El amor digno y maduro

A los seres humanos nos gusta conseguir las cosas de manera fácil sin esforzarnos demasiado. Sin embargo, para lograr el éxito en la pareja es necesario trabajar mucho, comprometerse, disciplinarse, estar dispuestos a salirse del marco de referencia personal para intentar, a través de la empatía, comprender al ser amado.

Para lograr una relación pareja madura no es suficiente con sólo teoría o sólo la experiencia, al igual que el arte se requiere de ambas cosas como lo demuestra Erick Fromm en su Arte de Amar.

“En el amor se da la paradoja de dos seres que se convierten en uno y, no obstante, siguen siendo dos.” Erich Fromm

Seguir leyendo

Tu voto:

Formas de relación no plenas

Hemos hablado, en artículos anteriores, de los elementos que permiten un vínculo de pareja estable, capaz de funcionar de manera sana y adecuada. Estos elementos, además del amor, que es el más importante son: el deseo, la intimidad y el compromiso. También he comparado la relación de pareja con un barco. La nave sería el sentimiento amoroso y, las tres velas que impulsan el barco para llevarlo a buen puerto, son los elementos mencionados. Pero, ¿qué pasa cuando existen algunos de estos elementos pero falta alguno de ellos? En este caso, nos enfrentamos ante un estilo de pareja inestable que puede entrar dentro de alguna de estas categorías:
pareja inestable; pareja superficial o pareja compañera.

Seguir leyendo

Tu voto:

La pareja: ¿Compromiso u obligación?

El compromiso es uno de los tres motores o velas que impulsan el amor de pareja. El sentimiento de amor, en sí mismo, sería el barco en el que avanza una relación romántica. Las otras dos velas que impulsan ese barco, junto con el compromiso, son el deseo y la intimidad.
El compromiso es, en pocas palabras, la disposición de una persona para acoplasrse a alguien y hacerse cargo de la relación con esa otra persona hasta el final. Hablar de compromiso es hablar de una confianza natural dentro de la relación; responsabilidad asumida; reconocimiento de obligaciones mutuas y de los intereses genuinos en las diferentes áreas: personales, de pareja y familiares. Debe quedar claro que el compromiso no es sinónimo de obligación, es un regalo que dos personas se hacen, de manera recíproca, a partir del amor que sienten el uno por el otro.

Seguir leyendo

Tu voto:

1 2