Sexualidad humana y emociones

En una de las ocasiones en las que he asistido como invitado al programa de T.V. Diálogos en Confianza (puedes ver el video al final de este artículo) el tema que se abordó fue: La sexualidad vinculada a las emociones. En este artículo quiero tocar ciertos aspectos de los que se habló en el programa y profundizar un poco más en el tema.

La sexualidad: representante de la personalidad humana.

En el campo de la sexualidad se plasman todas las incongruencias personales y culturales acumuladas a lo largo de la vida. Podemos pasar de la represión sexual más extrema a la exaltación de nuestra sexualidad distorsionando en el trayecto la naturaleza y el fin de ésta. Además de su obvia función reproductora la sexualidad humana es la forma más natural de la expresión de la emocionalidad donde se unen lo corporal y lo emocional. La sexualidad nos ofrece la posibilidad de expresar toda la gama de emociones que podemos sentir los seres humanos, desde la ira hasta la tristeza, el miedo, la vergüenza, la alegría, el amor y éxtasis. Para llegar al éxtasis debe existir un clima de aceptación y afecto, así como una buena comunicación en la relación.

En la medida en que la pareja se muestre aceptante y afectuosa y de que exista una buena comunicación, va a depender que podamos expresarnos emocionalmente de manera abierta y satisfactoria.

Las emociones positivas y negativas presentes en la relación sexual.

Dentro de la gran gama de emociones que pueden surgir durante un acto sexual las emociones positivas van a contribuir a una buena salud en ambos campos. Por su parte, las emociones negativas: rencor, rabia, celos, culpa, vergüenza, pueden poner en peligro la relación.

Pongamos por ejemplo los celos producto de la inseguridad personal y de falsas creencias como: Si me cela es porque me ama o Mi pareja me pertenece y no puede relacionarse con nadie más; los celos pueden generar toda una gama de sentimientos negativos que pongan en peligro a la pareja. Algunas emociones producidas por los celos son:

  • Rabia.
  • Ansiedad.
  • Humillación.
  • Culpa.
  • Tristeza.
  • Depresión.

Y todas ellas pueden manifestarse a través de la sexualidad con las consecuencias negativas correspondientes.

Falsa creencia generadora de celos: “Ella me pertenece.” Así como también: “Si me cela es porque me quiere.”

Cerebros masculinos y femeninos.

La forma en que los hombres y las mujeres manifiestan emociones diferentes y de diferente manera en el campo de la sexualidad según diversas investigaciones es debido a que sus cerebros son diferentes, aunque hay que tomar con reserva esta aseveración pues también hay estudios que afirman lo contrario, es decir, que los cerebros de ambos géneros no tienen diferencias significativas. Más allá de quién tenga la razón también debemos tomar en cuenta el papel de los roles y del contexto cultural de cada persona, pues el ambiente es otro factor determinante en la manera de comportarnos.

Otro elemento que afecta y puede modificar la expresión emocional en la vida sexual es el sistema hormonal.

  • La oxitosina participa en el enamoramiento y en el afecto.
  • La testosterona, causante del deseo sexual.
  • La dopamina provoca el sentimiento de atracción hacia el otro.

El estrógeno es la hormona sexual femenina más importante. Suele acompañar a la serotonina, la oxitocina, la dopamina y otras sustancias químicas que ayudan a la sensación de bienestar. El estrógeno va de la mano de la progesterona que, aún siendo ésta menos importante, sirve para regular y contrarrestar algunos efectos de los estrógenos. El estrógeno es responsable de la excitación, de la sensación de bienestar y plenitud, entre otras funciones.

Fuente: blog de Instituto Palacios.

La testosterona es la hormona masculina más característica y es la responsable de la energía física, el humor, el tono muscular, la fuerza y el impulso agresivo. No obstante, también es una hormona segregada por los ovarios y las glándulas suprarrenales de las mujeres (aunque en menor proporción que en el hombre) y su presencia contribuye a despertar el deseo sexual, tanto en hombres como en mujeres. La testosterona es la responsable de los mecanismos de seducción,  interviene en el juego sexual previo y en la capacidad para atraer y cautivar a la pareja sexual.

Fuente: Blog Instituto Palacios.

La cantidad de hormonas sexuales va cambiando durante la vida de la mujer, alcanzando su plenitud durante la pubertad y su menor nivel tras finalizar la menopausia. Con la edad y debido a estos cambios hormonales,  la vagina se vuelve menos elástica y va perdiendo ese color rosado tan característico, la lubricación va siendo menor y las contracciones del orgasmo también son menos intensas. Se tarda más tiempo en  conseguir  excitación y en llegar al punto crucial del orgasmo, pero no se pierde nunca la posibilidad de experimentar el placer físico sexual.

Fuente: Blog Instituto Palacios.

Es un hecho que nuestro sistema hormonal, tanto en hombres como en mujeres, está íntimamente ligado a nuestras emociones y la manera en que las expresamos.

Cómo desarrollar una sexualidad emocional sana.

Podemos identificar una vida sexual sana cuando en la relación están presentes las siguientes conductas:

  • Disfrute de la actividad sexual. Una sexualidad que no se goza no se puede considerar sana y la pareja o la persona que la sufre debería revisar las causas que le impiden sentir placer en el encuentro íntimo con otro. Conociendo las causas, a través de un proceso terapéutico y/o médico, puede resolver el problema y llevar una vida sexual más plena.
  • Amor complaciente, no dominante. Las relaciones no deben verse como una lucha de poder, es un hecho que una relación donde uno o ambos quieren dominar al otro genera conflicto que sólo puede resolverse si toman consciencia que una relación debe ser vista como un acto de amor y de igualdad.
  • El amor y el sexo son cosas de dos.  Por lo tanto ambos tienen la responsabilidad de conocer los gustos y necesidades de su pareja para intentar complacerse mutuamente buscando un equilibrio. También deben tener presente que no se debe llegar al punto de hacer algo que les disgusta o que les genere incomodidad aunque el otro lo demande. Es importante comunicar abiertamente cuando no se desea realizar alguna práctica y es responsabilidad del otro entenderlo, buscando juntos otras posibilidades adecuadas para ambos.
  • La sexualidad no debe estar regida por sentimientos negativos. El miedo, la vergüenza o la culpa, así como las creencias y pensamientos inhibidores que afecten el vínculo pueden ser muy dañinos para la pareja. En caso de que esto ocurra por los complejos o tabúes de uno o de ambos es mejor hablarlo y trabajarlo, siempre considerando la posibilidad de buscar ayuda profesional en caso de que no lo puedan resolver por ellos mismos.
  • Sin sufrimiento. Aunque está implícito en los puntos anteriores es importante insistir que la sana sexualidad no debe ser una actividad que genere dolor bajo ninguna circunstancia. Si esto ocurre, el otro debe estar abierto y dispuesto a apoyar a quien lo padece.

La razón de los conflictos en el campo sexual-afectivo

Los problemas en en el área sexo afectiva ocurren, la mayoría de las veces, por las incongruencias tanto en lo individual como en lo cultural. O  bien, a historia de la persona por las experiencias vividas en el pasado o su manera de pensar y de experimentar su sexualidad.

El origen de todas estas incongruencias, causantes del malestar personal, son los tabúes sobre el sexo generados, desde hace mucho tiempo, a partir del modelo patriarcal que busca el control y el dominio en general y del hombre sobre la mujer en lo particular. Esto se consigue en parte, generando una idea equivocada del sexo, mostrándolo como algo malo, enfermo, pecaminoso, prohibitivo o como un mal necesario para la reproducción.

Modelo patriarcal: impone el control y el dominio de los hombres sobre las mujeres.

Un patriarcado es un sistema en el que los varones dominan a las mujeres. Los hombres ejercen una opresión sobre las integrantes del género femenino, apropiándose por medios pacíficos o violentos de su fuerza productiva y reproductiva.

De la misma manera, un varón hétero, en el patriarcado, está por encima del varón gay y por lo tanto lo puede someter o tiene el derecho de denigrarlo.

La exaltación del sexo.

En la época actual existe la paradoja entre el modelo patriarcal represor por un lado y la exaltación de la sexualidad por el otro. En este sentido se va de una polaridad a otra y ahora se hace de la práctica sexual una obligación para ambos sexos llevado a hombres y mujeres a intentar provocarlo artificialmente, sin dejar que surja de una manera espontánea, lo que ha provocado problemas emocionales y psicológicos como frigidez e impotencia, todo por la falta de libertad y la exigencia de ser seres todos unas máquinas de placer, lo que impide que los individuos vivan su sexualidad de forma natural. Esto conlleva a una pérdida de su verdadera naturaleza como una expresión de los cuerpos para la manifestación de las emociones más íntimas en la pareja.

La vida sexual se vive entre estos dos polos: el tabú con la idea de que el sexo es algo malo o la exaltación donde la expresión de la sexualidad no es algo libre sino forzado.

La revolución sexual de los años 60 significó cosas diferentes para ambos géneros, mientras que para los hombres generó la posibilidad de practicar su sexualidad fuera del matrimonio, para las mujeres significó la entera disponibilidad sexual para sus compañeros.

Rosa COBO BEDIA
Exaltación de la sexualidad tanto masculina como femenina. Tanto el hombre como la mujer, los héteros o los homosexuales tienen que estar siempre dispuestos, seductores y sensuales.

Entender la sexualidad emocional desde una visión más sana.

Para poder entender desde una perspectiva diferente la verdadera naturaleza de la sexualidad humana cada persona en lo individual tiene que tomar consciencia de:

  • Sus condicionamientos en relación al sexo.
  • Sus creencias en relación al tema.
  • Sus fortalezas y sus debilidades.
Seamos conscientes cada uno de nuestras creencias, miedos, condicionamientos en relación a la sexualidad.

También deben aprender a verlo como una oportunidad para:

  • Su desarrollo personal.
  • Superar sus inseguridades y complejos.
  • Fortalecer el vínculo con la pareja.
  • Ser más pleno y feliz.
La sexualidad debe ser vista como una oportunidad para el desarrollo personal y para superar inseguridades y complejos.

Es igualmente necesario comprender que la experiencia sexual con el otro es una oportunidad para desarrollar la capacidad de dar y de recibir y que la relación es una cosa de dos y se construye entre dos donde ambos crean las reglas de su propia vida íntima, independientemente de los patrones culturales establecidos.

Modelo de relación para una vida sana

Para construir un modelo de relación para una vida sana es necesario investigar y acceder a información de fuentes y personas confiables, no dejándose llevar simplemente por las ideas o creencias infundadas de muchas personas o grupos.

Para una vida emocional y sexualmente sana hay que estar bien informados y conocer nuestros derechos.

Otros factores importantes para la vida sexual emocionalmente sana son:

La empatía. Tener la capacidad de ponerse en el lugar del otro para comprenderlo y ser compasivos con sus dificultades para explorar, vivir y disfrutar su universo sexual.

Sexualidad sana: ser empático con los sentimientos del otro y tener la capacidad de dar y recibir placer.
Foto película: Llámame por tu nombre.

La capacidad para dar y recibir placer. No conformarse con sentir placer o sólo generarlo, sino ser capaz de tomar en cuenta al otro sin dejarse de tomar en cuenta a sí mismo, sólo así se obtiene un máximo de satisfacción sexual.

Ser imaginativo. La sexualidad es un espacio fértil para la imaginación. Las fantasías pueden ser un recurso invaluable para el deleite cuando sabemos utilizarlo con nuestro compañero. Si somos abiertos a la imaginación, superamos el riesgo de aburrirnos y quedarnos atrapados en la monotonía, lo que nos llevaría tarde o temprano al hartazgo y a la pérdida de contacto.

Tener una comunicación clara y abierta. Esto significa una comunicación sin tapujos, en relación a las necesidades, los deseos y los gustos de cada miembro de la pareja.

Es muy importante tener una comunicación clara y abierta, sin tapujos, exponiendo cada quien sus necesidades, gustos y deseos.

Evitar las resistencias

Otro de los retos de la pareja es aprender a enfrentar las resistencias en lo relacionado con el tema de la sexualidad. Ser capaces, tal vez con ayuda profesional, de reconocer qué cosas nos negamos o le negamos a la pareja hacer, sentir, explorar, ya sea por temor, vergüenza o culpa, pues, una vez identificados estos aspectos, podemos encontrar la manera de resolver el problema para vivir una sexualidad más libre y placentera.

Buscar apoyo para poder reconocer aquellas cosas que nos negamos o le negamos a la pareja por temor, vergüenza o culpa.

Cuando confrontamos las creencias y las transformarnos, aprendemos a darnos y dar a nuestro compañero o compañera permiso para sentir placer y a fluir sin expectativas que al final nos limitan y nos estresan. Dejamos que las cosas se den de manera natural y disfrutamos con lo que suceda en cada experiencia sin esperar que sean siempre de la misma manera.

Darse y dar a la pareja permiso para sentir placer y fluir sin expectativas.

La madurez sexual

¿Qué entendemos por madurez sexual y de qué depende alcanzar dicho estado?

Para empezar, es darnos la oportunidad de identificarnos a nosotros y al otro como adultos y no como un niño y una niña o un padre o madre con un hijo o una hija. Reconocer una masculinidad adulta y una feminidad adulta, con libertad sexual y con identidad propia. Todo implica que, previamente, hemos sido capaces de conocernos a nosotros mismos, nuestros valores, nuestras necesidades, deseos y preferencias, aprender a ser congruentes, a ser generosos teniendo un equilibrio en la forma de dar y recibir placer, valorar la experiencia personal y del otro, valorarse a sí mismo.

Reconocer una masculinidad y una feminidad adultas, con libertad sexual y con intimidad propia.

La madurez sexual también viene junto o es consecuencia de una madurez emocional para no demandar del otro, aspectos que son obligación de cada uno. Estos aspectos son:  

  • Independencia financiera.
  • Seguridad emocional y la capacidad para gestionar uno mismo sus emociones.
  • Capacidad para ser feliz por uno mismo sin cargar esa responsabilidad a otra persona.
  • Capacidad para sentirse también seguro por uno mismo y no esperar que esa seguridad venga de otro.
  • Capacidad para vivir en soledad sintiéndose bien con ello.

Es una realidad que, a los humanos, en su mayoría, nos encanta la compañía y deseamos encontrar a alguien que este con nosotros para disfrutar juntos de la existencia, pero eso sólo se alcanzara cuando hemos aprendido a valernos por nosotros mismos sin depender de nadie más.

Una vez que somos capaces de tener todas estas áreas personales resueltas, estamos listos para abrir las puertas del corazón y del alma a otro que cuente con las mismas características de autonomía en todos los sentidos. Sólo así dejaremos de estar esperando que sea el otro que nos complete, volviéndonos personas dependientes.

Si estamos dispuestos a asumir la responsabilidad de tener todas las áreas de la vida cubiertas y a no depender de otra persona para que nos las cubra, nos sentiremos libres y relajados para encontrar a un compañero o compañera de aventuras que camine junto con nosotros, que nos apoye y al que apoyemos, con el que disfrutemos de todas las experiencias de la vida, agradables o dolorosas sabiendo que cada uno cuenta con sus propios recursos y que no dependen uno del otro. Sólo así se podrá alcanzar  la felicidad y el éxito, cuando hemos madurado y dejado de anhelar que sea otro el que se haga cargo de nosotros.

“El mundo es un lugar demasiado riesgoso para andar por ahí, solos, sin alguien que nos espere en casa, que se preocupe cuando no llegamos y pueda salir a buscarnos.” El ruido de las cosas al caer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.