serio porque tiene muchas cosas en mente por hacer antes de pensar en matrimonio o en hijos.

En conclusión, el autoengaño se complica aún más con el engaño al otro. En el fondo sabe muy bien que lo único que está haciendo es reproducir las mismas estrategias de toda la vida, aquellas que la arrastran al sufrimiento, la desilusión, el malestar, la destrucción del amor propio y de la autoestima y que la dejan más sola que al principio, pero siente que no puede evitarlo y que no tiene el valor de enfrentar la realidad ni la verdad y salir huyendo de la mentira.

El autoengaño: la forma de mentir más dañina

La autora Tracy McMillan en su libro: Por qué no te has casado aún, afirma que hay miles de maneras de mentir en una relación, pero que, la más grave y la que realmente importa es: cuando la persona se miente a sí misma.

El autoengaño  es una de las conductas más destructivas que existen cuando se pretende construir una relación sana y feliz.

 Tracy McMillan

engaño_mentiras_autoengañoSi la persona no se mintiese a sí misma, tendría que reconocer todas las formas en las que una actitud de superioridad, de perfeccionamiento, de locura, miedo o de resentimiento hacia los hombres, o el sexo causal, afectan  las relaciones o impiden que crezcan y se desarrollen.

Detrás de las mentiras siempre está el deseo de conseguir lo que se quiere. Un tanto parecido al maquiavelismo que promovía la idea de que El fin justifica los medios. El fin es tener una pareja, los medios, el engaño y la mentira en múltiples formas.

La persona que está interesada en alguien que no siente lo mismo o no desea lo mismo que ella, se verá muchas veces tentada a mentirle al otro o mentirse a sí misma. Así, hace “lo que cree que tiene que hacer” (mentir, negar la realidad, distorsionar los hechos) y después borra las huellas de su crimen a través del proceso mental de la negación.

Lo que una persona que busca pareja a como de lugar olvida, es que para que exista una relación sana y madura se requiere ante todo, de dos personas que sean lo más auténticas posibles tanto con ellas mismas como con los demás.

Una persona auténtica será, la mayoría de las veces, capas de reconocer las mentiras de la otra persona y se alejará de inmediato.

Pero, veamos algunas de las áreas donde las mujeres (particularmente), se mienten en relación a los hombres con los que salen buscando una relación amorosa:

  • No está disponible para un compromiso serio. Ya sea porque está casado o comprometido con alguien más, porque es mucho más joven y no le interesa comprometerse o tiene algún tipo de adicción: el juego, la pornografía, las drogas o el alcohol.

  • Es adicto al trabajo. Su prioridad no es tanto la pareja como su trabajo y siempre pondrá a éste por encima de todo (y todos) los demás, incluso la pareja, si es que se decide a tener algún tipo de compromiso.

  • No está interesado realmente en la persona ni está dispuesto a quererla. Le interesa divertirse, tener sexo fácil, todo lo que no sea un compromiso real.

  • Es un aprovechado o un oportunista. Le gusta que ella lo invite y le pague las cuentas, que le preste su carro o lo invite a cenar a su casa y sea ella la que hace el mandado,  prepara la cena, arregla la mesa y levanta los platos. Es decir, no le interesa nada que implique un esfuerzo o sacrificio por parte suya.

  • Está enamorado de todas. El eterno adolescente que no puede renunciar a la adrenalina del enamoramiento para pasar a la actitud madura del amor comprometido y exclusivo.

  • No puede olvidar a una novia del pasado. La mejor estrategia  para no comprometerse con nadie.

  • Quiere comprometerse, pero tiene miedo porque ya ha sufrido demasiado. Convence a la otra persona de que tiene problemas para poder confiar y comprometerse, y la hace creer que ella lo va a poder  ayudar a superar sus traumas y sus miedos.

  • Sólo es un amigo. Ella insiste en decirle a todos que “sólo es un amigo”, y que no le interesa ir más allá, aunque tengan salgan o incluso relaciones sexuales con relativa frecuencia.

anna_bolena_melendez_2013-12-03_vSi una persona está saliendo con algún hombre que entra en alguna de las categorías anteriores, seguro que está omitiendo muchos detalles cuando habla del otro (u otros, en plural) con sus amigas, el estilista o el terapeuta.

En lugar de decir que está casado ella dice que es divorciado. Es enfática al decir que él, en realidad, ya no ama a su esposa, pero se cuida de no decir que sigue viviendo con ella, durmiendo con ella y teniendo relaciones con ella porque “siente lástima de ya no amarla”. O bien, no confiesa que tiene 19 años (y ella 40 o más), sólo reconoce que es un poco inmaduro. Es tan persuasiva en sus comentarios que hasta ella se los cree, aunque el fondo sepa que no son verdad.

 la mentira más peligrosa es la que te cuentas a  ti mismo.

¿Cuál es la manera en que deberías reaccionar?

Es fácil engañarse y creer que uno es auténtico y honesto con uno mismo y con los otros, cuando no es así. Para poder salir del juego de la mentira el primer paso es reconocer que uno mismo se está mintiendo por miedo. Evitar lo que se conoce como “negación”  el mecanismo de nuestra mente que nos protege de ver aquello que no queremos ver, tal vez por miedo a la desilusión y a la frustración.sin máscaras

Es muy importante no olvidar lo que uno realmente quiere de una relación. Silo que se desea  es formar una familia y tener hijos, una relación seria, comprometida y de largo plazo, es necesario generar la consciencia de todo lo que pasa con los prospectos para no estar topándose una y otra vez con la frustración o la desilusión. Es decir, terminar con el autoengaño.

en terapiaSi la persona se da cuenta que no puede hacerlo sola – que es lo más común-, debe apoyarse en sus seres queridos o en sus amigos para que le ayuden a ver la verdad sobre la manera en que está volviendo a caer en el juego del autoengaño negándose a ver como es en realidad la persona con quien se está ilusionando.

Si esto no es suficiente, la persona no debería dudar en pedir apoyo a un profesional, por ejemplo a un terapeuta, que no necesariamente tiene que ser del enfoque Gestalt pero sí, de preferencia, que tenga alguna formación como terapeuta de pareja o que sea experto en el tema.

images¿Cómo empezar generar una misma la autoconsciencia?

Independientemente de lo anterior, la propia persona puede – y debe –  empezar a detectar qué tan honesta está siendo con ella misma. Tiene que irse permitiendo darse cuenta de cómo se siente cuando está con la otra persona. Reconocer, por ejemplo:

  • Si se siente libre y con la confianza de hablar con libertad de lo que siente y lo que piensa.

  • Expresar abiertamente sus necesidades y sentir que, aunque el otro no esté de acuerdo, la escucha y las toma en cuenta.

  • Ver las “señales” de que al otro le interesa realmente lo mismo que a ella.

  • Observar y comprobar que lo que la otra persona dice es congruente con sus actitudes y conductas.

  • Darse cuenta de si, cuando la gente cercana le pregunta acerca de la persona con la que sale habla con franqueza u omite decir “ciertas cosas”.

  •  Cuestionarse si justo eso que no quiere compartir es la clave de lo que no quiere ver para no tener que aceptar que esa persona no es la adecuada para ella.

  • Observar si a otras personas les dice cosas de la persona con la que está saliendo que no le dice al pretendiente como: Dudas acerca de la relación; críticas a su comportamiento; sentimientos que le genera las actitudes de él, etc.

 ser_auténticosSi la persona se da cuenta que ocurre uno varias de las cosas anteriores debe poner mucha atención. Si se siente indecisa, temerosa, enojada, es mejor que tenga el coraje de hablar con la persona acerca de lo que realmente quiere y siente aunque sienta  miedo de herir a la persona. Después de todo, si no lo hace, a quien está lastimando es a ella misma.

Es necesario enfrentar las cosas directamente y no seguir dándoles la vuelta. Se debe tener en cuenta que no es viable  ningún tipo de relación seria y verdaderamente comprometida si no se es capaz de enfrentar las cosas directamente con el otro.

Después de todo, de eso se trata la intimidad, que es una de las piezas fundamentales de toda relación madura y que consiste en tener la confianza con el  otro de ser uno mismo, de quitarse las máscaras y mostrarse de manera auténtica, tal cual es, con sus miedos y sus seguridades, expresando con toda honestidad: pensamientos, sentimientos, necesidades y deseos.

 Si al reacción del otro es de molesta y no es capaz de  tomar en cuenta los sentimientos y necesidades de su compañera, si se niega, por lo menos, a reflexionar y considerar lo que le está diciendo o pidiendo, muy probablemente es porque esa persona no está tomando en serio la relación.

frase-no-hay-nada-mas-facil-que-el-autoengano-ya-que-lo-que-desea-cada-hombre-es-lo-primero-que-cree-demostenes-109019

Luis Fernando Martínez.

Psicoterapeuta Gestalt y terapeuta de parejas.

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Evi dice:

    Excelente artículo, espero la continuación…. Gracias

    Me gusta

  2. Reblogged this on reducirestresblog and commented:
    Completo y bien elaborado post sobre las mentiras y autoengaño en las relaciones de pareja.

    Me gusta

  3. mary dice:

    Exelente articulo, esperare la continuacion, esta muy interesante y he aprendido muchisimo. Gracias.

    Me gusta

    1. Gracias, Mary. Me da mucho gusto que este artículo haya sido de tu agrado. Tengo que reconocer que también a mi es uno de los que más me gustan por el contenido. Estoy seguro que, sin el ingrediente de la honestidad para con uno mismo y para con el – o los – otros, no llegamos lejos en las relaciones. Sobre todo cuando queremos construir una relación sana, madura, verdadera, comprometida.
      Espero leer tus próximos comentarios. Un abrazo con cariño.

      Me gusta

  4. Marcela Domínguez dice:

    Excelente artículo que expone de manera clara las vendas que nosotros mismos nos ponemos para amar a medias y no comprometernos con nosotros mismos a tener una relación completa, nutricia, madura e íntima.

    Me gusta

    1. Marcela, qué gusto encontrarte de nuevo visitando el blog. Muchas gracias por regalarnos tu valioso comentario. Espero contar siempre que se pueda, con tus retros.
      Un beso con cariño.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s