¿Eres más sensible que el resto de la gente?

Todos podemos reconoce a aquellas personas que son en extremo sensibles, que pueden sentirse lastimadas ante la más leve mirada, ante una palabra, un tono de voz que escuchan un poco más fuerte que de costumbre o ante un “no”, por poner tan solo algunos ejemplos. En México, incluso existe una forma de llamarlas: “jarrito de Tlaquepaque”[*].

Una persona que es extremadamente sensible se pone muy ansioso o se siente lastimado ante las reacciones, las palabras o los comportamientos de los demás. Está “calibrada” en un grado superlativo ante lo que los demás dicen o hacen y, con demasiada frecuencia, se toma las cosas de manera personal sin detenerse a comprobar que es así efectivamente, o si las acciones del otro tienen que ver con algo diferente y que no significan que esté rechazando a la persona sensible.

Seguir leyendo

Tu voto:

El perfeccionismo y otras creencias generadoras de ansiedad

Algunas creencias y suposiciones son las causantes de que las personas que padecen ansiedad, padezcan altos niveles de preocupación. El origen de estas creencias son nuestras propias experiencias de vida y no un defecto de la personalidad.
La causa de que alguien pierda la tranquilidad y se llena de ansiedad son las suposiciones que se hace con relación a algo o a alguien, por lo que es importante aprender a poner a prueba esas creencias para transformarlas por otras que le ayuden a la persona a sentirse más segura y tranquila, relajada y sin ansiedad.

Seguir leyendo

Tu voto: