Cuento: Las semillas del maestr

El maestro llamó a todos sus discípulos y les dijo con voz serena y amorosa que se acercaba el final. Ya había vivido muchos años y hecho lo que tenía que hacer y se sentía muy cansado. Aunque nunca le había gustado la idea de convertirse en maestro, era lo que el destino había decidido para él y, finalmente, lo había aceptado cumpliendo su misión con mucho amor y compromiso. La frase que escuchaban con mucha frecuencia durante las charlas del maestro era:
“El único camino posible es el amor”:
El maestro le dijo a sus discípulos que, como su última voluntad, había decidido dejarles a ellos su legado, entregarles a todos y cada uno las semillas del conocimiento verdadero. Su deber era entregárselas; lo que hicieran con ellas dependería de cada uno de ellos, aquellos que lo habían acompañado a lo largo el camino.

Seguir leyendo

Tu voto:

Vivir en armonía, sin discriminación, unidos como iguales

“Mi mano derecha ha escrito muchos poemas que yo compongo. Y mi mano izquierda no ha escrito ningún poema, pero mi mano derecha no piensa: ‘mano izquierda, tú no sirves para nada’.
Mi mano derecha no tiene ningún complejo de superioridad y por eso está muy feliz. Y mi mano izquierda no tiene ningún complejo de inferioridad. Por tanto, en mis manos existe un tipo de sabiduría conocido como “no discriminación”.
Thich Nhat Hanh

Seguir leyendo

Tu voto: