Veinticuatro horas totalmente nuevas

De: Thich Nhat Hanh

Al despertar esta mañana, veo el cielo azul.

Uno mis manos en agradecimiento

por las muchas maravillas de la vida;

por tener veinticuatro horas totalmente nuevas ante mí.

Amanece el sol.

El bosque se vuelve mi atención plena

bañada por el sol.

Camino en un campo entre girasoles.

Decenas de miles de flores miran hacia el Este resplandeciente.

Mi atención plena es como el sol.

Mis manos siembran semillas para la próxima cosecha.

Mi oído lo llena el rumor de la marea montante.

En un cielo espléndido, surgen alegremente

nubes por todas partes.

Puedo ver el estanque de lotos fragantes de mi tierra natal.

Puedo ver los cocodrilos a lo largo de los ríos.

Puedo ver los campos de arroz que se extienden y extienden,

riendo bajo el sol y la lluvia.

La Madre Tierra nos da coriandro, albahaca, apio y menta.

Mañana las colinas y montañas del país

estarán verdes de nuevo.

Mañana los brotes de vida se abrirán prestos.

La poesía popular será tan dulce como las canciones infantiles.

Tomado del blog de

Ana Mercedes Martínez Torregrosa

Fotos: Luis Fernando Martínez (excepto campo de arroz tomada de internet)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s