El rol de Víctima en el Triángulo Dramático

De los tres roles del triángulo dramático, El de víctima es el más complejo porque la persona se coloca en una posición de indefensión, sintiéndose el más desesperada y el peor tratado, negándose, además, a reconocer sus recursos para sostenerse en pie.

Suele estar muy susceptible y ante casi cualquier situación, es decir que la persona se muestra herida u ofendida por motivos, muchas veces, de poca importancia, lo cual dará lugar a que la gente la evite o no le diga la verdad de manera clara o directa para no hacerla sentir lastimada.

Seguir leyendo

Tu voto:

terapeuta_gestalt

El triángulo dramático: Perseguidor, Salvador y Víctima

“Si te sucede algo con otra persona que hace que te sientas dolido, enfadado, culpable, ansioso, temeroso, resentido, exasperado, avergonzado, celoso, inerte, helado, atrapado, comprometido, confuso, desesperado o inadecuado, o con la sensación de haber sido utilizado, traicionado, controlado o incomprendido, entonces, no hay dudas, puedes estar seguro de que estás atrapado en un triángulo dramático.” (Edwars, G. 2011).

Seguir leyendo

Tu voto:

Los diferentes estilos de pareja que establecemos

Cuando no hemos tenido un proceso de desarrollo personal y no hemos resuelto los asuntos del pasado, muchas veces nos empeñaremos en buscar inconscientemente, a una pareja que complete o supla aquello que no tuvimos en nuestra historia pasada y en la infancia, como por ejemplo, la búsqueda de seguridad, apoyo, reconocimiento u otras básicas necesidades insatisfechas. Hay tres tipos de pareja que cumplen esta función y son: Las parejas simbióticas, las parásitas y las dependientes, mientras que la que se consideraría una pareja sana sería la sinérgica, donde los dos son personas autónomas, capaces de valerse por sí mismas, y no exigen al otro que se encargue de ellos. Son dos personas que se acompañan en su proceso y su crecimiento a partir de un amor maduro.

Seguir leyendo

Tu voto:

Morir de amor o intolerancia a la soledad

Cuando una pareja termina con un dependiente emocional, éste sufre una intensa tristeza incrementada por la ansiedad, que le impide poderse concentrar, dolor físico, sensaciones desagradables, pensamientos recurrentes sobre la falta se sentido de vida, si no hay un compañero al lado, que pueden llevarlo, en casos extremos, a concebir ideas de suicidio.

La persona no piensa en otra cosa más que en su deseo de recuperar la relación y busca bajo cualquier excusa, la manera de entrar en contacto con la ex pareja, no se resigna a la idea de haberla perdido, de que todo ha terminado definitivamente.

Seguir leyendo

Tu voto:

Idealizar a la pareja y otras conductas del dependiente emocional

En esta ocasión revisaremos otras características de la conducta obsesiva el dependiente como son:

La idealización de su pareja.
Sumisión hacia su compañero.
Pánico al abandono o al rechazo de la pareja.

El dependiente, generalmente, se enamora de alguien a quien admira y que ve por encima suyo, no de manera racional ni objetiva, sino en general, como una sensación que experimenta de estar con alguien que, según él cree, es más grande, elevado, importante y que le genera el deseo de estar junto a él. En realidad, el dependiente proyecta su fuerza y su poder en la pareja, al no poder reconocer esas características en sí mismo.

Seguir leyendo

Tu voto: