Un comentario

  1. Un terapeuta que no se “despeina” con sus pacientes, no es terapeuta. Para que un proceso terapéutico funcione, es necesario “ponerse en riesgo” tanto como se pone en riesgo el paciente. Esa es la verdadera relación horizontal, la relación que sana.
    Gracias a Mafalda por invitarnos a soltarnos el pelo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .