Sanar el pasado con los recursos del presente

Es posible sanar las heridas del pasado viendo las posibilidades del presente. No es indispensable, ni siquiera necesario, pretender que aquel abrazo que mi madre no me dio, sólo se pueda sanar a través de ella. Puedo reconocer, ahora, que, aunque aquello fue doloroso en el pasado, ahora tengo recursos para encontrar en otros lugares lo que necesito y aceptar la realidad de lo que el otro no me pudo dar sin seguir victimizándome por ello.

Seguir leyendo

Tu voto: