Ya no me quiere: ¿qué debo hacer?

terapia_gestalt_si_parejas_conflictos_terapia_parejaUno de los temas que más preocupan a los lectores de este blog, de acuerdo a los comentarios que me dejan y los consejos que me piden, es el asunto del rompimiento de pareja. Sobre todo, en los casos en que las personas son las que se quedan solas no por su propia decisión, sino porque el otro, su compañero o compañera, les ha comunicado su decisión de marcharse o porque ya no los ama o porque, simplemente, ya no le interesa continuar junto a él o ella. ¿Qué se debe hacer en esos casos? ¿Cómo se debe actuar y reaccionar?

En este artículo trataremos de abordar algunos de esos aspectos que conviene tomar en cuanta para poder sobrellevar la pérdida de la pareja cuando no ha sido la persona la que decide la ruptura, sino su compañero o compañera.

Aprender a perder

Si la persona ya se ha tenido que enfrentar a otras pérdidas y ha sabido como responder a ellas, puede ser que no le sea tan difícil, de hecho, aceptar la situación de una ruptura de pareja. Sin embargo, si es la primera vez que esto ocurre o bien, aunque haya ocurrido en otras ocasiones, aún no ha aprendido a manejar el asunto de las pérdidas, la experiencia de que su pareja le notifique que ya no le interesa continuar y que le piden que se separe, la persona tendrá que aprender a:

terapia_gestalt_sí_parejasAceptar el dolor

Este es el primer punto. Lo más doloroso al enfrentar una separación de pareja, es negarse a sentir el dolor por creer que no se podrá soportar. Es mejor sentirlo, pues, esto permitirá que el duelo se viva de manera natural y sane de manera natural. En la medida en que nos obstinamos en negar el dolor, este se aferra aún más y el proceso para superarlo se alarga innecesariamente o se vuelve infinito. Para poder superar el dolor de la pérdida, se debe tocar y sentir plenamente el dolor de la pérdida.

Aceptar la decisión del otro

Es importante reconocer que es mejor no insistir ni tratar de convencer a una persona que ha decidido que ya no quiere continuar. En la medida en que lo quieras convencer de que se quede, estarás apostando a perder, pues, sí se queda, será por lástima o porque es una persona que no puede manejar el chantaje, pero no porque quiera, en realidad, permanecer a tu lado.

Si esto sucede, la que saldrá duramente lastimada, será tu autoestima y tu dignidad y el dolor no disminuirá, sino, todo lo contrario, irá en aumento.

principio_realidad_terapia_gestalt_sí_parejasFortalecer la confianza, renunciar a la esperanza

La energía de la persona debe ser utilizada para sanar y no para tratar de forzar las cosas que son inminentes, en este caso, el fin de la relación. Por otra parte, se debe trabajar con la confianza en uno mismo.

Reconocerse capaz de superar la pérdida y tener la seguridad de que podrá volver a amar una vez que haya superado la experiencia de la ruptura de la relación actual.

Siempre escuchamos que “la esperanza es lo último que muere”, pero, en el caso de que la persona se esté enfrentando a la ruptura de una relación porque su compañero le dice que ya no quiere seguir a su lado, muchas veces, hay que tener presente la necesidad de renunciar a las ideas del estilo: “está confundido, en realidad aún me quiere”.

Esto, generalmente, será más un autoengaño que una realidad. Y, el distorsionar la realidad de esta manera, para no sentir el dolor, a la larga generará más miedos y malos entendidos. La persona se sentirá más confundida y con menos energía para salir adelante de la experiencia. Lo mejor, aunque genere más dolor, es aceptar que lo mejor, es NO ESPERAR NADA DEL OTRO.

terapia_gestalt_sí_parejasLo que debes cuidar por sobre todas las cosas

Más importante que no sentir dolor y buscar la serenidad, es salvaguardar la dignidad de la persona. Si la persona, por el miedo de quedarse sola o de perder al “amor de su vida” deja de respetarse y permite cualquier tipo de maltrato que la haga sentir humillada, saldrá, a mediano y largo plazo, muy lastimada.

La dignidad, es el elemento más importante a tomar en cuenta ante una situación como la que estamos analizando. Si la persona, por mucho dolor, amor o miedo que sienta no se mantiene en una actitud digna, si, por el contrario, muestra una actitud de su misión y de ruego, lo más seguro, es que lo único que consiga, sea el desprecio de la otra persona.

red_apoyo_terapia_parejas_gestalt_síEl apoyo de los otros

La red de apoyo es algo fundamental al enfrentar una ruptura de pareja. Se debe buscar, ante todo, el apoyo en los seres queridos, en aquellos que te aceptan incondicionalmente y que te apoyan por sobre todas las cosas, sin cuestionarte y sin culparte por tu “fracaso”.

Si es necesario, no hay que limitarse a buscar el apoyo con la familia y con los amigos, pues, muchas veces, a pesar del cariño y del deseo de que salgas a delante o de su buena voluntad por apoyarte, no tienen los medios para hacerlo. En esos casos, es importante considerar la posibilidad de buscar el apoyo de un profesional para que te de la información necesaria de lo que precede ante esta situación y te pueda brindar el apoyo que tú, en particular,  necesitas.

terapia_gestalt_sí_de_pareja_rupturaAléjate de lo que te hace daño

Aunque sea toda una tentación el regresar a aquellos lugares, recuerdos, objetos que te recuerdan al ser amado, si de verdad quieres superar este transe, es necesario que te disciplines y te comprometas a evitar ese “romanticismo” que lo único que hará es lastimarte más.

Evita el sentimiento de nostalgia, utiliza las técnicas del “alto” (stop), no hablando del asunto y evitando la tentación de pensar en ello. Oblígate, cuando estés haciéndolo, a interrumpirte y a hablar o a pensar en cosas diferentes, no importa en qué, lo único que necesitas es que no sea hablar o pensar en aquella persona de la que te estás desprendiendo.

Haz cosas distintas

terapia_pareja_gestalt_síAunque no te sientas motivado, aunque no sientas ganas, “oblígate” o comprométete a hacer cosas diferentes. Haz un programa de actividades para todos los días, pero, muy especialmente, para los fines de semana. ¡Evita quedarte encerrad@ en casa! Sal de tu casa y realiza actividades. No importa lo que hagas, simplemente trata de encontrar actividades que te hagan sentir en contacto con el mundo y con otras personas: ir al cine, a cenar con un amigo, a caminar en el parque del barrio, a visitar a un familiar, a observar a otros, a reflexionar, a escribir, a sacar fotografías, etc.

Si tienes la oportunidad de inscribirte a un curso o taller, no dudes en hacerlo. Ahí te mantendrás ocupado, con la mente puesta en otras cosas y, además, tendrás la oportunidad de conocer e interactuar con otras personas que te ayudarán a distraer tu mente y no pensar en esa persona.

terapia_gestalt_sí_relación_pareja_ruptura_fin_terminarRecordar tanto lo bueno como lo malo

Otra tentación que puede existir, es, a la hora de recordar los momentos que viviste con esa persona, limitarte a remembrar lo bueno, lo positivo, lo agradable… esto es un peligro, pues te puede hacer dudar de la decisión de separarte o de aceptar la lejanía del otro.

Para ello, el único medio es que te “obligues” a pensar también en lo malo. Oblígate a recordar aquellas cosas por las cuales la relación terminó o por lo que tú decidiste terminarla.

Si tienes “mala memoria”, entonces comprométete a escribir todo aquello que no era satisfactorio, agradable, positivo en la relación y, cuando te “asalten las dudas”, saca tu lista de la bolsa o de la cartera y léela en voz alta. Oblígate a sentir las sensaciones y sentimientos desagradables.

 Ésa es la mejor manera de no olvidar el verdadero motivo por el que debes alejarte de él o ella.

Conclusión

terapia_gestalt_sí_relación_pareja_gestaltEl asunto de enfrentarse a una ruptura de pareja, no se maneja a través de “recetas”. Cada caso es diferente y, muchas veces, lo más recomendable es acudir a terapia para encontrar lo que para ti sea lo más conveniente, de manera particular.

Sin embargo, estas sugerencias te pueden ser de utilidad como “herramientas” en tu proceso personal de cierre de una relación. No todo tiene que ser útil para ti. La invitación es que pruebes algunas de estas estrategias y compruebes, desde la experiencia, cuáles te pueden servir de apoyo para este proceso de elaboración de duelo de una relación.

Recuerda siempre que, si algo no te sirve, es que no es bueno para ti, por efectivo que haya sido para otros. Si esto no te funciona, puedes seguir buscando y encontrando los recursos que a ti te ayuden a olvidar, cerrar y trascender.

Lo más importante, es que no pierdas la confianza de que tú no dependes de nadie. Que toda relación, por bella que haya sido, puede terminar y que todos los individuos son capaces de enfrentar el reto de acabar con una relación cuando se ha acabado el amor o el interés por parte, por lo menos, de uno de los integrantes.

Confía siempre en que puedes superarlo, acepta el dolor, y no insistas ni quieras convencer a tu pareja. Usa tu energía para salir de esta situación y para sanar.

Mantén la confianza en que tú podrás superarlo y que, si lo deseas, serás capaz, como cualquier otra persona, de volver a encontrar el amor.

 Si te gustó este artículo te recomiendo que también leas:

El demonio de la dependencia emocional, cuando el amor se vuelve peligroso. 

Anuncios

19 Comentarios

  1. Kari Medina dice:

    ¿Y que sucede cuando dice que únicamente quiere vivir sólo de nuevo, que no quiere sacarnos de su vida, (a mi y a mi nenita) aún cuando en una ocasión menciono que cada vez estaba más convencido de alejarse en todos los sentidos de mi, sigue estando al pendiente de que nada nos falte, corre con los gastos de la casa(luz, internet, etc.) sigue teniendo detalles como llevarnos a cenar, al cine, dándonos detalles como flores, dulces, dando explicaciones de que hace con su tiempo, disculpándose si no llego a tiempo para ver una película con mi hija, hace referencia a que somos su esposa e hija? conmigo dejo de tener todos los detalles de pareja (besos, abrazos, llamadas y mensajes lindos, llevarme de la mano, sin embargo me sigue presentando como su esposa) con mi hija a quien llama hija sigue siendo tan lindo como siempre, le llama, le manda mensajes, a mi la verdad me esta doliendo horrores, y permito que las emociones se manifiesten con toda intensidad, pero su actitud me desconcierta, ya perdí la dignidad un tiempo y pase por las etapas de negación, ira, culpa, etc. no tengo fuerzas ni valor para “nuevamente” pedirle que regresé, que lo intentemos, que defina la relación, lo doy totalmente por perdido aunque en el 90% del sus acciones pareciera que no es asì… Me da pena preguntarle esto, porque supongo que sólo el y el universo tienen la respuesta pero honestamente me desconcierta su proceder. ¿Usted que deduce? Gracias por tomarse el tiempo de leer mis lineas.

    1. Aunque te de miedo aclara todas tus dudas y confusiones con él. Es el único que conoce los motivos, ni el universo, sólo él. Saludos.

      1. Kari Medina dice:

        Mil gracias por responder Luis Fernando,
        Todos los intentos anteriores de hablar con el sólo provocaron que se alejara más, lo que si e notado es que ahora que deje de insistir esta más en contacto, recientemente cambie de número de teléfono y un equipo movil más austero no con intención infantil de que no me pudiera localizar, digo, trabajamos juntos, nos vemos diario, desayunamos juntos, nuestras oficinas están a escasos 50 mts. me puede contactar por medio de mi hija (y lo hace) pero el me regalo un celular con aplicaciones como whatsapp con el objetivo de que estuviéramos la mayor parte del tiempo en contacto, asì fue antes de los problemas y fue hermoso, esto termino a raíz de la separación honestamente me dolía horrores saber que había los medios y no se daba, me generaba una intensa ansiedad cada que sonaba el cel y tenia la esperanza de que fuera el asì también un agudo dolor ver que no era el ò que ni siquiera me llamo ese dìa o mensaje, ahora cada que suena mi cel me siento tranquila pues se que solo pueden se mi hija, mis papas o mis cuatro amigos más allegados; en más de una ocasión me a reprochado entre “bromas” que no me puede localizar, le prometí que no volvería a verme llorar y lo e cumplido, lloro mares cuando lo necesito a solas, a partir de esta “supuesta” indiferencia o tranquilidad me marca màs a mi extensión, me busca en mi oficina para ir a platicar y procuro mostrarme de buen humor, siempre lo recibo con una sonrisa, acepto todos sus detalles, lo apoyo en lo que necesita, aunque por dentro me este muriendo.

        Llevo con esta situación 7 meses aproximadamente, la diferencia entre esta experiencia y las anteriores es que deje de sentirme victima, estoy reconociendo y responsabilizándome de las actitudes por las que me genere este situación, por fin lo acepte: soy codependiente u.u asì que tengo muchas àreas de oportunidad y mejora en mi persona.

        Le agradezco infinitamente el todo el conocimiento que nos comparte y que sin duda es una inmensa ayuda, recientemente descubrí su página y la mayoría de los artículos tienen relación con mi experiencia de vida.

        Dios los siga colmando de bendiciones a usted y la gente que ama!

  2. hugo enrique romero trejo dice:

    buenos dias, en mi caso, yo fui la pesona que fue infiel en diversas ocaciones, esto fue por que no habia intimidad con mi pareja, me llevo por el camino mas secillo que fue buscarlo fuera de casa pagando, un buen dia mi esposa me descubrio y de ahi empesaon los probles, hoy en dia llevamos un año trabajando tratando de econtrar esa esperanza y que ella trate de retomar el camino, se que es muy dificil pero tal vez se puede lograr yo estoy trabajando mucho para recuperar su confianza t tratar de que ella encuentre esa luz que le permit continuar, el dia de ayer tubimos una charla dond me comento que ya no le es posible continuar y la entiendo, ahora el que no sabe que hacer soy yo, estoy tranquilo y se que me dolera y me duele pero no se como puedo aceptarlo y no quisiera tenerla a la fuerza si ella ya lo decidio asi y yo quisiera aceptar la decicion de ella pero no se como hacrle, espero me puedas ayudar.

    gracias.

    1. Lo mejor que puedes hacer es respetar su decisión si no quieres caer en una situación más desgastante para ambos. Si ella se toma el espacio que necesita, es más factible que pueda regresar contigo que sí tratas de retenerla. Respeta su decisión asumiendo que es la consecuencia de lo que tú elegiste. La mayor herramienta que tienes es ser sincero y respetuoso.

  3. Hola Yoko, en efecto es una faena que te digan eso. De todas formas siempre es bueno saber cómo estaba la relación antes, qué convivencia habia, si no había faltas de respeto en uno u otro sentido, objetivos en la vida…
    Muchas veces cuesta ver que los dos son incompatibles, por culpa de ese sentimiento tan poco racional llamado enamoramiento.
    Sin embargo, cuando las cosas van bien y de golpe la otra persona sin avisar te deja (fue mi caso) entonces es cuando no sabe uno realmente que hacer.
    Aparte que uno año y medio despues sigo pensando en lo mismo… la ausencia de causas. Lo unico que se es que esta persona tenía altibajos emocionales fuertes, y el dia que amenazaba dejarte (conmigo lo intentó algunas veces) lo mismo tambien abandonaba un trabajo (fue lo que sucedió), o bien al cabo de pocos dias te decía “no me hagas ni caso, esa no soy yo”…
    En fin, que hay casos que son bastante complicados a veces.
    La relación anterior que tuve fue más tormentosa, con lo cual cuando me dejó, despues de unas cuantas faltas de respeto, me dio bastante coraje, pero enseguida entendí que no llevaba a ninguna parte.
    Pero esta última… lo mal que me lo está haciendo pasar.
    A veces vamos de personas que entendemos a la otra parte cuando tiene sus inestabilidades y al final tanto entendimiento no sirve de nada… y esa inestabilidad termina yendo en nuestra contra.

  4. Yoko dice:

    Hola q tal, acabo de leer este articulo esta muuuy bn.sobre todo.por lo.q jastamnt estoy pasando ahora…ayer me di cuenta q el chico q amo y. del cual me expresaba.justo como.dice en el art. “El Amor de Mi Vida” ps ayr justo me confeso estar interesado en otra chica … asi q decidi alejarme de el, hoy siento fatal, siento q todo mi esfuerzo por estar con el, a su lado quedo en NADA. Realmnt m o sea no fueron unos cuantos meses fueron 4 años

    1. Yoko, gracias por dejar tu comentario, ¿sabes algo? sí, efectivamente, le invertiste cuatro años y eso es mucho tiempo, por eso te duele lo que te está pasando. Y, aunque fuera un día, también te dolería mucho perder a alguien con quien te has hecho expectativas, de quien te has ilusionado. Sin embargo, también puedes elegir darte cuenta de que tienes TODA UNA VIDA por delante, ¿qué es mejor? ¿Vivir eternamente engañada al lado de alguien que no te ama o dejar que se vaya agradeciendo, de antemano, que te diga la verdad y no se quede contigo por lástima y tener la oportunidad de abrirle las puertas a tu corazón a alguien que sí quiera estar contigo y construir un proyecto de vida a tu lado? todo es cuestión de perspectivas.

      1. Yoko dice:

        Gracias por tus palabras, si efectivamente debo reconocer que fue sincero, que pues tal vez yo no estaba en sus planes a futuro como él en los mios. Cuando era yo quien se visualizaba con él por mucho tiempo, quizás toda una vida.
        Finalmente duele, si y mucho porque pues ahora ya no hay nada solo simples recuerdos; mismo que me acercaran nuevamente a él pero despues de tiempo … ¿cuànto? No sé, se desvaneceran … GRacias Fer

  5. JC dice:

    ¿Qué tal? Les cuento mi caso. Estuve con mi novia por 4 años, ella es belga y yo
    mexicano, nos conocimos en Bélgica a finales del 2008, mientras yo
    estaba trabajando aquí haciendo un postdoctorado en Ciencias
    Computacionales en la Universidad Católica de Lovaina. Ella tiene 26
    años y yo 37. Ella desde que me conoció y hasta poco antes de la
    ruptura estuvo muy enamorada de mi (me lo repetía y decía
    constantemente, diciendo que yo la hacía muy feliz). Por mi parte yo
    si la quería mucho, pero era más reservado, si le decía que la quería,
    le decía cosas bonitas, pero sin ser demasiado cursi, o no quería
    parecerlo. Le regalaba de vez en cuando flores o si salí de viaje le
    traía siempre algo. Aunque por ocasiones me sentía abrumado porque
    ella estaba siempre demasiado cerca, lo que como es natural me hacía
    alejarme un poco, pero nunca demasiado. A finales del 2009 yo quería
    regresar a México y ella vino conmigo, porque quería estar conmigo.
    Fuimos y estuvimos allá 3 meses juntos, viajando y paseando primero,
    porque yo tenía un contrato de trabajo que empezaba en el 2010. Cuando
    estuvimos en México, ella recibió una oferta para hacer un doctorado
    en Bélgica, como ella quería hacerlo, le dije que se regresara a su
    país, que yo cumpliría mi contrato en México y al terminarlo, iria con
    ella de nuevo. Así que estuvimos casi un año a distancia (fui de
    visita a Bélgica por un mes a la mitad del año y luego ella fue a
    México por casi 3 meses al final del año), en ese periodo ella sufrió
    mucho por eso y yo siempre trataba de consolarla, diciéndole que
    pronto estariamos juntos de nuevo. Busqué entonces oportunidad de
    trabajo en Bélgica y me regresé en Mayo del 2011. Desde ese momento
    empezamos a vivir juntos en un departamento, compramos muebles entre
    los dos y empezamos una vida de pareja que era más o menos normal.
    Ella haciendo su doctorado y yo haciendo otro postdoctorado. Sin
    embargo, ella se sentía abrumada por el doctorado, porque desde el
    inicio tenía dudas de si le gustaba o no y se sentía presionada para
    continuar porque no quería defraudar a sus papas, ni a sus promotores,
    ni a sus colegas. Yo siempre traté de apoyarla en eso (yo ya había
    hecho mi doctorado y sabía lo duro que es).

    Teniamos diferencias como todas las parejas, que si a ella le gustaban
    ciertas películas o series en la TV y a mi no, que si ella quería
    plantas en la casa y yo, etc. etc. Sin embargo, mi caracter y forma de
    ser con ella era de ser poco paciente, nunca le grite, pero si me
    enojaba a veces por sus ideas o propuestas, que consideraba a veces
    fuera de lugar o infantiles. Mis reacciones siempre fueron de enojarme
    y quedarme callado sin hablarle. Muchas veces despues del enojo, venia
    la culpa y le pedia perdón y casí siempre accedia a lo que ella quería
    (muy rara vez no lo hice). Ella siempre que pasaba algo así, se ponía
    a llorar, por eso la culpa y mi deseo de componer la situación. Ella
    decía que se sentía débil en la relación y que muchas veces yo la
    trataba como una niña. Coincidio un poco con eso, porque a veces si
    tenía actitudes paternalistas con ella, como si cuando hablaramos la
    estuviera regañando.

    He visto hacia atrás y veo también que falto comunicación real de
    pareja. Yo tenía mi idea de hacia donde ibamos, pero la comunicaba
    poco y ella tenía otra idea, que también comunicaba poco. En general
    los dos coincidiamos en que nos ibamos a casar y formar una familia.
    Sin embargo, para mi las cosas eran más prácticas, yo quería que ella
    terminara el doctorado y luego casarnos, para tener todo en orden.
    Pero ella sacaba el tema del matrimoio a cada rato y yo a veces me
    desesperaba, porque le decia “si, cuando termines lo planeamos”, o
    intentaba razonar con ella. Ella es super emocional, asi que se la
    pasaba fantaseando con la boda y los hijos. Yo soy más práctico y si
    quería hacerlo, pero en su momento, y por eso no hablaba tanto del
    tema. Me parece que nos faltó sentarnos seriamente para poner las
    cartas sobre la mesa y definir exactamente que y como hacerlo. Solo
    sacaba yo de vez en vez comentarios y propuestas y muchas veces
    bromeaba como si no quisiera casarme con ella. Supongo que todo eso
    influyo.

    Bueno, también hubieron algunas agravantes. Ella, cuando estuvimos
    separados a distancia en el 2010, me fue infiel con un amigo suyo,
    ella dice que porque se sentía sola y me extrañaba mucho. A mi me
    costo mucho trabajo aceptarlo, pero al final lo hice, la perdoné y
    continué con la relación porque la quería. Otro agravante fue que en
    Septiembre de este año 2012, yo le mentí para ir a visitar a una
    amiga, una amiga que ella sabía en algún momento me gustó, la fui a
    visitar porque tenía mucho que no sabía de ella, pero no le dije a mi
    ex, porque se que es muy celosa. Mi ex-novia descubrió la mentira y
    estuvo muy decepcionada y dolida. Le pedí perdón y disculpas de mil
    maneras, diciendole y asegurándole que no había pasado nada con mi
    amiga, más allá de la mentira, no la engañé. Ella al inicio me
    perdonó, pero fue muy por encima.

    La cosas vino después así. A mitad de Octubre ella se fue a un
    congreso a Estados Unidos, por 4 días. Cuando regresó, yo la noté
    super rara, distante, enojada, poco interesada en hacer cosas juntos
    (era nuestro aniversario y no quiso ir a cenar), tenía actitudes muy
    negativas, tanto que me molestó como me estaba tratando, así que la
    afronté y le pregunté qué tenía. Entonces me confeso, que creía
    haberse enamorado de un hombre que conoció en la conferencia a la que
    fue, un español de 36 años, casado y con dos hijas, que trabaja en una
    unversidad en Estados Unidos. Mi primera reacción fue de enojo, porque
    no entendía como podía enamorarse de alguien que conocio en 3 días o
    menos y aparte alguien que imponía un montón de complicaciones
    (casado, vive lejos, etc.). Ella dijo que no lo estaba buscando, que
    sólo sucedió. Le pregunté si había pasado algo entre ellos, me juro
    que no (cosa que le creo, si ya me había confesado antes una
    infidelidad). Cuando me confesó eso, yo me sentí super dolido y me
    puse a llorar muy fuerte (aumentado por la culpa que sentía de haberle
    mentido). Ella trato de consolarme, pero a partir de ese momento ella
    se puso en un papel todavía más cerrado, ausente y apartado. Yo, le pedía perdón, le dije
    que quería cambiar, que ella era la mujer de mi vida, que quería
    casarme con ella, me traté de acercar más a ella, le dije que la
    quería mucho, la besaba, la abrazaba. Ella llego a decirme, no me
    asfixies. Al inicio ella dijo “vamos a intentarlo, pero me va a costar
    mucho trabajar por la relación, mientras intento olvidarlo a él”. Me
    dijo que a él lo quería mucho, que sentía algo que ni siquiera sintió
    por mi. Yo realmente no creía que eso fuera posible, que tuviera un
    sentimiento tan grande por alguien que conocio en 3 días y con el que
    había hablado por chat o video por otros 2 o 3 días más.

    A partir de ese momento y durante varios días vinieron una serie de
    reclamos sobre la relación, desde que yo
    era poco paciente con ella, que no me gustaban sus amigas, que no
    quería ir a visitar a su familia, hasta lo de la mentira por mi amiga
    y otras muchas cosas más. También me hablaba del otro tipo. Diciendo
    que él estaba muy enamorado de ella, que la quería, que la quería
    hacer feliz, que le había dicho que se iba a divorciar, etc. Primero
    intente defenderme, argumentando y respondiendo, además de intentar
    criticar las supuestas promesas que el tipo le estaba ofreciendo, que
    como era posible que ella quisiera ser la amante de un hombre casado,
    cuando yo estaba aquí para ofrecerle todo, pero ella estaba cerrada y
    no quería oir lo que decía. 4 días después de su confesión tuve que ir
    a México por 10 días a una conferencia. Me fui y la pasé muy mal allá.
    Pensando en mi situación de pareja. Estaba que me sentía muy culpable
    y como si fuera responsable de que ella buscará a otro, porque no
    encontró algo en la relación.

    Durante esos días la comunicación con ella fue muy poca. Un par de
    mensajes por el móvil, que apenas si respondía. Por messenger la
    saludaba y no respondía. Casi no la contacte, fueron solo un par de
    mensajes. Hasta que una semana después hablamos por video. Me dijo que
    se sentía muy mal. Que no estaba segura de nada. Que sentía que no
    podía, ni tenia fuerza para luchar por la relación, que estaba dudando
    de todo, que yo la había lastimado. Que lo que sentía por el otro era
    muy fuerte. Le volví a decir argumentos en contra del otro, diciendo
    que él sólo la quería para acostarse con ella, que eso de querer
    divorciarse, que no se siente a gusto con la esposa y que solo está
    con ella por sus hijas, son las mentiras que todo hombre casado dice a
    una chica cuando quiere tenerla. Pero ella se enojó, me dijo que él
    era diferente, que no lo juzgara porque no lo conocía. Me dolió mucho
    que lo defendiera.

    Al regresar de México la cosa fue empeorando, ella siguió cerrandose
    más, yo me portaba muy amable y atento con ella, me propuse escucharla
    y ella seguía quejándose y diciéndome lo que el otro tipo le ofrecía.
    Quería que ella fuera a Estados Unidos, que él ya estaba buscando un
    departamento para salirse de su casa, que pronto le diría a su esposa
    que se quiere divorciar, que él le ayudaría a mi ex a encontrar
    trabajo allá, que la llevaría a conocer lugares, etc. etc. Ella decia
    que le creía, que era sincero, pero que dudaba si dejar todo aquí
    (nuestra relación de 4 años con todo lo que llevabamos construido,
    incluido el departamento, renunciar a su doctorado y a su país) e irse
    para allá. Que ya había hablado con él y que hicieron planes de que
    ella se iría para el 27 de Diciembre. Decía que si viviera cerca al
    menos lo podría conocer mejor, aunque fuera como amigo primero (una
    incoherencia total). Yo sobre el tipo ya no volví a insistir, porque
    sabía que entre más le dijera lo mal que estaba, ella seguiría
    alimentando más ese sentimiento hacia él.

    Bueno, las cosas fueron de mal en peor. A mi me criticaba porque decía
    que cambiaba de actitudes porque no quería que ella se fuera, yo le
    dije que no, que mi cambio era sincero, porque me interesaba la
    relación, que la quería y quería que fuera la mujer de mi vida.
    También ahí le dije que yo ya tenía un anillo, porque ya había
    planeado pedirle matrimonio. Pero no me creía. Así que después de una
    semana, me salí del departamento y fui a casa de un amigo, porque
    había mucha tensión, no podia acercarme, ni podía hacer nada positivo.
    Estuvimos una semana separados, solo con un mensaje de contacto. La
    dejé sola para que tuviera espacio para pensar. Luego de una semana
    hablamos, le volví a decir que la quería, que estaba dispuesto a
    trabajar por la relación y ahí le mostré el anillo que tenía. No le
    pedí matrimonio, pero le dije que era una muestra de que mi compromiso
    con ella siempre fue real. Ella dijo que no era buen momento, que ella
    siempre soñó con casarse conmigo y tener hijos, pero que esa ilusión
    ya no la tenía. Dijo que sentía que conmigo no había un proyecto en
    común y que con el otro tipo sí podía tenerlo. Ahí propuso que tal vez
    era mejor terminar la relación, yo le dije “ok, si esa es tu decisión
    la respeto”. Pero luego cambió y dijo que se sentia presionada, que
    quería decidir algo ya, que el otro tipo estaba dudando y que sentía
    que yo también quería que decidiera. Le dije que yo no la presionaba
    que se tomará su tiempo. Ella quería que yo regresara a la casa, pero
    le dije que no, que si no era como novios y pareja, no regresaba. Ella
    dijo que no podía verme ahora como novio. Así que por otra semana fui
    a casa de mi amigo.

    Una semana después volvimos a hablar. Ella dijo entonces que lo mejor
    era que nos dieramos un tiempo. Que ella quería irse a Estados Unidos.
    Le dije que estaba bien, que si era su decisión, la respetaba y
    adelante. Que de mi parte seguiría mi camino, que esto era una
    experiencia que podía aprovechar para hacer cambios importantes en mi
    vida y para ser una mejor persona. Arreglamos cosas prácticas, como
    que yo me haría cargo del departamento y me quedaría con los muebles.
    Durante su diálogo ella decia “Quiero irme, pero tal vez regrese en un
    mes, o en dos meses o ya no regreso. Tal vez si regreso, nosotros
    podríamos regresar”. Yo le decía “si te vas, yo no estaré esperándote,
    yo haré mi vida y trabajaré por conseguir mis objetivos”. Ella repitió
    varias veces que no sabía como sería irse y que tal vez tendría que
    regresar, que tal vez me extrañaria mucho y volvería. Le dije, “eso es
    parte de los riesgos, pero yo no estaré esperando, si te vas, yo me
    abriré a conocer a otras personas”. Ese día entonces se decidió a
    irse. Quería quedar como amigos y yo me negué, que no podía ser su
    amigo. Le dije que no tendríamos contacto, más que lo esencial para
    cosas practicas. Que yo me iría al departamento, ella se fue a casa de
    sus papas y que ella pasará a buscar sus cosas cuando quisiera (hasta
    aquí la fecha para irse a Estados Unidos seguía siendo el 27 de
    Diciembre, así que tendría que pasar antes de esa fecha). Al otro día
    por la mañana me envió un mensaje, arrepintiéndose de su decisión,
    diciendo que me quería mucho, que no quería perder lo que teniamos,
    que estaba dispuesta a luchar por la relación si yo todavía quería.
    Así que volvio de casa de sus papas (aparentemente sus papas hablaron
    con ella y la medio convencieron de que lo intentara, al menos). Yo la
    recibí y le dije “Mira, yo si quiero, pero hasta ahora, tú no has
    querido, sabe que es dificil y que hay que trabajar mucho, día a día”.
    Ahí prometio que cortaría el contacto con el otro tipo y que si
    pondría de su parte para la relación. Dije OK. Estuvimos bien por dos
    días, pero al tercero ya volvío a sentirse extraña. Al cuarto
    regresaron los reclamos. Al sexto volvío a decir que si quería irse a
    Estados Unidos. Luego me confesó que no corto el contacto con el otro
    tipo, a lo que le dije “ves, como no sólo yo miento”.

    Ese día hablamos de nuevo. Esta vez le dije yo: “Se nota que no sabes
    lo que quieres, pero no puedes tener todo en la vida, o te quedas
    conmigo y trabajas por la relación o te vas y ve que descubres por
    allá. Pero si te vas, a mi me pierdes en todos los sentidos”. Luego
    vinieron más reclamos de parte de ella. Yo le dije “todo lo que dices
    son excusas para justificar tu decisión”. Luego completé “Lo mejor es
    terminar la relación, porque yo estoy dispuesto a trabajar, te he
    dicho y he demostrado con actos que estoy dispuesto, pero tu no
    quieres, así que yo no puedo jalar el carro solo”. Ella me preguntó
    “no intentarás hacerme cambiar de opinión?”. Yo respondí “para qué? si
    tú no quieres, yo no puedo convencerte, no puedo venderte la relación
    como lo mejor que hay, si tu no quieres”. Ella insistió de nuevo en
    ser amigos, yo me negué, le dije que ni podía ni quería ser su amigo.
    Que terminabamos bien, pero que de amigos no se podía. Así que ese día
    terminamos, aunque todavía dormimos juntos y por la madrugada ella
    decía que aún no sabía que hacer. Si irse o no. Que a mi me quería
    mucho, que valoraba lo que habiamos construido en 4 años, pero que
    tenía la duda de como sería vivir con el otro. Le dije que era una
    incoherncia lo que decía, que me quería pero quería irse a otro lado.
    Le pregunté “por qué te cuesta tanto decidir?”, ella respondío “es que
    valoro lo que tenemos, ya nos conocemos, hemos compartido viajes,
    dias, muchas cosas y hay muchas cosas que me gustan de ti, que no se
    si encontraré allá”. Pregunté “y del otro lado”. Ella “Pues no lo se,
    porque no lo conozco, pero se que es sincero y que me quiere hacer
    feliz, y tengo la emoción de saber como sería”. Agregué entonces
    “bueno, pues ya sabes lo que hay, de un lado lo que tenemos juntos y
    que es real y del otro una posibilidad que aún no sabes que es, pero
    que quieres explorar”. Pero no podía decidir.

    Así que volví a decir
    “es mejor que nos separemos un tiempo, quizá ahora no es nuestro
    momento, quizá en el futuro nos volvamos a ver, no lo sé, tampoco
    quiero darte esperanzas”. Ella decía “es que me pesa mucho, que tal si
    me arrepiento y quiero volver y tu ya no quieres”. Yo respondí “es
    parte de los riesgos que hay que correr. Hay que tomar una decisión y
    aceptar las consecuencias”. Ella decia que quería que alguien más
    decidiera por ella.

    Durante todo el tiempo, como ella es muy emocional, lloraba y lloraba.
    Yo, por mi parte, desde que terminó la primera vez, me mostré fuerte y
    seguro ante ella, aunque me doliera muchisimo. Estuve dispuesto a que
    ella terminara y aceptar la decisión. Lo mismo al final aunque yo dije
    que terminaramos, le hice ver que era porque yo quería trabajar por la
    relación, pero ella no estaba dispuesta. Cuando me despedí de ella,
    dijo que le dolía que ya no me vería más. Le dije que lo sentía pero
    así tenía que ser. Le desee lo mejor, que encontrara lo que buscaba,
    que fuera feliz y que hubiera mucha luz en su vida. Le di un abrazo
    amable, un beso en la frente y me fui.

    Así que hasta aquí estamos. Ella se fue a casa de sus papas y en
    teoría se va a Estados Unidos a probar la aventura con el otro tipo.
    Mientras que yo me quedé en el departamento con todas las cosas y
    responsabilidades. Desde el día que se fue (hace dos días), no hemos
    tenido ningún contacto, me envío un mensaje cuando se salió del
    departamento, pero no lo respondí. Yo me iré de viaje para el 20 de
    diciembre a pasar Navidad a otro lado. Ella debe pasar por sus cosas
    con su papa al departamento un poco después y más adelante se iría a
    perseguir el sueño que tiene.

    Por ahora puedo decir que la quiero mucho, que me duele muchisimo lo que pasa, he estado llorando varios dias y hablando con mis amigos sobre esto. Tambien han sido semanas muy pesadas para mi, porque no he podido dormir, ni comer ni trabajar bien. No quiero que se vaya, pero entiendo que debo dejarla ir, para que ella pueda reflexionar, calmarse, aprender y decidir. Entiendo que no sabe que quiere, pero que eso me hace daño, porque yo si quiero estar con ella, pero ella dice que no puede trabajar conmigo mientras olvida al otro. Aun así, me queda como un rayo de esperanza de que pueda volver. Pero se que si eso sucede, no será pronto. De hecho creo que le vendría bien que experimentara irse para allá y se desengañe por si misma de la fantasía que se ha creado.

    Espero tu opinión. Gracias por leer.

    1. JC: Gracias por compartirnos tu experiencia. Creo que no hay mucho que decir después de todo lo que nos cuentas. Para poder hacer el recorrido junto con alguien, la primera condición, es que esa persona quiera hacerlo voluntariamente. De nada sirve tratar de obligarla. Como tú bien dices, tal vez la distancia le ayude a tener mayor claridad, pero tú debes estar preparado a cualquier cosa, incluso, a que te diga que no quiere continuar. A fin de cuentas, tú debes recordar que el amor es un sentimiento que está en cada uno de nosotros. Si lo reconocemos en el interior, es más fácil aceptar la partida de una persona, pero cuando creemos que el amor es algo que se debe buscar afuera y no reconocemos que ya lo poseemos, sufrimos mucho y vivimos con ideas equivocadas acerca de como se debe vivir una relación amorosa. Te voy a recomendar que leas otro de mis artículos en relación a los mitos del amor. En este momento no recuerdo el nombre. En cuanto lo localice te lo digo para que quede más claro de lo que te estoy hablando. Saludos y gracias.

  6. david dice:

    nunca pense que ella actuaria tan duramente como si no le importara en lo absoluto y todo lo que dice es para hacerme sentir culpable

  7. david dice:

    hola luis fernando, te escribo por que estoy pasando por un momento muy duro en mi vida ya que mi novia de tres anos y medio desidio terminar la relacision. tengo 31 y ella 23 vivo en estados unidos solo ya que mi familia se encuentran en mi pais. bueno mi novia decidio terminar conmigo ya que no entendio que mi mama estuvo aqui por un mes y medio y yo no le pude dedicar el tiempo nesesario a su entender. eso sumando a que habia cambiado de horario en mi travajo y no podia estar saiendo mucho por que tengo que despertar a las 5 de la manana todos los dias y le pedi un tiempo para adaptarme a la situacion ella decia q si sentia que yo cuando mi mama esta aqui me olvido de ella y que solo quiero ir de compras con mi mama, duranten tres anos ella no le importo y se hiva con nosotros este ano ella decido no hacerlo pero y no la jusgo por eso, solo que el hijo soy yo y creo que es bueno que este con mi madre por que solo la veo una ves al ano. en fin le pedi disculpas y le dije que para la proxima ves hiva a tener mas balance y que las cosas no hivan a ser asi. ella no acepto y dijo que no que ella havia tocado esa puerta muchas veses se salio de mi carro y no hablamos por una semana, despues la llame y le dije no cres que devemos hablar y me dijo si claro las cosas no tienen por que terminar asi pues ella vino a mi casa y me dijo que en este momento ella no queria continuar la relacion y se llevo todo lo que tenia en mi apartamento luego de una semana yo la llame y le dije que so podiamos hablar y ella dijo que ok aunque a lo primero dijo que otro dia en fin la combenci y fuy hasta su casa por que me dejo plantado en un cafe. cuando llegue a su casa me dijo que a ella se le havia olvidado lo que era divertirse con sus amigos y que si le preguntava que si volbiamos ahora o nunca ella prefiere nunca, eso me partio el alma le hable de los planes de futuro que teniamos y fue como si no le importara me dijo muy fria que en este momento no es lo que ella quiere para su vida. paso una semana y le mande un mail diciendole ojala no se sienta vacia y agena cuando saliera alun dia con sus amigos ya que no creo que ellos despierten a la mitad de la noche cuando sientan que tienes frio y deseandole una feliz navidad. ella me respondio como como enojada diciendo ese es tu problema yo no termine por estar con tus amigos el problema de nosotros vienen por tu inseguridad por que ami cada ves que sonava mi cel tu querias saver quien era.. pero doctor quizas fuy un poco celoso pero nunca la segui a ningun lado a ver si si estava donde me habia dicho o nada por el estilo ahora me siento muy culpable y no creo tener la capacidad de volver a enamorarme nunca mas. lo que mas me duele es que ella esta como si nada hubiese pasado despues de tres anos y medio de relacion saliendo con sus amigos y tomandose muchas fotos y yo aqui solo sumido en la tristeza. ya no se que hacer digame como puedo contactarlo via skype o hasta puedo hacer un viaje donde estes necesito poder tener el control de mi vida nenuevo no se si hirme di viaje para mi pais en diciembre por la esperanza de si ella llamara o cambia de opinion. tambien estoy fumando mucho y se que no es bueno

    1. Hola, David:
      Por lo que me cuentas estás pasando por un momento difícil. Me da la impresión de que a ella ya no le interesas, pues, aunque haces intentos de acercarte, ella se mantiene a distancia y no se abre a las posibilidades del diálogo. Cuando en una pareja, uno de los miembros se niega a continuar, no hay mucho que hacer, pues sí la obligas, ni tú ni ella se sentirán bien. Sí es recomendable que tú intentes buscar apoyo profesional que te ayude a transitar por el periodo de cierre, que es como enfrentar un duelo. ¿Dónde te encuentras ahora? ¿De qué país eres? Yo te puedo apoyar con todo gusto, sólo tendríamos que coincidir en un horario un día fijo a la semana. Mis honorarios son de 60 dólares la sesión o $750.= pesos mexicanos. En caso que no estés en condiciones de pagar mis honorarios, te puedo canalizar a algún terapeuta que esté en posibilidades de ofrecerte el apoyo a una tarifa más económica. Por favor, infórmame de lo que decidas y más te convenga a mi correo gestaltsi@gmail.com saludos.

      1. sara dice:

        Hola luis
        te escribo porq estoy pasando un caso muy duro sucede q mi esposo dice q ya no me mira como su mujer q ya se le acabo todo yo no niego q fue mi culpa porq yo me comporte muy grocera con el y muy malgeniada y lo molestaba por todo y entonces el conocio a una chica q le interesa pero la chica me dijo q el le conto q no vivia con migo pero metiras el comparte todo con migo bueno son muchas las cosas q pasan pero el me dice q no me valla porq el bebe sufre q me quede pero no se que hacer porq es muy duro convivir con alguien q piensa en otra pero ellame dijo q no quiere nada con el q salve mi hogar pero yo le dije a el q me diera otra oportunidad y me dijo q elme mira con la mama de su hijo pero al otro dia estuvo con migo pero me trato como si no fuera pasado nada me ciento humillada porq me tengo q aguantar todo y no se q hacer si irme con mi nene o seguir en la casa nose sinceramente no see

        muchas gracias

        1. Pues, por lo que me cuentas, el estar ahí no te está ayudando de nada y la estás pasando muy mal. Me imagino que, si continúas más tiempo en la misma situación te vas a sentir todavía peor. Él ya te dijo que no siente lo mismo por ti, que te ve como la madre de su hijo pero nada más, ¿a qué estás esperando entonces?

  8. Alfonso M dice:

    Mi caso es un poco particular. La persona con quien salía tuvo algunos conatos de dejarme, pero al rato o a lo sumo algún día decía que no la hiciera ni caso, que no era ella, etc.. La última vez me dejó de verdad pero se empeña en que sea su amigo y no me borra de ningún sitio (de hecho dijo claramente que si yo quería que la borrase, que ella no lo haría de ningun lado). De vez en cuando intermitentemente se conecta.
    La última conversación transcurrió en mal tono, achacándome defectos que nunca habia mencionado y echándome la culpa de que ella estuviera deprimida. En la anterior conversación dijo que tenía todos los motivos de vivir, que la vida era super maravillosa..
    Es una persona que ella misma dice estar desquiciada, que a veces lleva el demonio dentro, está 15 dias bien y 15 mal (dicho por ella) .Habiendo consultado esto con psicol y psiq me dicen que es sospechosa de T bipolar, y que en no pocas ocasiones se arrepienten de lo hecho y quieren retomar la relación.
    De hecho me dejó habiendo iniciado un comportamiento “raro”, con mucha euforia porque tenía muchos proyectos en mente, en resumidas cuentas parecía que se había transformado en una persona diferente.
    El caso es que mi espera ya lleva año y medio.
    Por un lado me encuentro con la actitud de ella de no querer del todo cerrar, y lo dicho de cómo se comportan estas personas. Pero la espera a tal vez nada se prolonga demasiado, pues realmente no sé como está, Mucho tiempo de espera y no saber nada.
    Lamentablemente el amor aparentemente indestructible a veces se va.. pero ¿tanto como del día a la noche?. Hablamos ya de una persona con más de 30 años, asi que no puede hablarse de inmadurez.
    Como ve hay, como bien ha dicho, casos particulares donde es muy difícil dar consejo.

  9. Dante sXXI dice:

    Toso esro me parwce muy interesante y acertado pero ¿Qué hacer cuando las posibilidades del “abandonado” de reencontrarse con otro amor son rquivalentes a cero por cuestiones fisicas irreversibles y cuando ha sido dejado por este tipo de causa? ¿Como puede superar ese alguien el hecho de haber sido utilizado y engañado durante años con otro y caen en la bajeza de justificar tus limitacionea de salud hasta sugerirte el suicidio? ¿Como recuperar o defender la dignidad de uno mismo frente a esa “realidad victimista fabricada” por el abandonante a modo de “justificacion”?

    1. Creo que, en el caso que nos mencionas, también la experiencia de abandono puede ser una oportunidad para la persona rescatando su dignidad desde ella misma, para empezar, y no dependiendo de la validación externa para poder sentirse digno de existir y de ser feliz. No porque una persona lo haya despreciado y devaluado eso significa que esa persona tiene la razón, ¿porqué darle todo ese poder? Creo qué la persona tiene que trabajar, con mucha disciplina y con apoyo terapéutico, su autoestima, su valía personal y su autoestima. Para aprender a valorarse a sí mismo sin depositarse de esa manera en el reconocimiento y la validación de una tercera persona.

Los comentarios están cerrados.