Idealizar a la pareja y otras conductas del dependiente emocional

En esta ocasión revisaremos otras características de la conducta obsesiva el dependiente como son:

La idealización de su pareja.
Sumisión hacia su compañero.
Pánico al abandono o al rechazo de la pareja.

El dependiente, generalmente, se enamora de alguien a quien admira y que ve por encima suyo, no de manera racional ni objetiva, sino en general, como una sensación que experimenta de estar con alguien que, según él cree, es más grande, elevado, importante y que le genera el deseo de estar junto a él. En realidad, el dependiente proyecta su fuerza y su poder en la pareja, al no poder reconocer esas características en sí mismo.

Seguir leyendo

Tu voto:

gestalt_y_amistad

2013: el año del amor según la numerología

El año 2013 será, si nos abrimos a ello, un año de armonía, felicidad y equilibrio, en el que los asuntos sociales, domésticos y del corazón traerán gran alegría. Familia y responsabilidad serán la nota clave de este periodo. Recuperarás afectos perdidos por distancia o ruptura y pueden reaparecer en tu vida amistades o personas que no veías en mucho tiempo.

Tu encanto y magnetismo estará muy desarrollado y la gente se sentirá atraída por ti. Es un año favorable para consolidar tu hogar y los vínculos de todo tipo. Estarán favorecidas las relaciones sociales, las reuniones entre amigos y las diversiones, sobre todo hacia el interior del hogar.

Seguir leyendo

Tu voto:

Autocompasión Vs. Responsabilización

Cuando logras salir del drama y dejas de quejarte, es cuando en realidad, comienzas a vivir. Y, muchas veces, es la propia vida a partir de experiencias traumáticas, quien te ayuda a encontrar el sentido de tu vida y te empuja de tu rincón donde estás lamiéndote las heridas, obligándote a regresar a la vida real y tomar las riendas de tu propio destino. Mientras más pronto aprendamos a escuchar la voz de la vida, más pronto empezaremos a tener una verdadera existencia, una existencia, que valga la pena vivir.

Seguir leyendo

Tu voto:

El perfeccionismo y otras creencias generadoras de ansiedad

Algunas creencias y suposiciones son las causantes de que las personas que padecen ansiedad, padezcan altos niveles de preocupación. El origen de estas creencias son nuestras propias experiencias de vida y no un defecto de la personalidad.
La causa de que alguien pierda la tranquilidad y se llena de ansiedad son las suposiciones que se hace con relación a algo o a alguien, por lo que es importante aprender a poner a prueba esas creencias para transformarlas por otras que le ayuden a la persona a sentirse más segura y tranquila, relajada y sin ansiedad.

Seguir leyendo

Tu voto:

La paradoja de la dependencia

La paradoja de la dependencia nos enseña que, cuanto más eficiente es la dependencia mutua o interdependencia, más independientes y eficaces se vuelven en lo individual. Vivimos en una sociedad que desprecia las necesidades básicas de intimidad, proximidad y, principalmente, dependencia, al tiempo que sobrevalora la independencia y la autonomía, pese a lo perjudiciales que son estas creencias, las tenemos tan arraugadas, que es difícil que no creamos en ellas.
Desde la década de los años 20 se tenía la creencia que “el exceso de amor materno” era perjudicial para el niño, lo volvería asustadizo, inseguro. En cambio, si se dosificaba, se podía conseguir que fuera una persona más autónoma, segura, independiente, adaptable y con recursos, sin sentir un gran apego por ninguna persona o lugar.
Mary Main comprobó que a los adultos, también se les podía clasificar según su estilo de apego dependiendo de las relaciones que habían tenido con los padres y que estos, a su vez, influían en su estilo parental. Los adultos también adoptan estilos de apego característicos en el contexto de las situaciones afectivas. Para conocer, como adultos, a qué estilo de apego pertenecemos, se creo la encuesta del amor. (Cindy Hazan).

Seguir leyendo

Tu voto:

Lo débil vence siempre a lo fuerte

La autonomía, la autosuficiencia, la independencia, son los valores que defiende la cultura oponiéndose a la vulnerabilidad, la debilidad, la dependencia. Pero la realidad es que lo que verdaderamente abre las puertas al contacto, a la conexión, a la confianza y la intimidad, es nuestra valentía para mostrarnos vulnerables, reconociendo que somos capaces de ser débiles, de necesitar del apego y del apoyo y de la protección de los demás.

Seguir leyendo

Tu voto: