Los diferentes estilos de pareja que establecemos

Cuando no hemos tenido un proceso de desarrollo personal y no hemos resuelto los asuntos del pasado, muchas veces nos empeñaremos en buscar inconscientemente, a una pareja que complete o supla aquello que no tuvimos en nuestra historia pasada y en la infancia, como por ejemplo, la búsqueda de seguridad, apoyo, reconocimiento u otras básicas necesidades insatisfechas. Hay tres tipos de pareja que cumplen esta función y son: Las parejas simbióticas, las parásitas y las dependientes, mientras que la que se consideraría una pareja sana sería la sinérgica, donde los dos son personas autónomas, capaces de valerse por sí mismas, y no exigen al otro que se encargue de ellos. Son dos personas que se acompañan en su proceso y su crecimiento a partir de un amor maduro.

Seguir leyendo

Tu voto:

pareja_gay_sana_estable_equitativa

Claves para el éxito en la relación de pareja

Para amar de verdad, de manera sana, adulta, es importante que antes hayamos sanado, reparado o cubierto – por lo menos en gran medida – nuestras heridas y carencias personales, para no demandarle a otra persona que nos resuelva lo que nos toca resolver a nosotros. Si somos capaces de eso, entonces podremos aspirar a tener un verdadero compañero de vida, construir una pareja no entre dos seres incompletos, dos ‘medias naranjas’, sino una pareja entre dos personas completas, capaces de acompañarse y apoyarse de manera amorosa e incondicional, sin pretender, ninguna de ellas, que sea el otro el que haga el trabajo sucio de resolver lo que nos toca resolver individualmente, es decir, dos personas con amor propio.

Seguir leyendo

Tu voto: