Los costos de una conducta sacrificada

Cualquier persona – en diferentes momentos de la vida-, es capaz de sacrificarse por un bien mayor. Históricamente la mayoría de los seres humanos nos hemos sacrificado por el bien de la familia,  los hijos, la pareja o la comunidad. El sacrificio útil ayuda a preservar la especie y las civilizaciones.

Sin embargo hay quienes no reconocen el límite entre el sacrificio útil del inútil y construyen el hábito o la costumbre de sacrificarse más de la cuenta sin poder evitarlo, pensando que “es así como tiene que ser” o creyendo que es una prueba de que aman a los demás o que les importan y quieren su bien, sin poder reconocer que muchas veces hacen más daño con su sacrificio que bien.

Seguir leyendo

Tu voto:

¿Es inevitable el dolor y las dificultades de la vida?

¿Por qué a mí? ¿Por qué me tiene que pasar esto? ¿Cómo me pudo suceder algo así? ¡Yo no me lo merecía! Si soy bueno y no le hago daño a nadie, ¿por qué se me castiga de este modo? ¿Hasta cuando lo voy a tener que seguir tolerando? ¡Yo ya no aguanto más! ¡No es justo! ¡Qué injusta es la vida!

Todo el tiempo escucho estas frases no sólo en consulta, si no en la vida cotidiana. A las personas no nos gusta sufrir y, muchas de ellas piensan que, siendo buenas, obedeciendo las normas, portándose bien y no haciéndo mal a nadie, podrán evitar que la vida les mande dificultades o sufrimientos, pero sucede que no es así, tarde o temprano a todos les llega el dolor y esas personas se lamentan de estar viviendo algo que sencillamente, no merecían que les pasara. Tenemos que partir entonces de una premisa: el dolor y las adversidades son parte de la vida y, como tal, son inevitables y, tarde o temprano, todos los seres vivos del planeta debemos enfrentarnos a ello.

Seguir leyendo

Tu voto:

Logramos, durante el 2012, las 500 mil entradas al blog

Este 31 de diciembre del 2012 alcanzamos, en Terapia Gestalt, Sí el medio millón de visitas. 500 MIL GRACIAS por acompañarme durante estos dos años de existencia de TERAPIA GESTALT, SÍ.
Espero que sigamos juntos muchos años más.
Me siento feliz de compartir con ustedes, reflexiones, pensamientos, temas en relación a la gestalt y otras cosas. La vida no sabe igual si no se comparte con otros, por eso, es que ustedes son parte de lo que me hace sentir pleno, realizado y feliz. Gracias por su cariño y por su amistad incondicional durante todo este tiempo. Espero, de alguna manera, haber contribuido en darte un poco de ayuda, de apoyo, de consuelo, de serenidad.

Seguir leyendo

Tu voto:

Feliz 2013 a todos los amigos de Terapia Gestalt, Sí.

Gracias a todos mis amigos del blog por su apoyo, confianza y solidaridad. Este 2012 pudimos alcanzar, el último día, la cifra de 500 mil visitas, medio millón de entradas en sus dos años de existencia. Mi compromiso de seguir ofreciendo lo mejor de mí, continúa durante el próximo año. Gracias por su cariño, sus comentarios, sus acuerdos y desacuerdos. Estamos juntos, para aprender y para crecer juntos, en todas las circunstancias, feliz, tristes, amargas, placenteras. Todas son experiencias de vida y todas ellas nos recuerdan, a través de lo que sentimos, que estamos vivos, que seguimos vivos aquí y ahora y por lo tanto, tenemos la responsabilidad de sentirnos plenos y de ser felices en lo interior y con los demás.

Seguir leyendo

Tu voto:

El buen maestro – terapeuta

El buen maestro-terapeuta nunca deja de enseñar, nunca deja de aprender y capacitarse. El buen maestro nunca da por sentado que todo lo sabe o que todo lo entiende; nunca deja de maravillarse. Nunca pierde su inocencia y su capacidad de ser curioso, de dudar de todo, de cuestionar y de indagar acerca de si mismo, de los otros, de la vida. El buen maestro está consciente que todo está en movimiento constante y que todo se transforma permanentemente. El buen maestro no se limita a transmitirle conocimientos a sus alumnos, los enseña a razonar, a ser críticos, responsables, comprometidos y conscientes de la realidad.

Seguir leyendo

Tu voto: